Feedlot: como controlar el estrés

• Un especialista de Cargill Premix aconseja atender aspectos de la dieta del ganado para evitar la mortalidad en el corral

¿Qué aspectos tener en cuenta en el momento que llegan los animales al feedlot? Pablo Guiroy, PhD y especialista en Nutrición Animal de Cargill Premix & Nutrición, alerta sobre el impacto del estrés. Es por eso que además de algunos factores ambientales y de manejo, recomienda tener en cuenta la dieta, ya que puede marcar una gran diferencia en performance, índices de mortalidad y morbilidad. "La incorporación de ciertos ingredientes no sólo ayuda a combatir los efectos del estrés sino que disminuye el riesgo de contraer enfermedades y estimula la ganancia de peso", aseguró.

La transición entre el ambiente de origen del ternero y su arribo a un engorde a corral (feedlot) es el momento de mayor estrés en su vida. La separación de su rodeo, y de su madre en particular, privación de alimento y agua durante el transporte y/o tiempo en remate feria, fatiga y deshidratación, trabajos de manga, nuevo orden social, exposición a patógenos, etc. son todos elementos de estrés experimentados por los terneros recién llegados a un feedlot.

"El problema es que este estrés de origen debilita su sistema inmunológico (baja las defensas), lo que sumado a un nuevo ambiente y a una nueva _y muchas veces desconocida alimentación_ aumenta el riesgo de que el animal contraiga enfermedades. Si a eso le sumamos polvo o barro, o inclemencias del tiempo (lluvia, llovizna, frío o calor) aumenta más todavía la posibilidad de contraer enfermedades, sobre todo respiratorias (Complejo Respiratorio Bovino o CRB)", especificó el especialista.

Al CRB se le atribuye en Estados Unidos el 75 por ciento de la morbilidad y el 50 por ciento de la mortalidad de los animales en feedlot siendo, por ende, la enfermedad de mayor impacto económico. En Argentina sucede algo similar, máxime teniendo en cuenta que gran parte de los terneros arriban a corrales de engorde en los meses de otoño/invierno, con días propicios para el desarrollo de esta enfermedad (cortos, con marcada amplitud térmica, húmedos y con precipitaciones).

"El impacto económico del CRB no es sólo por el costo del tratamiento de animales enfermos, sino principalmente por la reducción en ganancia de peso y conversión de los animales que la padecen, tanto en forma clínica como subclínica. Ya sea que los animales enfermos se dejen en engorde por más días _para alcanzar el objetivo de peso final_ o se vendan con menos kilos finales, el perjuicio económico ya está hecho", indicó Guiroy.

¿Qué se puede hacer ante el problema del estrés al arribo? El especialista en nutrición dijo que si no se puede controlar la causa del estrés porque está fuera de nuestro alcance se debe enfocar en manejar el efecto. Es decir, apuntar a restablecer las condiciones normales del animal a nivel mente, rumen y tejidos.

1. Quitarles el miedo al nuevo ambiente, ofreciéndoles agua fresca y limpia y familiarizándolos con el comedero a través de alimentos conocidos, de aroma y sabor agradable, visualmente identificables, como puede ser un heno de buena calidad. Un corral donde puedan descansar tranquilos, de buen piso y alejado de los típicos factores que causan estrés o alarma en el animal (movimiento de gente, ruidos, etc.)

2. Restablecer las condiciones normales del rumen con una dieta balanceada, alimentando las bacterias con energía, proteína, y minerales. Se recomienda combinar distintos ingredientes, ya que todos tienen sus puntos positivos y negativos.

3. Restablecer las condiciones normales de los tejidos. Los terneros al arribo tienen requerimientos nutricionales específicos. Requieren electrolitos rehidratantes (sodio y potasio) para los tejidos. Vitaminas A, D, del grupo B, y especialmente vitamina E que estimula el sistema inmunológico. Micro-minerales como el cobre y zinc para restablecer aquellos que se pierden durante el estrés y que son piezas estructurales del sistema inmunológico. La dieta de recepción puede, y debería ser formulada y fortalecida con estos nutrientes específicos.

El manejo y la nutrición son claves para lograr los objetivos: mantener el animal sano, con consumos de alimento controlados y progresivamente mayores que acompañen cambios de dieta de recepción a dieta de terminación. Una buena recepción se traduce en una rápida y mejor adaptación a la nueva alimentación y ambiente, y mayores ganancias de peso y conversión en toda la etapa de engorde.

venta minorista.

Comentarios