Campo
Sábado 08 de Julio de 2017

La suba de la soja y el alza del dólar entusiasman a los productores

• La apreciación de la divisa norteamericana frente al peso reactiva las ventas. Se prevé un aumento del área sembrada con maíz

La soja subió en Estados Unidos y la tendencia se replicó en la plaza local. Ante los mejores números que también llegaron de la mano del alza del dólar —que no para de apreciase frente al peso— los productores locales se desprendieron un poco más de su mercadería y se registró un mayor volumen de negocios. No obstante, desde el sector se entusiasman con el incremento de la divisa norteamericana y aguardan con expectativa cuál será su tope.

El dólar cruzó la barrera de los $17 por primera vez y supera todas las previsiones de suba. "La banca oficial siguió sin intervenir, mientras que la liquidación se mantuvo otra vez al margen", explicaron operadores del mercado.

En este marco, se reactivaron las operaciones en la plaza granaria local. "El agro arrancó vendiendo cuando el dólar había pasado la marca de $ 17,05 en los primeros tramos del mercado, pero se retiraron al ver que no paraba la suba, que llegó a un máximo de $ 17,17, debido a que volvieron los demandantes del de la divisa para seguir tomando coberturas en moneda extranjera, para sus exposiciones en pesos", explicó Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios.

La soja subió en Chicago y tocó su mayor valor en un mes y medio. Los principales granos registraron fuertes alzas impulsados por malas condiciones climáticas en Estados Unidos. La soja avanzó un 2,4 por ciento; el maíz ascendió un 2 por ciento y el trigo se disparó un 5 por ciento, en los últimos días. Este último siguió en alza por el temor a una mala cosecha del trigo de primavera en Estados Unidos.

Las perspectiva de tiempo seco en regiones estadounidenses productoras de trigo de primavera hacen prever que las cosechas y rendimientos sean menos bueno de lo esperado, dijeron analistas. El Commodity Weather Group pronosticó que el clima seco podría propagarse en las próximas dos semanas a dos terceras partes de la superficie estadounidense sembrada con trigo de primavera.

También para la soja y el maíz las condiciones del clima estadounidense hicieron aumentar su precio.

El newsletter semanal del Centro de Agronegocios de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, elaborado por el profesor Dante Romano, destaca que la fuerte suba del trigo tracciona a los otros cultivos.

"El mercado de granos nos dio una muestra más de su volatilidad. Luego de dos semanas con precios en caída libre para la soja y el maíz, encontramos pisos y tras una suba inicial leve, el viernes se vieron alzas importantes. En el caso del trigo, ya se venía con subas, pero las mismas explotaron", se apuntó.

La razón de la suba externa pasó por el clima. Si bien se dieron lluvias, las mismas beneficiaron el centro y este de Estados Unidos. El oeste siguió relativamente seco. Por ello las condiciones de sequía sobre parte de Iowa se mantuvieron de acuerdo al monitor de sequía, y se agravaron para el noroeste.

En suma, el informe destaca que el mercado venía atento al reporte de área por un posible paso de superficie adicional de maíz a soja, y el de stocks, pensando que el consumo podría verse retraído. Pero el informe publicado el viernes por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos no mostró grandes cambios respecto de lo esperado. Los analistas se sacaron esto de encima, y el mercado volvió a concentrarse en el clima y la condición de cultivos, sostuvo el informe de la Austral.

Más maíz. Por otra parte, el último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario detalló que la región se apunta a sumar cien mil hectáreas más con maíz. "Se perfila en los planes de la región núcleo la afirmación del cultivo con un 10 por ciento más que el año pasado. Se tratarían de 1,1 millón de hectáreas. De cara a la oleaginosa, se presenta con mejores márgenes. Pero la apuesta financiera que requiere hace temblar el pulso. A menos que se profundicen las diferencias a su favor, el maíz parece haber encontrado su techo en la región" indicaron.

Luego de años de caída de superficie y márgenes negativos, el cultivo retoma impulso con un aumento de área del orden del 10 por ciento con respecto al año anterior, precisaron. Sin embargo, para tener un avance por encima de esta marca, y hacerle sombra a la dominancia que ha ejercido en los últimos diez años la soja en las rotaciones, necesitaría aún de mucho más, advierten los especialistas de la GEA.

"La alta inversión inicial le pone un serio límite al cultivo en la región. Los movimientos comerciales de insumos en la zona indicarían que el cultivo se haría con el nivel más alto de tecnología disponible", señalaron.

Además, desde la GEA dieron cuenta de que el trigo pisa el tramo final de la implantación. El avance de la siembra es del 85 por ciento en la región, pero con amplias diferencias según cada zona. Mientras que en el centro-sur de Santa Fe y este de Córdoba, la implantación del cereal ganó el 90 por ciento de la superficie intencionada, en el norte de Buenos Aires la siembra sigue muy trabada, entre el 50 por ciento y el 70 por ciento del área. Las lluvias volvieron a cargar sobre el noroeste de Buenos Aires. General Villegas registró 35 mm y General Pinto 24 mm. Se espera que el ingreso de una nueva masa de aire frío y seco, favorezca las condiciones de siembra en la semana entrante.

Proyección trigo. Por otra parte, las proyecciones sobre superficie sembrada de trigo en el centro y el norte de Santa Fe fueron corregidas esta semana a la suba debido a las óptimas condiciones de agua útil y a las temperaturas, con lo cual se llegará a alrededor de las 310.000 hectáreas, lo que representa entre un 15 y 16 por ciento más que en la campaña anterior.

Según el informe semanal que elaboran la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el Ministerio de la Producción de la provincia, las buenas condiciones hicieron que quedase corta la expectativa que había hasta la semana pasada, que era superar la campaña anterior entre un 10 y 12 por ciento.

Se debió a que "continuaron las condiciones óptimas de agua útil en la cama de siembra y las temperaturas medias diarias", a lo que se sumó que "las superficies topográficas que habían presentado problemas por los excesos hídricos fueron recuperándose y permitiendo que continúe el firme proceso de siembra".

Paralelamente, esta semana concluyeron los procesos de cosecha de la soja tardía y el algodón.

En el caso de la soja, el fin de ciclo arrojó una superficie sembrada de 515.000 hectáreas y una superficie cosechada de 464.000 hectáreas, con un rendimiento promedio de 28 quintales por hectárea y una producción de 1.299.529 toneladas.

La campaña 2016/2017 se caracterizó por una siembra, crecimiento y desarrollo complicados por los excesos hídricos, aunque se registró una buena calidad de granos, y los eventos climáticos impactaron en el cultivo afectando directamente el 9,9 por ciento de la superficie sembrada.

Comentarios