SOJA. Manejo Integrado de Plagas
Martes 23 de Mayo de 2017

Insectos; el umbral de daño económico

Hace 40 años, el INTA estudia problemática regional de estas plagas, con especialistas que relevaron una nueva situación durante los últimos 6 años. El estudio muestra como se fue modificando el espectro, en la medida que avanzó el monocultivo de la oleaginosa, También, las limitaciones que se generan cuando se atenúa el control biológico natural, como consecuencia del uso inadecuado de los insecticidas.

Según los investigadores de la EEA del Inta Oliveros, la reducción al impacto ambiental encuentra un equilibrio, solo cuando se utilizan herramientas adecuadas, entre las que se destaca el manejo integrado de plagas (MIP).

La observación, viene siendo estudiada por el profesor asociado, Juan Carlos Gamundi y la Entomóloga Evangelina Perotti, que lograron interpretan por qué si los plaguicidas solo se aplican cuando es necesario, evitando los tratamientos preventivos y usando insecticidas que afecten lo menor posible a los enemigos naturales, los daños a la sustentabilidad ambiental se reducen en un margen de 4 veces.

Durante los últimos años, estos referentes han seguido varios dilemas, que vinculan a los productores agropecuarios, las empresas del sector y los productos que salen al mercado.

En principio, sus análisis pueden explicar por qué el 90% de los costos de un productor frente a una aplicación de control, se destinan a 1 sola plaga. O por qué en el mercado, se avanza en el uso de mezclas de insecticidas, demostrado que con 1 solo producto ya no alcanza. Es decir, la investigación abre la discusión sobre los beneficios y desaciertos en el cultivo de la soja.

"El riesgo y el miedo a perder, impulsan los costos hacia acciones preventivas o de mayor seguridad, que a veces solo satisfacen las demandas del mercado y van por encima de productos presentados con un mayor poder de volteo, o una mayor residualidad", entiende Juan Carlos Gamundi.

BICHOS. Varios especialistas del INTA consideran que, si bien la problemática de insectos, no tienen la actualidad y la vigencia de las malezas, es uno de los puntos más importantes en el planteo integral del cultivo.

La referencia de la EEA Oliveros, parte de un trabajo comparativo sobre distintos sistemas de manejo, donde se destaca el control total para evitar cualquier daño de una plaga contra el manejo integrado, como paradigma de cambio.

Gamundi, reconoce que la diferencia de rendimientos entre no controlar a las plagas y aplicar un método racional de control, muestra en promedio una pérdida del 49 %. Es decir, si no se actuara sobre las plagas regionales más importantes de la soja, las pérdidas de rendimientos se estarían llevando la mitad del cultivo.

"La zona núcleo presenta estos valores de caídas, por acción de las plagas. Por eso, la tecnología y la información deben ayudar a mostrar las ventajas que otorga un manejo integrado, basado en un buen monitoreo, así como también, el conocimiento entre la relación de las plagas y el estado fenológico del cultivo. La elección de los plaguicidas, ya sea el tipo y la dosis son los elementos fundamentales del MIP para una agricultura basada en la siembra directa, cambio de cultivares, espaciamientos menores y situaciones de adaptabilidad", alertó el especialista.

[INTA Oliveros, String agro]

Comentarios