Maíz: la siembra tomó fuerza en la zona núcleo y alcanzó el 70 por ciento del área

• El cultivo se afianza pese a los problemas que generan las lluvias. Los precios en el mercado externo siguen planchados

La siembra de granos gruesos avanzó en la última semana pese a las precipitaciones registradas en el lapso de quince días y a las lluvias más recientes. En ese marco, el maíz en la zona núcleo y el girasol en el centro norte santafesino pudieron esquivarle a un escenario que no se presentó óptimo para el inicio del ciclo.

En tanto, los buenos pronósticos de una gran cosecha sojera en Estados Unidos volvieron a planchar las cotizaciones en el mercado de Chicago, que esta semana operó con progresivas bajas, un escenario que estuvo potenciado por también mejores proyecciones meteorológicas en Brasil que empujaron a la baja los precios del principal commoditie. Aunque en la Argentina los valores no cayeron al mismo ritmo, y se mantuvieron por la presión de la demanda, el escenario internacional marca que será un año más holgado en términos de oferta y stocks, y por ende, con precios más deprimidos.

La especialista Celina Mesquida, de RJO'Brien indicó que en Estados Unidos, en medio e una gran presión de cosecha, "la soja se mantiene a la defensiva entregando gran parte del rally que presenció la semana pasada".

"Si bien el avance de la cosecha es tan sólo un 10 por ciento, los rendimientos mejores a los presupuestados, permiten que el farmer pueda entregar esos kilos extras a pesar de que al precio le falten centavos para ser atractivo".

un alivio para la siembra. Según el último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) los días de tregua que dio el clima permitieron reactivar masivamente la siembra de maíz. "Ya se implantaron el 70 por ciento de los cuadros en el centro-sur de Santa Fe y el oeste cordobés. El norte de Buenos Aires avanza con cautela. Sólo en los lotes altos se decidió avanzar pese a la amenaza de nuevas tormentas", indicó el relevamiento de la Bolsa de Rosario.

De este modo, "recién ahora pudo tomar fuerza la siembra maicera en la región núcleo", agregó la GEA.

El mayor avance de las sembradoras se dio en el centro sur de Santa Fe y el oeste de Córdoba. Allí, alcanzó el 70 por ciento del área. En el norte de Buenos aires, la implantación se desarrolla mucho más lenta. Solo se sembró el 15 por ciento. Se avanza solo sobre los lotes más altos.

Por otra parte, el trigo se adelantó este año, gran parte está en hoja bandera y espiga embuchada.

"Aunque se espera que la hoja bandera se desplegue en octubre, entre la segunda y tercera semana, días más, días menos, ya en buena parte de la región se la ve ondeando en los lotes. Y los más adelantados van rapidísimo, un 5 por ciento de los cuadros ya está espigando", puntualizó la GEA. Las altas temperaturas invernales empiezan a mostrar sus efectos: el 40 por ciento del cultivo de trigo alcanza la espiga embuchada y el 44 por ciento está en hoja bandera. "Los últimos sembrados atraviesan encañazón (12 por ciento). Ya se empieza a transitar el periodo crucial de definición de rindes. La condición del 70 por ciento de los cuadros es muy buena a excelente. Las lluvias de hace 10 días mejoraron las condiciones del cereal. Las pulverizadoras no se toman descanso. Ya sea por aire o tierra, se sigue insistiendo en la protección del cultivo. Se están observando muy buenos resultados en la respuesta a los controles", agregó.

Sin embargo, con las lluvias aparecieron nuevas camadas de malezas. "Reaparecieron los viejos adversarios de siempre en los barbechos: rama negra y yuyo colorado", detalló el informe y señaló que "las fumigadoras volverán al ruedo cuando las condiciones de piso lo permitan con el firme objetivo de llegar con los lotes limpios a la siembra de la oleaginosa".

centro norte. En el centro norte de Santa Fe, el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) que elabora la Bolsa de Comercio santafesina y el Ministerio de Producción, detalló que al margen de la inestabilidad climática y las precipitaciones, "se observó movimientos de equipos y maquinarias, como por ejemplo, en el proceso de siembra de girasol (últimos lotes) y maíz de primera; y en aplicaciones de herbicidas en lotes para la futura siembra de soja, algodón y arroz. También en tareas de acondicionamiento de los suelos en áreas que estuvieron afectadas por los excesos hídricos, a medida que las condiciones físicas de los suelos lo permitieron.

Según detalló el SEA, la condición sanitaria que se presentó hasta la fecha en los cultivos implantados fue "buena y con muy baja presión", ante lo cual debería continuarse con las tareas de seguimiento y monitoreo.

De todos modos, el informe del SEA dedica una parte importante de su contenido a analizar los rendimientos de indiferencia para los diferentes cultivos y zonas del área de estudio, según se tenga campo propio o campo arrendado. Por ejemplo, en soja de primera, en los departamentos del sur del área de estudio, si se obtienen 30 qq/ha por rendimiento, se necesitan 19,50 qq/ha en campo propio para cubrir gastos sin impuestos, y en campo arrendado 35,50 qq/ha, por lo cual en este caso el productor debe agregar capital propio.

Por otra parte, el relevamiento detalla que se completó la siembra del trigo en el centro norte provincial. "Sobre una intención de 310.000 hectáreas, la superficie sembrada fue de 309.000, aproximadamente. Se mantuvieron sin inconvenientes los cultivares que presentaron estados de bueno a muy bueno en un 80 por ciento, con algunos lotes excelentes; un 15 por ciento estado bueno y el 5 por ciento estado regular.

"Durante la semana se observó una intensiva actividad en monitoreos para la detección temprana de cualquier situación anómala u ataque en las parcelas, evaluándose cada situación y realizar las aplicaciones a tiempo, logrando así baja o nula incidencia, particularmente en variedades más susceptibles a roya y por las condiciones ambientales a fusariosis", dijo el SEA.

También detalló que continuó el proceso de siembra de girasol, levemente interrumpido por las precipitaciones de la semana. "Se han implantado 113.000 hectáreas, un 95 por ciento de la intención que es 119.000 hectáreas para el ciclo de campaña 2017/2018. El crecimiento y desarrollo fue normal con buena disponibilidad de agua útil en los suelos".

Se detectó nuevamente la presencia mildiu (Plasmopara halstedii), en proporción en lotes, presentando algunos daños importantes en el cultivo, realizándose los controles pertinentes.

En cuanto a maíz temprano el grado de avance de la siembra estuvo en el orden del 75 por ciento en esa región, representando aproximadamente 58.900 hectáreas de la superficie total bajo intención de siembra para este ciclo campaña 2017/2018, que sería de 78.500 hectáreas.

Comentarios