Campo
Sábado 09 de Septiembre de 2017

La campaña de granos gruesos 2017/18 va camino a un nuevo récord

Estiman una producción total de 127 millones de toneladas, 1% más que en el ciclo anterior, pese a los excesos hídricos.

El área sembrada en la campaña agrícola 2017/18 aumentará en casi medio millón de hectáreas, 1,15% respecto de la anterior, hasta 37,2 millones. Esto representará un nuevo récord a pesar de los excesos hídricos. Así lo señaló la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) en un informe difundido en la última semana.

Las investigadoras de la Bolsa rosarina Sofía Corina y Emilce Terré señalaron que "sobre la base de rindes tendenciales para los principales cultivos y rendimientos promedio para aquellos con una participación más marginal en los planteos agrícolas, se proyecta una producción total de granos 2017/18 de 127 millones de toneladas".

Se trata, según expresaron, de un "récord histórico, 1% por encima de la campaña pasada y 15% arriba del obtenido hace apenas dos años atrás".

"El optimismo en el clima de negocios para el sector agrícola sigue vigente de cara a la nueva campaña, redundando en un nuevo incremento de las intenciones de siembra para algunos de los principales cultivos, fundamentalmente trigo y maíz", señalaron las especialistas.

Corina y Terré expresaron que el coto, sin embargo, lo han impuesto los graves excesos hídricos que continúan "afectando a buena parte del área agrícola nacional, limitando la suba en la superficie proyectada".

"Como la expectativa es mucha, se efectúa una proyección prematura de lo que es posible prever para la próxima temporada", señalaron.

Proyectaron, en tal sentido, que el área global a sembrar podría ascender a 37,2 millones de hectáreas en la campaña que está en marcha. Esto es un 1,15% más que en el ciclo precedente.

Cereales: las estrellas. Se destacan en este pronóstico la suba del 7% en las implantaciones con maíz, que podría cubrir una superficie récord de 6,3 millones de hectáreas, y el aumento del orden del 5% en el cultivo de girasol hasta casi 2 millones de hectáreas, gracias, fundamentalmente, a la buena rentabilidad del cultivo en el norte del país.

El trigo, por su parte, debió conformarse con una suba del 2%, a 5,45 millones de hectáreas. Esta cifra se ubicó por debajo de lo que el productor hubiese deseado, ante la imposibilidad de avanzar con las labores de implantación en lotes inundados y encharcados.

Del lado opuesto, se destaca la caída, por segundo año consecutivo, del área a sembrar con soja, que podía perder un 2% de su cobertura, sembrándose 18,7 millones de hectáreas.

Los principales factores que determinan este retroceso son el alto nivel de inventarios que aún retiene el productor. Se estima que el año comercial 2016/17 dejaría un volumen de stock final récord de 15 millones de toneladas.

Como consecuencia de la caída en la superficie sembrada, la producción de soja caería a 55 millones de toneladas, el menor volumen en 4 años. Sin embargo, si se tiene en cuenta el stock inicial, la oferta total aún sería récord con algo más de 70 millones de toneladas.

Por otra parte, incide la fuerte competencia que despierta el cultivo del maíz, cuyo margen neto mejoró notablemente a raíz de los cambios en la política comercial que se implementaron a partir de diciembre de 2015.

Además, las perspectivas de precios en el corto plazo no lucen muy alentadoras a la luz de la merma en el margen de rentabilidad del sector de procesamiento y exportación de oleaginosos que imposibilita mejorar su capacidad de pago.

Caerían, asimismo, un 6% las siembras de cebada, como contracara del aumento en el área cubierta con trigo, y 2% las de sorgo, debido al renovado interés en apostar al maíz. Se cubrirían 0,9 y 0,8 millones de hectáreas con estos cultivos, respectivamente.

Respecto de los rendimientos, las técnicas estimaron "una productividad unitaria tendencial con base en la última década para los principales cultivos, como consecuencia de la incorporación de tecnología, la mayor inversión realizada en la actividad y un manejo más cuidado del cultivo".

Para los otros granos, de participación más marginal y volátil en los planteos productivos argentinos, se toma un promedio de los últimos cinco años.

De acuerdo a las estimaciones de la Bolsa, la participación de la soja en la producción total de granos caerá en total un 13% en sólo dos campañas. Como contrapartida, entre el ciclo 2015/16 y el 2017/18, el maíz pasaría de representar un 26% de la producción total de granos en Argentina a un 32%, mientras que la relevancia del trigo habría subido del 9% al 13%. El resto de los granos, en tanto, pasarían de representar un 13% a dar cuenta de un 11% del total, debido fundamentalmente a la caída que evidenció la cebada.

"La mayor participación de los cereales en la producción argentina de granos presentará más de un desafío a la logística del comercio tanto para su transporte, manejo, almacenaje y embarque", advierten las analistas de la Bolsa. Y aseguran que "si bien son varios los anuncios de empresas privadas y del sector público que buscan dar respuesta a esta necesidad, se espera que esto no sea una limitante para potenciar la provisión de alimentos de Argentina al mundo".

El próximo 13 de septiembre, al Guía Estratégica para el Agro (GEA) dará a conocer su primera estimación de área sembrada con maíz en base a encuestas.

"Aún resta un largo camino antes de poder dar precisiones sobre los números que dejará la campaña 2017/18 ya que, por un lado, algunos de los granos no han siquiera comenzado a sembrarse y, por el otro, en esta fábrica a cielo abierto que es la producción primaria, la última palabra la tendrá el clima", señalan las especialistas de la Bolsa rosarina.

Estímulos oficiales a los productores de soja del norte

El valor promedio que se tomará en cuenta para el pago del estímulo a los productores de soja de las diez provincias que integran el Plan Belgrano correspondiente a agosto es 6.387,71 pesos por tonelada, informó en la semana el Ministerio de Agroindustria.

La cartera que conduce Ricardo Buryaile indicó que ese precio promedio es "calculado en base al valor FOB oficial en dólares estadounidenses publicado diariamente para la soja por la Subsecretaría (de Mercados Agropecuarios) y convertido a pesos al tipo de cambio comprador para divisas de cierre del Banco de la Nación Argentina".

"De esta forma, los productores comprendidos en las provincias del Plan Belgrano, que hayan liquidado entregas de soja durante agosto de la campaña 2016/17, podrán ser compensados, hasta el límite de 2.000 toneladas establecido, en un 5% por tonelada, es decir en 319,39 pesos por tonelada", precisó Agroindustria en un comunicado.

Este pago del sistema de compensaciones es para los productores de soja de Salta, Jujuy, Formosa, Santiago del Estero, Tucumán, Corrientes, Misiones, Catamarca, La Rioja y Chaco, de acuerdo con la Resolución "Estimulo Agrícola Plan Belgrano".

Asimismo, Agroindustria recordó que extendió por un mes más la posibilidad de realizar ventas y presentaciones para acceder al cobro del 5 por ciento por tonelada de soja producida y comercializada en la campaña 2016/17 para las provincias del Plan Belgrano.

Así, el plazo para las ventas se amplió hasta fin de setiembre y para la presentación de las declaraciones de venta hay tiempo hasta fin de octubre.

Trigo: la humedad le puso freno

Finalizó la siembra de trigo de la nueva campaña 2017-2018 en todo el territorio nacional, luego de registrarse las últimas incorporaciones de lotes tardíos en el sudeste bonaerense, manteniendo una condición de exceso hídrico que continúa afectando el crecimiento y desarrollo de los cultivos.

Las importantes lluvias que provocaron anegamientos e inundaciones en Buenos Aires, La Pampa, sur de Santa Fe y sur de Córdoba durante gran parte de la ventana óptima de siembra del cereal, provocaron una disminución de 150.000 hectáreas, sostuvo el Panorama Agrícola Semanal (PAS) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

La disminución fue sobre la primera estimación de área al inicio de la campaña de 5,5 millones de hectáreas y en tanto, el 34 % de las 5.350.000 hectáreas incorporadas presenta exceso de humedad, mientras otro 32% mantiene un estado hídrico óptimo y un 15% adecuado.

Por otra parte, la cosecha de lotes de maíz con destino grano comercial comenzó a entrar en su tramo final, brindando los mayores avances de recolección en el centro y norte del área agrícola nacional.

Los rendimientos de los cuadros cosechados durante la última semana, se mantienen igual o apenas por encima de las expectativas iniciales.

Gran parte de los lotes remanentes se ubican en Córdoba, Buenos Aires y La Pampa en sectores del terreno anegados, indicaron en el PAS.

"De esta manera, la proyección de producción permanece en 39.000.000 de toneladas para el ciclo 2016/17, con un progreso intersemanal de cosecha de 4,2 puntos porcentuales, elevando el área cosechada al 93,6 % de la superficie apta a nivel nacional", sostuvieron.

Asimismo, el rinde medio nacional se ubica a la fecha en 8.070 kilos por hectárea, marcando una reducción intersemanal de 0,2 quintales por hectárea. La producción parcial en chacra ha llegado a la fecha a las 36,7 millones de toneladas de maíz.

Girasol. Mientras que las lluvias registradas sobre el centro de Chaco, este de Santiago del Estero y el centro y norte de Santa Fe, durante la última semana, permitieron recomponer humedad en el perfil y retomar la siembra de girasol.

Después de registrarse un avance intersemanal de 7,8 puntos porcentuales, el progreso nacional de siembra alcanzó el 26,3% de las 1.800.000 hectáreas proyectadas para la campaña 2017-2018 en curso.

"En números absolutos ya se han logrado implantar más de 470.000 hectáreas concentradas principalmente en el centro de Chaco y norte de Santa Fe", manifestaron los técnicos. En tanto, se relevaron las primeras siembras tempranas en el centro y este de Entre Ríos y Corrientes.

Comentarios

Últimas Noticias