Campo
Sábado 01 de Julio de 2017

La baja de precios en Chicago presiona a los granos locales

La siembra de trigo local avanzó con fuerza, aunque en algunas zonas se prevé una menor siembra. El clima dio una tregua.

Esta semana que pasó hubo una serie de variables que impactaron en el mercado de commodities. El dólar se revaluó frente a otras monedas, lo cual le resta poder de compra a los importadores de granos y puntualmente competidores importantes tanto para Estados Unidos como para la Argentina fueron devaluando sus monedas, ganando competitividad, fundamentalmente el real de Brasil, con quien el país compite en los mercados de maíz y soja, y el rublo ruso, país gran exportador de trigo.

Así lo detalló el especialista Dante Romano en el informe semanal del Centro de Agronegocios de Universidad Austral. El analista indicó que otro tema relevante en la última semana fue la presión bajista de los precios del petróleo, que suele arrastrar a los otros commodities a la baja, pero "adicionalmente tiene un vínculo especial con los granos por la industria de los biocombustibles, tanto con el maíz como con la soja".

También el impacto se sintió en el plano financiero debido a la calificación de Morgan Stanley, que mantuvo a la Argentina como país fronterizo y no lo elevó a la categoría de emergente, lo que "hubiera permitido captar fondos de inversores globales y habría significado una fuerte entrada de divisas".

"Cuando la expectativa no se cumplió vimos un fuerte salto de la divisa norteamericana. Sin embargo, la suba generó ventas de parte de exportadores y también del mercado financiero, con lo que el pico fue puntual, y vemos ahora una tendencia a volver a las cotizaciones previas", dijo Romano y aseguró que esto "es importante, porque si bien el productor argentino mide su rentabilidad en dólares por tonelada, los precios en pesos también son observados y generan gatillos de venta".

En el mercado local si bien el estado de cultivos de maíz y soja no mejoró las temperaturas frescas y las lluvias "hacen pensar en la posibilidad de lograr mejores rindes". Según dijo Romano, "la sensibilidad del mercado es muy grande y cada quintal de diferencia se multiplica por unas 36 millones de hectáreas".

De ese modo, a su juicio, "si se logran repetir los rindes récord del año pasado, los stocks de Estados Unidos podrían dispararse, pero si el clima no acompaña totalmente, y sin llegar a un año calamitoso, los rindes bajan a los vistos en el ciclo 2013/14, la situación podría volverse muy ajustada", agregó.

"Con fondos que siguen vendidos en maíz y soja, esto explica porqué estamos tan sensibles a los pronósticos de clima. Y esto recién está iniciando, ya que el maíz define su rinde en julio, y la soja entre fines de julio y agosto. De cambiar los pronósticos podríamos ver nuevas subas", adelantó Romano.

En el mercado local estos dos productos también se ven presionados a la baja. En el caso de la soja porque los productores siguen muy desalentados en cuanto a vender. La baja de precios de Chicago alejó los valores de los 4.000 pesos que habían disparado ventas en su momento. Ahora con precios en la zona de 3.700 / 3.800 no se ve intención de venta. Esto nos llevó a valores en dólares de u$s226.

El trigo. Por otra parte, la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) señaló que la siembra toma fuerza, se implantó el 75 % de trigo. Se tratan de 825 mil hectáreas de una intención total de 1,1 millones. "Con fuertes heladas pero sin lluvias, se aprovechan los últimos días de siembra de los ciclos largos e intermedios. La siembra avanzó con fuerza esta semana pese a las temperaturas bajo cero. Incluso pudieron incorporarse algunos lotes más al ciclo triguero. De todas maneras es muy heterogéneo el avance; algunas zonas están a poco de terminar, pero en el norte de Buenos Aires, las dificultades por la alta humedad siguen haciendo muy lento el progreso. Allí la intencionalidad de trigo no se recupera y se sigue indicando entre un 5 y un 15% menos de trigo que el año pasado", puntualizan.

En el centro sur de Santa Fe y Córdoba, en tanto, hay buenas posibilidades de seguir sembrando durante este fin de semana y terminar con el trigo. Pero en algunas zonas el barro y la humedad siguen dificultando los trabajos.

Desde GEA advierten que por segundo año consecutivo vuelve a emplearse los niveles más altos de tecnología de acuerdo a la potencialidad de cada lote. "La zona núcleo mantiene inamovible su rumbo en busca de obtener las mayores marcas en rindes sin descuidar la calidad. Tratamientos de semillas, incorporación de nueva genética y en particular, el foco puesto en la aplicación de fertilizantes. Nada quedará afuera de esta nueva apuesta que hace la región por el trigo 2017/18", detallaron.

Por otra parte, sigue siendo aún muy incipiente la cosecha de maíces tardíos. Los granos no logran descender su humedad y se mantienen en un 18 a 25%. Son muy pocos los cuadros que han podido levantarse. La cosecha pasará para julio y en muchos casos a agosto.

De cara a la nueva campaña, GEA indicó que con bastante agilidad, se van acordando los valores de los contratos de los lotes agrícolas para el próximo ciclo. Si bien las partes son muy cautas a la hora de pactar los contratos, muchos alquileres cerraron en las mismas condiciones que la campaña anterior o con valores ligeramente más bajos. Todavía queda por negociar un 30% de la superficie agrícola, que en general se corresponde con el área afectada por excesos de agua, precisaron los especialistas.

El clima. Sobre las condiciones climáticas de la semana, el Sistema de Estimaciones Agrícolas (SEA) de la Bolsa de Comercio de Santa Fe y el ministerio de la Producción apuntó que los altos porcentajes de humedad ambiente y las temperaturas medias diarias, con un registro máximo cercano a los 30º, fueron las características de gran parte de los últimos días. Un cambio en la rotación del viento permitió el ingreso de un centro de alta presión que provocó un descenso de las temperaturas, originando cierta inestabilidad con precipitaciones de baja intensidad.

La siembra de trigo fueron los implantados en la semana, quedando los de ciclo corto que comenzarían a sembrarse en los próximos días. Muy buena disponibilidad de agua útil en la cama de siembra y óptimas condiciones de temperatura y humedad ambiente, en todos los departamentos del área, fueron las particularidades desde el comienzo de la campaña 2017. Buena a muy buena germinación se observó en los lotes de trigo, señalaron desde SEA.

Para el período comprendido entre el 28 de junio al 4 de julio, los pronósticos prevén desde el inicio hasta el final del período estabilidad climática, alguna nubosidad en el comienzo, con un progresivo y leve aumento de la temperatura.

Comentarios