Rosario busca una identificación alimenticia

El secretario de la Producción de la Municipalidad de Rosario, Ignacio del Vecchio, encabezó la primera reunión de articulación con empresas alimenticias privadas, para comenzar a diagramar un esquema de diferenciación de todos los productos, bajo de denominación "Sello Rosario".

El avance, fue anunciado en el marco de la Feria Internacional de la Alimentación de Rosario (Fiar), que se viene desarrollando desde el miércoles 26 y se extenderá hasta el próximo 29 de abril.

Los empresarios, que ya cuentan con el aval de especialistas de la Universidad Nacional de Rosario, expertos en certificación de calidad y denominaciones de origen, intentarán -como principal objetivo- optimizar todos los procesos para que los primeros alimentos con sello, puedan adquirirse en las góndolas de centros expendedores y grandes supermercados, antes de fin de año.

"En Fiar hemos convocados a todas las empresas rosarinas de alta calidad por excelencia, para generar una certificación exclusiva, por encima de las normas distintivas que tienen cada una. La idea pasa por fidelizar consumidores, mostrando que cuando se compra un producto de nuestra ciudad, se adquiere priorizando el trabajo de una región y la calidad productiva", remarcó del Vecchio.

Por ahora, se sabe que el Sello Rosario, partirá de un tribunal evaluador y certificador de calidad, constituido por el Instituto de Alimentos y la Universidad. También, contará con un packaging o embalaje especial de acuerdo a lo solicitado por algunas firmas como Paladini, La Virginia, Cotar e Inalpa.

"Sabemos que el proyecto cuenta con varias etapas, donde se destacan las industrias de partes, frio, insumos, acero y otros rubros. Por estos meses, el área de producción iniciará el análisis de beneficios para el desarrollo, que parten de subsidios de tasas a través del Banco Municipal, descuentos en el derecho de registro e inspección (Drei) y otras erogaciones tributarias", subrayó el secretario de la Producción local.


Una Década

A fines del siglo pasado, esta feria de la alimentación se iniciaba sobre una superficie de 1500 metros cuadrados y 80 expositores. Después de 10 años, los resultados muestran un verdadero salón internacional con una dimensión cercana a los 24 mil metros cuadrados y más de 600 espacios expositivos.

"La feria se ha ido adecuando hacia rubros emblemáticos de la zona como el segmento de sistemas de equipamiento frio – calor, maquinarias para panificación e industria frigorífica", resaltó Ricardo Diab, titular de la Asociación Empresaria de Rosario.

Este año, las rondas de negocios cuentan con 25 empresas compradoras de Latinoamérica, que han venido a buscar novedades sobre las tecnologías aplicadas a la industrias de la alimentación, como uno de los ejes más importantes, subrayó el funcionario.

[Rosario – String agro]

Comentarios