Campo
Sábado 26 de Agosto de 2017

Pese a los gestos del gobierno, EEUU castigó al biodiesel local

• Se traba un negocio exportador por más de u$s 1.200 millones. Decepción argentina, que había abierto el mercado porcino para mejorar la relación.

El gobierno de Estados Unidos anunció esta semana oficialmente su decisión de aplicarle al biodiesel producido en Argentina derechos antidumping de entre el 50 y el 64 por ciento, lo cual afectará exportaciones hacia ese destino por al menos 1.200 millones de dólares al año, tras dar lugar a una demanda presentada por la National Biodiesel Board (Cámara Nacional de Biodiesel estadounidense), que acusó a los productores argentinos de incurrir en dumping a partir de supuestos subsidios y "prácticas desleales".
La barrera al ingreso de biocombustibles argentinos a territorio estadounidense se produce en el mismo momento en que la Argentina abrió la importación de carne de cerdo de Estados Unidos, tras la visita del vicepresidente de ese país, Michael Pence. El funcionario había anunciado la apertura del mercado de su país a los limones argentinos, un negocio de 50 millones de dólares anuales, veinticuatro veces menor al del biodiesel.
La sanción al biodiesel fue impuesta por el Departamento de Comercio estadounidense y prevé alícuotas que van desde 50,29% hasta 64,17% _un promedio de 57%_ para las importaciones provenientes de Argentina.
La decisión generó el rechazo de distintos sectores productivos y del gobierno de Santa Fe, una provincia que se ve especialmente afectada por la decisión ya que concentra en territorio provincial el 80% de la producción de biodiesel, sobre todo en base a soja.
Por su parte, el presidente de la Cámara de Biocombustibles (Carbio), Luis Zubizarreta, afirmó que el sector que representa "no produce biodiesel con subsidios ni hace trampa o dumping", y consideró que ese valor "no tiene ninguna lógica económica" y constituye "un muro infranqueable para las exportaciones".
"Estamos convencidos de que no producimos biodiesel con subsidios ni hacemos trampa o dumping; más allá de la buena relación que podamos desarrollar con Estados Unidos, tenemos la razón y, aunque aún no recibimos el detalle de cómo surge el número (del porcentaje de arancel), no tiene ninguna lógica económica", dijo Zubizarreta.
"Los derechos compensatorios impuestos resultan en una paralización inmediata de ventas a los Estados Unidos, con un claro perjuicio a toda la cadena sojera argentina", indicó Carbio en un comunicado y señalo que ese destino absorbió el 90% de las exportaciones del producto por más de u$s1.200 millones en 2016 y que en los primeros seis meses de este año totalizaron 741.000 toneladas por u$s 540 millones.

Mal pagado. A pesar de la mala noticia, desde la cámara remarcaron el apoyo del gobierno nacional y las gestiones realizadas ante la administración estadounidense, incluso durante la reciente visita al país del vicepresidente Pence, en la que la situación del biodiesel formó parte de la agenda bilateral de discusión. En este sentido, Zubizarreta manifestó que "es llamativo que, luego de la visita del vicepresidente de Estados Unidos, donde expresó la voluntad de incrementar el comercio bilateral, nos llegue esta noticia tan negativa" recordando que el biodiesel representó el 25% de las exportaciones argentinas a Estados Unidos en 2016.
Por su parte, el director ejecutivo de la entidad, Victor Castro, indicó que el impacto a la actividad tras la decisión del país norteamericano va a ser "muy alto" y aseguró que las grandes industrias exportadoras "no pueden seguir operando en este momento, hasta que se pueda recuperar el mercado europeo a fin de septiembre, pero hasta ese momento no vamos a seguir produciendo".
Castro dijo que "en octubre va a haber una preliminar de antidumping y recién para el año que viene vamos a tener la definición".

Defensa provincial. El ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, aseguró que desde la provincia "vamos a pedir al gobierno nacional que salga a defender esta industria y que se ponga al frente de las gestiones diplomáticas, que tenga una visión más realista e inteligente".
Lo hizo luego de evaluar que la medida para Santa Fe esto tendrá "un impacto fuerte" y cuestionó la negociación del gobierno nacional que cedió mercado porcino y perderá 1.100 millones de dólares por esta medida sobre el biodiesel.
Contigiani recordó que existen "entre 18 y 20 empresas en el eje portuario y alrededores y Santa Fe representa el 80% de la producción de biodiesel, sobre todo en base a soja" y señaló que la provincia contiene "el 80% de los 6.000 trabajadores que toda la cadena genera entre puestos directos e indirectos".
"Santa Fe dentro de la industria del biodiesel es líder y una medida como esta nos pone en serio riesgo de frenarla", indicó Contigiani.
El funcionario evaluó que con esta decisión "quedaría solo el mercado interno" para el biodiesel argentino y por tanto, demandó una acción urgente al gobierno de Macri.
Mientras Estados Unidos traba esta producción argentina, el gobierno nacional abrió las puertas la semana pasada a la importación de carne porcina proveniente de ese país. "Estados Unidos estuvo 15 años para que puedan entrar los limones argentinos, y todavía no entraron, y Argentina le dio en un solo día el mercado porcino", se quejó y cuestionó a la Nación: "Hay que saber negociar, saber defender nuestros intereses", dijo.
De hecho, el negocio de los limones le reportaría al país 50 millones de dólares mientras que "esta medida de frenar la exportación de biodiesel es de 1.100 millones de dólares", dijo Contigiani, un saldo negativo de más de 20 veces.
Por otra parte, esta semana los productores porcinos rechazaron el acuerdo que selló Macri con Pence y aseguraron que generará un "grave problema sanitario y competencia desleal". Pero además, le pidieron a las provincias que bloqueen el ingrese de estos productos.
La única excepción fue la Sociedad Rural Argentina, cuyo presidente Luis Etchevehere, sostuvo que "el comercio que sirve es el de ida y vuelta".
En cambio, en línea con Federación Agraria Argentina, Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y Coninagro, la Asociación Argentina de Productores Porcinos, alertó sobre la crisis sanitaria y comercial que podría generar la importación de cerdos que estaba cerrada desde hace 25 años. Así, Juan Uccelli, el titular de la asociación, se quejó porque "la semana pasada se abrió el mercado de carne de cerdo para vender a la Argentina y el jueves dijeron que era un canje por los limones".

Chanchos por nada. A todas luces, las negociaciones bilaterales terminaron siendo perjudiciales para la Argentina tras la última barrera que impuso el gobierno de Donal Trump al biodiesel proveniente del país. El conflicto se desató en marzo pasado, tras la presentación de una denuncia contra Argentina e Indonesia por parte de la National Biodiesel Board (entidad que concentra a los principales productores estadounidenses) bajo la acusación de la comisión de presunto dumping, por considerar que la producción de ambos países es beneficiaria de subsidios.
Este argumento fue rebatido por Carbio que pese a todo confía en las gestiones del gobierno nacional.
También el titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, cuestionó la decisión de Estados Unidos al sostener que esa medida tiene por único objetivo "proteger a sus productores sacando a Argentina del mercado".
"Esto es una cachetada muy grande, buscan dejarte afuera del mercado para que en dos o tres años te den la razón ya el daño sea irreversible", dijo Acevedo.
Para el dirigente fabril, cuando la Unión Europea suspendió el ingreso del biodiesel argentino por presunto dumping "también se perdió el mercado, aunque luego se haya comprobado que no existió tal cosa".
"Acá Estados Unidos protege su industria, pero a costa de la Argentina con argumentos muy flojos", concluyó.
También recordó que Estados Unidos tomó "decisiones similares como hizo con la demora de la apertura de los limones o el maní en la época del presidente Carter".


Europa

La Argentina le ganó una larga pulseada a la Unión Europea cuando la Organización Mundial del Comercio (OMC) falló el año pasado a favor del país por la aplicación de medidas antidumping para el biodiesel argentino. Este mes era clave ya que debería definir si acepta bajar el actual arancel del 24% impuesto al biocombustible para pasarlo al 8%. La medida permitirá compensar en parte el cierre del mercado norteamericano. Luego del fallo de la OMC los 28 países del bloque europeo deberán ratificar por unanimidad los nuevos aranceles que se aplicarán.

Comentarios