Campo
Sábado 26 de Agosto de 2017

Los recorridos provinciales por el camino de las buenas prácticas

• Ministros de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe detallaron los proyectos en ejecución en el último congreso de Aapresid.

Con políticas en ejecución, proyectos y remarcando ejes conceptuales, los ministros de la producción de las principales provincias productoras del país hablaron sobre las "iniciativas provinciales para el agro que viene", en el marco del 25° Congreso de la Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa (Aapresid), celebrado días atrás. La ponencia resultó ser la continuación del panel desarrollado en la edición anterior del encuentro, donde los mismos funcionarios brindaron el panorama agropecuario con el que se encontraron a poco de asumir sus gestiones, las problemáticas comunes y los proyectos para intentar resolver situaciones con una mirada federal.
En esta ocasión los funcionarios plantearon políticas en marcha con impacto a corto y largo plazo, y también perspectivas y materias pendientes para un trabajo integral que permita resolver la emergencia hídrica, hacer frente al cambio climático y producir más y mejor, garantizando la sustentabilidad y sostenibilidad del sistema agropecuario, mediante las llamadas buenas prácticas, que ahora el sector sostiene como bandera. El panel estuvo integrado por los ministros Leonardo Sarquís, de Buenos Aires; Sergio Busso, de Córdoba; en representación de Santa Fe estuvo el secretario de Agricultura, Marcelo Bargellini, y también por la cartera de Agroindustria de la Nación participó el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Ricardo Negri.

Oportunidades. Fue Sarquís quien encabezó las exposiciones y su concepto más fuerte fue el de la "oportunidad", entendiendo que en los últimos 30 años "no se trabajó como se debía" y que es el momento de "producir de una manera distinta". Destacó que en sus 17 meses de gestión la provincia ha registrado mayores rindes, "poniendo el foco en las buenas prácticas agrícolas, la sustentabilidad, bioeconomía, también fomentando la producción de ovinos, miel, y la actividad hortícola, entre otras".
El ministro porteño comentó que en la provincia más de 28 localidades continúan en emergencia, "y son gran parte del 40 % de la producción de la provincia. Del total de los 135 municipios, 128 tienen una actividad agroindustrial con diferentes grados de afectación: hay hectáreas perdidas y otras en recuperación".
Pese a esos problemas, "logramos récords en maíz y trigo y seguimos avanzando", aseguró e indicó que el rubro "es el mayor generador de empleo en el país: 1 de cada 7 trabajadores en la provincia corresponden a la agroindustria. El trigo emplea a 110 mil personas en la cadena y el año pasado entraron 20 mil puestos más de trabajo con la última cosecha", detalló.
"Tenemos la obligación de hacer docencia. Estuvimos 12 años metidos en una campana de cristal. La gente tiene que entender que éste es un segmento de oportunidades y que no está todo mal, pese a los problemas que tenemos, a que los impuestos son altos, a que tenemos que buscar más competitividad. El diferenciador no es la máquina agrícola sino el conocimiento", afirmó.
El ministro celebró que los "grandes temas estructurales" se trabajen en conjunto entre las provincias "para mirar los distintos modelos productivos. Probablemente en lechería tenemos que producir diferente, pero tenemos que hablar en los segmentos en forma distinta, en modelos, en cadenas y no lo veníamos haciendo". También "debemos hablar de infraestructura en serio porque las inundaciones es un tema nacional".
Al respecto mencionó que en la provincia de Buenos Aires hay 50 obras hídricas en curso por 3 mil millones de pesos y se prevé mejorar en casi un 12 % el problema hídrico rural. "Cuando terminen las etapas de las obras del Salado, en 5 años el problema del 70% de la provincia tendría que estar solucionado. Las obras van a estar, van a tener que esperar tres años. Esperaron 30...", ironizó.
Consideró que "vamos por un buen camino" al analizar la predisposición y nivel de debate entre las provincias para resolver el problema hídrico: "Antes todos veníamos a la mesa con la receta. Ahora estamos todos pensando cómo solucionar el tema. Ninguna trabajó como debía en los últimos 30 años en inundaciones. Tenemos que ver la oportunidad".
Asimismo, sentenció que "para que en los próximos 20 años uno pueda hablar de sustentabilidad, sostenibilidad, cambio climático y medio ambiente, que antes eran verso, hay que hacer la buena práctica agrícola, e instó a "trabajar en una nueva ley de agroquímicos", teniendo en cuenta que "en Buenos Aires tenemos 72 normativas municipales diferentes sobre el control de agroquímicos, o sea que hay una ley que no representa.

Equidad. Inmediatamente le tocó el turno al ministro cordobés de Agricultura y Ganadería, quien una vez más alzó su bandera en pro de la equidad en la distribución de los recursos nacionales a la hora de encarar obras de infraestructura. Recordó que en la edición anterior del congreso de Aapresid, el año pasado, "los mismos actores teníamos algunas ideas que se fueron consolidando". Y por entonces "ya teníamos serios problemas de sustentabilidad sobre todo vinculados a nuestros recursos. Estábamos tratando de ver qué podíamos hacer desde el punto de vista de la competencia", recordó.
Enseguida, advirtió que en ese sentido "las reglas del juego las pone la Nación. Si bien unos pueden estar más o menos de acuerdo, lo cierto es que en el sector agropecuario venimos reclamando desde la región pampeana políticas para generar estímulos, sacarle el pie al productor. Esto se dio y apareció una voluntad productiva distinta", valoró. Pero paralelamente, "atravesamos una situación muy compleja", dijo, en relación a la crisis hídrica. "Necesitamos obras, necesitamos ocuparnos y en ese sentido tanto Santa Fe, Buenos Aires, La Pampa y Córdoba la estamos pasando mal, no sólo por las pérdidas sino por la falta de perspectivas y esperanzas del productor", observó.
A la hora de definir políticas públicas vinculadas a la conservación de los recursos y para promover una producción sustentable, Busso destacó el aporte y el trabajo del Inta y los espacios de participación como Aapresid, a los que "los gobiernos fuimos 'robando' algunas prácticas, que terminaron siendo proyectos en serie". "Necesitamos resolver el modelo productivo, que haya un equilibrio distinto desde el manejo y conservación del suelo: es mucho mejor poner plata para prevenir que para reparar", definió.

pioneros. En el conteo de logros políticos en defensa del medio ambiente, el ministro mencionó dos iniciativas cordobesas que se pusieron en marcha durante este año, y que tienen directa vinculación con una visión orientada hacia la producción sostenible.
En primer término, desarrolló los alcances y características del Programa Provincial de Buenas Prácticas Agropecuarias (BPAs), que fue resaltada por los restantes integrantes del panel como una acción a imitar por las provincias vecinas y por la Nación. El funcionario detalló que son más de 1.100 los productores que hasta el momento se han adherido a este plan que tiene como objetivo fundamental incentivar al sector para cumplir con técnicas y recomendaciones productivas que tiendan a la conservación de los recursos.
En segundo lugar, informó acerca de la reciente aprobación por parte de la Legislatura Unicameral, de la ley de Promoción Agroforestal, que tiene como meta la implantación de especies arbóreas en una superficie que va del 2 al 5 % dentro de un establecimiento agropecuario. El objetivo es implantar 50 millones de árboles en una extensión de 250 mil hectáreas, en diez años.
"Con estas dos iniciativas, en la provincia de Córdoba se está dando un cuadro que combina políticas públicas con la voluntad del sector productivo. Y hacia un mismo fin: la producción sostenible", dijo el ministro, que se mostró orgulloso porque en Córdoba "hicimos punta" en ese sentido.
"Gracias al productor y a los aliados que tenemos (instituciones y ámbitos científicos, entre otros) pasamos del dicho al hecho, demostramos que funciona y se produjo un efecto contagio", dijo Busso. Al respecto comentó que las provincias de Buenos Aires y Santa Fe "el año que viene van a avanzar con esto y no me caben dudas que la Nación va a tomar una política pública nacional".
"La Nación hace obras importantes, Buenos Aires obtuvo recursos para controlar inundaciones pero a nosotros...", dijo Busso dejando inconclusa la frase y como un reproche al gobierno por su prioridad bonaerense. "Siempre vamos a reclamar por una distribución de los recursos y los tiempos de otorgamiento. Siempre vamos a pedir un cambio de matriz porque es bueno proyectar, pero a la producción la estamos agrediendo con impuestos sobre todo provinciales y municipales pero hay que decirlo con todas las letras: nos refugiamos en el tema impositivo fruto también de esa desigualdad", enfatizó.
"Tenemos una buena oportunidad para sentarnos a una mesa para poner estas reglas del juego que permitan a provincias productoras como las nuestras tener una respuesta al respecto, con una mirada global para buscar soluciones", remató el ministro cordobés.

Abordaje integral. En representación del ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, disertó el secretario de Agricultura, Ganadería y Recursos Naturales del Ministerio de la Producción de Santa Fe, Marcelo Bargellini, quien hizo hincapié en el detalle de los proyectos en ejecución y políticas orientadas a "la sustentabilidad, el cuidado de los recursos naturales, el suelo, el agua, y la salud".
El funcionario detalló una serie de lineamientos políticos para el sector agrícolo ganadero en el marco de un plan a largo plazo, implementado "desde hace años y que prevé la sustentabilidad". En ese sentido aseguró que además de "determinados elementos, como la competitividad con mercados externos, valor agregado, progreso científico y tecnológico y condiciones para que las empresas y las personas se puedan desarrollar", también "hay un terrritorio que necesita respuestas, innovación tecnológica, y generar vínculos entre poblaciones y el área rural".
Bargellini remarcó que Santa Fe se erige como "cuna del proceso cooperativo en el país y actores como Aapresid, gremiales, asociaciones de productores que tienen que trabajar todos los días en ello". Y a la provincia le cabe un rol muy importante al respecto, generando "políticas públicas que ayuden a integrar y amalgamar este concepto y eso también influye en la sustentabilidad, progreso y desarrollo de los territorios y las personas".
El secretario de Agricultura santafesina hizo un reconocimiento a su antecesor (Contigiani), quien "ya empezó en la gestión de (el ex gobernador, Antonio) Bonfatti algunos ejemplos concretos en torno a los conceptos de agregado de valor y desarrollo en origen: hubo una política de creación de molinos harineros cooperativos y ya hay dos: uno haciendo las pruebas y el otro en constitución".
También remarcó la "relación entre lo público y lo privado y lo ejemplificó con la Cámara Argentina de Semilleros y Multiplicadores (Casem), a través de la cual se llevó adelante un conteo en la provincia para saber cuántos semilleros tiene: son 133, distribuidos en 80 localidades. Se los censó y relevó para ver sus necesidades, así es como a varios "se los ayudó con la incorporación de maquinaria para generar una semilla de mejor calidad. Esto también tiene que ver con la sustentabilidad de los procesos productivos", observó el secretario.
Se desarrolló además una guía para ver cuáles son los manejos adecuados para esas simientes, diferenciaciones y controles de calidad. "Hoy Casem ha desarrollado un sofware único en el país que va a garantizar trazabilidad, seguimiento de calidad de producciones. Ello posibilitará que pequeños semilleros puedan mostrar lo que producen y lo comercialicen no sólo en el país sino en el exterior".
Dentro de ese sistema de semilleros santafesinos, en el departamento San Javier se encuentra una estación experimental "fruto del trabajo conjunto desde el ministerio, el Inta y los productores de la región que se propusieron el desafío de desarrollar variedades propias. Así se generan producciones alternativas regionales y desde el Estado podemos ayudar en forma concreta", enfatizó.

fumigaciones. Respecto del manejo de fitosanitarios y seguridad alimentaria, el funcionario destacó que "esta provincia fue la primera que sacó una normativa, la famosa 11.273, que dio lugar a la primera comisión de protección vegetal santafesina, desde donde los distintos actores asesoran al gobierno provincial sobre la problemática y los avances sobre el uso de los fitosanitarios y el cuidado de la salud.
También, con el objetivo de "ayudar al cuidado de las personas y las localidades", se gestó un registro fitosanitario de todos los actores de la provincia, que incluye tanto a quienes producen hasta quienes los aplican. Y a través de una resolución, se obliga también a inscribirse a los propietarios de las maquinarias, imitando a la política que se implementa en Córdoba.
Para Bargelini es preciso poner más énfasis en el trabajo de control y orientación en el manejo de los productos fitosanitarios en la post cosecha. "En el territorio hay que generar capacitaciones desde el cuidado con respecto a las buenas prácticas agrícolas en cuanto al uso y protección del suelo y de la salud. Se han hecho para el uso de equipos terrestres, para los aeroaplicadores y también fuertemente en productores intensivos", indicó.
Hoy en la provincia hay 3.940 operarios registrados que recibieron capacitación provincial. Para las producciones intensivas y el rol que juegan los municipios en la fiscalización "con el Colegio de Ingenieros Agrónomos se creó la figura de veedor de las aplicaciones en los periurbanos. Por eso se ha trabajado para que más de 290 municipios (de los 362 existentes) tengan normativas específicas con asesoramiento del ministerio de acuerdo a las legislaciones actuales y que sean compatibles con los procesos productivos", comentó y una vez más destacó el trabajo de las organizaciones, entre ellas Aapresid, a la hora de "interactuar con todos los actores acerca de problemáticas y estrategias, siempre acorde a la normativa".

Zonificación. Con respecto a la zonificación y uso de los productos, la provincia de Santa Fe ha generado desde la Secretaría de Desarrollo Territorial un programa de alimentos saludables fomentando la agroecología y las producciones alternativas. También se generó la marca Mi Tierra y se crean permanentemente espacios de exhibición y comercialización para los productores.
En materia de infraestructura, Bargellini insistió en que es preciso enfocarse en las causas de las inundaciones de los últimos años, y específicamente en "qué uso le estábamos dando al suelo y los procesos productivos". Así es como dentro de la órbita del Ministerio de la Producción se creó un observatorio de suelos, "donde tenemos que tener en cuenta el uso que le damos y la ley de suelos que lo declara de orden público en todo el territorio provincial, por lo que es obligatoria su conservación. Es una herramienta muy importante que nos permite la promoción de actividades conservacionistas de parte de productores".
También el gobernador Miguel Lifschitz planteó "en forma conjunta la necesidad de trabajar desde lo productivo en infraestructura y ambiente y por eso creó el Consejo Hídrico y Ambiental, donde junto a Córdoba y Buenos Aires nos juntamos por una visión integral de estos puntos", concluyó Bargellini.



Nación valora la "garra de los productores"


El secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Ricardo Negri, detalló sobre el cierre del panel de ministros de Aapresid una serie de políticas ejecutadas de impacto a corto y largo plazo, entre ellas, la quita de retenciones y los reintegros a las exportaciones, "que generan competitividad en cada cadena, orientado a los productos que generan más valor agregado y más empleo", consideró.

También mencionó la bonificación del tipo de cambio y la apertura de mercados sin restricciones, que "tiene que ver con hacia dónde orientarnos a los pequeños y grandes empresarios. Si no lo hacemos, generamos cuellos de botella, sobreoferta, problemas", explicó. Además "hay un proceso de transparencia y blanqueo de un montón de cosas", acotó.

Por otra parte, el funcionario señaló que en la provincia de Buenos Aires se cambió la matriz de rotación en casi todos los departamentos. "Veníamos mal, pero al empezar a generar información de vuelta, comenzamos a poder evaluar las políticas. Esto generó récord de cosecha: tenemos 137 millones de toneladas de producción. Sólo el maíz rindió 49.5 millones de toneladas. Estas proyecciones las teníamos para 2019 y no para 2017", valoró.

En ese sentido consideró que "venimos bien pese a tener 18 provincias en emergencia. Nos llena de orgullo la garra de los productores, con problemas en los caminos, de agua, y esto llevó a que las ventas de maquinaria agrícola hayan subido un 131 por ciento. Ello impacta en los que trabajan en esta actividad y en la sustentabilidad porque incorporan tecnología", observó.

De allí que "la sustentabilidad no sólo pasa por la rotación sino que tiene un rol clave la importación de tecnología para hacer las cosas bien. A eso se le llama buenas prácticas... lo importante es que las hagan", advirtió, e indicó que "la venta de fertilizantes aumentó un 46 por ciento, por lo que estamos revirtiendo una política de no reposición de nutrientes".

Negri anunció que el gobierno está evaluando implementar estímulos por buenas prácticas a distintas actividades (como el caso de Córdoba) y también "trabajamos en la desburocratización no sólo a nivel nacional sino que vamos a colaborar con las provincias para no pedirles tres veces el mismo papel".

Aseguró que en el mercado local como global "hay más producción y sustentabilidad" y la agroindustria "en este proceso, después de 5 meses de crecimiento económico, es el motor del desarrollo de nuestro país, que tiene déficit y un 30 por ciento de pobres", reconoció.

Comentarios