Campo
Sábado 01 de Julio de 2017

Ganadería: un premio para los que aguantaron

Los analistas del mercado resaltaron las mejores condiciones que hay para los que se mantuvieron dentro del sector

El buen nivel de precios que vive la ganadería moviliza al sector. Sin embargo, los especialistas en el mercado ganadero advierten que los desafíos por delante tienen que ver con mejorar aspectos productivos para sacarle mejor rédito a los tiempos que corren y al futuro promisorio que se viene de la mano de la exportación. Es así que _independientemente de la actividad que se realice_ la planificación, los equipos de trabajo y los controles de los procesos aparecen como determinantes para aprovechar estos buenos momentos.

En el marco del 4º Congreso Ganadero que organizó Sociedad Rural de Rosario, el asesor ganadero Sebastián Riffel consideró que aprovechando el muy buen momento que está atravesando la ganadería en cuento a precios, algunos de los desafíos de la actividad ganadera son mejorar la forma de producir y explicó que esto no tiene que ver con producir más, sino con producir mejor.

"Uno cuando ve buenos precios tiende inmediatamente a querer crecer en stock y eso muchas veces no está mal si tenemos controladas todas las variables técnicas que definen un planteo de cría, por ejemplo. Crecer en stock si no tenemos controladas las variables reproductivas no es otra cosa que acopiar vacas para producir unos pocos terneros más que los que teníamos antes", señaló.

El ingeniero agrónomo destacó que estos buenos precios "no son sólo en pesos sino en dólares". En ese sentido, detalló que hoy Argentina "tiene precios superiores en dólares en la región _Brasil, Paraguay y Uruguay_ y tiene casi tan buenos como los de Australia y Nueva Zelanda y levemente inferiores a los de Estados Unidos".

"Esto hay que capitalizarlo y tiene que venir del lado de la eficiencia en la producción", subrayó uno de los socios de la consultora Elizalde & Riffel.

El especialista en ganadería apuntó que, aunque cada actividad tiene sus especificaciones, el punto central es hacer una buena planificación, definir objetivos claros sobre qué producir, cómo se va a producir, cuándo comprar y cuándo vender. En rigor, subrayó que es clave "no entrar en un negocio por entrar", si no se tiene muy en claro qué se va a producir.

Además, mencionó que es sumamente importante contar con un buen equipo de trabajo por que "son los que definen el éxito o el fracaso del planteo". Riffel dijo que en más de una ocasión "se hace mucho esfuerzo en poner genética, pasturas, comida y no se hace tanto esfuerzo en tener buena gente para manejar esos procesos productivos".

"Tanto en cría como recría y terminación es válido contar con muy buen equipo de trabajo. Necesitamos gente capacitada y que sepa hacer las cosas, en manos de ellos ponemos todo lo que podamos planificar desde el punto de vista técnico", señaló.

La tercera recomendación del analista tiene que ver con el control de los procesos. Insistió con que "es fundamental controlar" y también medir lo que se está haciendo. Sino es muy difícil ver cómo estamos parados. "Si no sabemos cómo producimos, si no sabemos si somos eficientes o no, es muy difícil que podamos corregir esas desviaciones en caso que sean negativas", resaltó.

En suma, independientemente de la actividad que se lleve adelante (cría, recría o engorde) la planificación, los equipos de trabajo y los controles de los procesos son determinantes para aprovechar estos buenos momentos, asegura Riffel. El consultor subrayó que "los buenos momentos los van a capitalizar mucho más la empresa que este ordenada respecto a la que quiera entrar".

"Es muy común ver en Argentina que cuando los precios de la ganadería son atractivos se generen pooles ganaderos. Hay una tendencia muy fuerte. Estos buenos precios están para quien hoy están en el negocio, pretender entrar y capturar un buen resultado cuando no tenemos ni el campo, ni las pasturas y hay que salir a comprar todo no resulta. Hay un punto muy crítico para empresas o capitales golondrinas que hoy ven y quieren entrar. Al contrario hay muy buenas perspectivas para aquellos que están en la actividad y son eficientes, y para los que no lo son para poder cambiar y mejorar su capacidad de producción intentando capitalizar esta buena época que estamos teniendo", puntualizó.

Riffel hizo hincapié en "hacer bien las cosas" dado las "muy buenas perspectivas para este año, en cuanto a precios y resultados". Es que sostiene que para un mismo campo uno puede tener "resultados muy satisfactorios, satisfactorios o realmente negativos que generan un quebranto". La diferencia entre uno y otro: cómo se maneja, se lo lleva adelante y se planifica.

Herencia. Por su parte, el asesor ganadero Juan Elizalde resaltó que "Argentina tiene mejores condiciones para producir que hace tres años atrás" pero advirtió que "el problema es que cuando había mejores condiciones tampoco se hizo". En ese sentido, remarcó que "el problema de tener baja producción tiene 50 años, no es del kirchnerismo".

"La ganadería por más que crea tener las condiciones necesarias para hacerlo no lo hace. La gente tiene entusiasmo y sabe que el novillo vale, todo es mucho más promisorio que tres años atrás pero no sabe canalizar el entusiasmo a través de una acción concreta. El año pasado he visto gente que dijo me voy a comprar 10 vacas más, pero sigue teniendo el mismo toro y no sabe si está sano o enfermo. El entusiasmo pasa por hacer más de lo que hacía y no por cambiar lo que venía haciendo", explicó el ingeniero agrónomo.

El consultor precisó: "Los cambios deberían pasar en lugar de comprarme 10 vacas más por contratar un veterinario y que me ordene el rodeo que tengo, que controle si el toro está enfermo, cuándo paren las vacas. Hoy un veterinario vale menos que una vaca, si me compro 9 vacas me puedo guardar la plata para que un veterinario me haga tres o cuatro controles en el año. Después con lo que me gané vendiendo la vaca que no sirve, que estaba vacía me compró las otras 9. Eso es canalizar el entusiasmo de la ganadería en acciones concretas. Si el entusiasmo lo pongo comprando 10 vaquillonas, dentro de tres años esos animales van a estar enfermos, vacíos y me voy a dar cuenta que voy a estar como estaba".

En este camino de crecimiento aparece dedicarse al comercio internacional con gran fuerza, sin embargo "la exportación es un negocio que es la sumatoria de varias partes", asegura Elizalde, y al mismo tiempo el consumo interno no deja mucho margen.

"En mi experiencia nunca vemos al novillo de exportación como el objetivo de, sino como causa de. Tenemos un ternero, tenemos pasto para recriar y grano para engordar. Cómo hacemos para meterle a ese ternero la mayor cantidad de kilos y valor agregado posible y tratar de que ese ternero aún cuando yo lo venda como novillo de exportación que pueda valer igual o más que el de consumo por haberle hecho todos esos kilos y a mi me resulte mejor negocio. El hacer exportación es consecuencia de, no la causa en sí misma. Si yo espero que Argentina haga exportación porque el ternero está más caro no lo voy a hacer nunca, es muy difícil que eso pase. Acá la gente apuesta a no resignar una moneda para comprar carne y siempre me va a correr la exportación con el asado del domingo", apuntó.

Elizalde explicó que por precio hoy vale lo mismo el novillo de exportación que el de consumo, incluso puede valer más el consumo que la exportación. En cambio si al novillo de exportación se le meten muchos kilos y se hace un buen margen, es muy probable que la ecuación final sea hacer exportación, resaltó el analista.

No obstante, hay una realidad que condiciona al mercado argentino. "La exportación no puede crecer mucho porque no tenemos más terneros, y van a consumo liviano muchos de esos terneros. Si nosotros pudiéramos controlar el precio de faena y levantar un poco el peso de faena que está en 300 kilos a 310 podemos hablar de tener una exportación para pasar de las 250 a las 450 mil toneladas. Para llegar a las 700 mil tenemos que producir más terneros", advirtió el consultor.

El especialista planteó que hoy el mejor margen es la recría. "Comprar un ternero, recriarlo y después decidir si lo vendo para que alguien lo engorde o lo engordo yo. Por eso están tan de moda los ciclos completos. Le dan un poquito a la cría, un poquito a la recría, mucho al engorde pero todo el conjunto me da mejor que cada una de las partes por separado. Hoy el negocio es hacer una recría e integrarlo con la exportación", subrayó.

El forward ganadero, una opción

Sobre la asistencia que podría recibir el productor ganadero para apuntalar su actividad y saltar los inconvenientes que pudiera arrastrar de los años malos que vivió últimamente, Raúl Milano, director ejecutivo de Rosgan, recordó que en el ámbito de la Bolsa de Comercio de Rosario está funcionando hace tres años el foward ganadero y adelantó que se está a punto de poner en marcha el warrant para el sector.

"Sabemos que lo único que va a traccionar a la cadena es que el sector vuelva a la exportación lo más rápidamente posible. Para eso se necesita acortar el tiempo entre ese novillo pesado que hoy no está, que bajó a la mitad y Argentina tiene 2 millones. Pero cómo hacemos para producir un novillo pesado con el productor que está funcionando y vende en 4,20 pesos. Hay instrumentos, el foward ganadero que se constituyó en la Bolsa de Comercio hace tres años, que es la compra a futuro con entrega de mercadería", señaló Milano.

Financiamiento. El referente del Rosgan dijo que el foward ganadero se está tramitando con el Banco Nación para que aparezca el financiamiento y la aparición del novillo pesado. "Alguien que está produciendo tiene que tener la certeza de que lo va a poder vender a valores razonables de mercado, con un compromiso", puntualizó.

Por otra parte, recordó que el warrant hace 103 años que la agricultura lo tiene y la ganadería no. "Este es un sector que tiene muy poco financiamiento y es importante construir los elementos de garantía para que se pueda realizar. ¿Cómo no va haber este instrumento? Este es un sector que tiene muchísimo por hacer, que en otros sectores hace bastante que se hicieron. Desde la Bolsa estamos llevando propuestas concretas que apuesta a un camino con la certeza que van a venir", subrayó el director ejecutivo del Rosgan

Comentarios