Intensificación ganadera; el país pierde 100 millones de dólares al año

CONSERVACION DE FORRAJES. La nueva ganadería apuesta a hacer mucho más en menos tiempo y poco espacio. También, se basa en buenas prácticas ganaderas, bienestar animal, maneja de efluentes, alta eficiencia en fibras y granos. Mejoras en la nutrición del ganado.

El INTA Manfredi volverá a remarcar todos los cuidados que el productor debe tener en cuenta al momento de diagramar el uso de los forrajes conservados. Ya sea un buen proceso de henificación, patio de comidas, uso de maquinarias, tecnologías y mixers; así como también, embolsado, extracción y otros pasos.

El pedido, surge de los análisis realizados durante los últimos 7 años, que refleja un alto porcentaje de pérdidas por descuidos de eficiencia, manejo y errores en los inicios de la intensificación ganadera.

Por ahora, en Argentina el 35 % de los productores tienen una amplitud en la aplicación de nuevas tecnologías y obtención de resultados, tanto en calidad como cantidad de pasto. Un 40 % se conforma con alcances regulares y el 15 por ciento de los productores no tiene en cuenta que hace solo reservas, en vez de conservación forrajera.

La consecuencia son 100 millones de dólares que se pierden al año, o un 20 % menos de capacidad productiva que no se aprovecha.

"Hoy, estos datos importan porque nuestro país está definiendo un modelo de intensificación ganadera, que apunta a reducir el costo por animal, alcanzando una terminación en el menor lapso posible. En el caso de la hacienda para leche, la ecuación impulsa un aumento de productividad por vaca, a la mayor velocidad de ganancia diaria", explicaron los técnicos del Inta Manfredi.

Todo parte de la realización de un mal cultivo. Es decir, ni se implantan buenas alfalfas, maíces, ni sorgos; ocasionado una pérdida de potencial de rendimiento, en kilos de materia seca y calidad.

El Inta observó, que muchos productores, no cortan, ni pican las alfalfas en los momentos oportunos (fenológico), cuando se produce un equilibrio de los valores nutritivos. Asimismo, mostró que en los procesos de henificación se realizan las tareas con cortadoras de hélices, cuando lo apropiado sería hacerlo con cortadoras de discos y con acondicionador.

Por su parte, los detalles de las pérdidas, también están centradas en el silaje de pasturas, donde se utilizan rastrillos estelares, que arrastran tierra e incorporan esporas butíricas a la producción.

En las recomendaciones para los que trabajan con maíz, la queja fue orientada al largo de picado. "Muchas veces es incorrecto, y a eso se suma que no se le saca bien el aire en el silaje, ni se lo tapa. Se ignora el alto grado de pérdidas que esto genera".

FORMULAS SIMPLICADAS. La ausencia de una buena dieta animal, es otro de los puntos que dinamizan los malos resultados. Varios especialistas, afirman que –en muchos casos- se suministra una parte de la alimentación, sin corroborar si está balanceada, y por encima de los errores de mezclado en el mixer y la distribución en los comederos.

"Está claro que hay pérdidas en la elaboración, almacenaje, formulación de la ración y suministro. En definitiva lo que llega a la boca de un animal, es lo que queda de un producto que disminuyó entre un 15 o 20 % su calidad, durante todo el proceso".

Por ahora, los actores de la conservación de forrajes, estudian alternativas para mejorar la calidad, que más allá de cualquier eventualidad climática, se relaciona con el uso de máquinas y prácticas que no son apropiadas y la modalidad en los acuerdo de pago a los prestadores de servicios.

"No se puede reclamar a un contratista que elabore fardos densos, cuando la modalidad de pago es por unidad y no por tonelada".

Casi una década

Hace 8 años, la Estación Experimental Agropecuaria del Inta Manfredi, concentra a los mejores especialistas del país y el exterior, para impulsar el desarrollo de una alta calidad de forrajes y su complementación con una ganadería intensiva, la nutrición animal y los beneficios para la producción de leche y carne.

Este año, el encuentro se realizará el próximo 10 de mayo y tendrá como complemento cerca de 45 máquinas en acción, que mostrarán las nuevas tecnologías disponibles para atenuar pérdidas.

Actualmente, Argentina ha mejorado la calidad de forrajes (silajes), ya que tiene un nivel bastante óptimo de maquinaria.

"Necesitamos lograr más energía y no solo fibra. En henifiicación, existe una variabilidad mayor, debido a que es un proceso mucho más largo, intervienen distintas maquinas, y tenemos ciertos inconvenientes -no solo en el corte- sino también en la conservación y almacenaje", resaltó el Ing. Mario Bragachini, anticipando los defectos en calidad de forrajes.

"En muchos casos, ocurren cuando se abre el silo y se entrega el alimento a los animales, Las pérdidas, alcanzan el 40% de calidad y nivel nutricional que tiene el forraje. El productor debe pensar en esto y buscar los caminos para revertirlo", anticiparon desde el Inta.

[INTA Manfredi, String agro]

Comentarios