El uso de semilla fiscalizada se redujo y reabrió el debate sobre una nueva ley

• El Instituto Nacional de Semillas prevé que en esta campaña sólo un 30 por ciento serán variedades legales. Creció el control

En esta campaña volvió a caer el uso de semilla fiscalizada. El año pasado los productores se habían entusiasmado y se lanzaron a comprar más variedades, pero la curva ascendente se detuvo y fue a la baja, tras llegar a un 35 por ciento de uso de productos fiscalizados durante la campaña 2016/17, durante el nuevo período el Instituto Nacional de Semillas (Inase) prevé que la cifra se ubicará en torno al 30 por ciento.

Ante el cambio de tendencia, el presidente del Inase, Raimundo Lavignolle, hizo hincapié en el plus de rendimiento que brinda la semilla fiscalizada. "Los productores nos dicen que hay un diferencial de rendimiento, con la misma tecnología, respecto a parientes que siembran alambrado de por medio", destacó en un intento por desincentivar el uso de la bolsa blanca.

Durante su paso por Rosario para participar de una jornada de actualización que el Inase organizó junto a la Cámara Argentina de Semilleros Multiplicadores (Casem) y el Colegio de Ingenieros Agrónomos de Santa Fe (Ciasfe) II Circunscripción en la Bolsa de Comercio de Rosario, Lavignolle destacó que aunque el incremento de uso de semilla fiscalizada "no fue tanto, se logró revertir la tendencia de cada vez menos".

"En soja hubo un leve aumento de acuerdo al informe de las dos últimas campañas. No será tanto pero el cambio en la pendiente de la curva es un signo favorable. En trigo ocurrió lo contrario, hubo una gran compra de semillas la campaña pasada y no se vio reflejada este año en la misma magnitud. Vemos que se venía de campañas cada vez con menos siembra, incluso había falta de disponibilidad de los propios productores. Cuando no hay calidad de grano tampoco lo hay de semilla y no había para cubrir el incremento de superficie. Esta campaña hubo menos compra de semilla fiscalizada. En soja estamos en un 20 por ciento y en trigo un 10 por ciento más, llegamos a poco más del 35 por ciento y este año casi el 30 por ciento de uso de semilla fiscalizada", detalló el titular del instituto.

Para hacerle frente a la batalla contra la semilla ilegal, desde el Inase salieron a reforzar los controles y con esta nueva ofensiva aumentaron notablemente las multas. Mientras que durante todo el año pasado se aplicaron sanciones por 1,7 millón de pesos, durante el primer semestre de 2017 ya se labraron sanciones por 6,5 millón de pesos.

"Tal vez esté faltando entre todos los actores asumir la responsabilidad de las acciones que uno tiene. Si todo el sector hace un cambio de cultura y trabaja más en la legalidad y no en la ilegalidad, las consecuencias van a ser muy grandes. Gracias a las acciones del Inase este año detectamos 20 veces más semilla ilegal que el año pasado y las sanciones son muchas más severas. La gente va a tener que comprender que hay que trabajar en la legalidad, y ese es el verdadero desafío, lograr un cambio cultural en todos los actores de la cadena y no una hipocresía de reclamar control cuando a todo el mundo le gusta vivir en la ilegalidad", puntualizó Lavignolle.

En el marco del encuentro que se desarrolló en la ciudad _donde también se presentó un software interactivo que permite ganar competitividad en la actividad de los semilleros (ver aparte)_ el presidente del Inase planteó que "el rol del semillero multiplicador es fundamental dentro de la cadena porque es quien le hace llegar la semilla de calidad al productor".

"Creemos que este rol hay que jerarquizarlo, coincidimos con Casem en ese sentido que trabaja para que el productor vea la importancia de que adquiera semilla de calidad. Con eso ganamos todos. La actividad de hoy nos permite brindar información actualizada sobre lo que trabaja el Inase y también palpar el pulso del sector y ver las necesidades, las inquietudes para nosotros poder actuar y brindar las herramientas para que el sector se desarrolle", dijo.

También aseveró: "Creo que tiene que haber muchos más semilleros multiplicadores y tiene que ser una industria que se desarrolle a lo largo y ancho del país. Genera trabajo genuino, con valor agregado, porque no es lo mismo producir grano que semilla por más que a veces no se vea la diferencia".

El presidente de Casem, Raúl Pagnoni, se mostró a favor de que "el 20 por ciento de los grandes usuarios que siembra el 80 por ciento de la tierra tengan la obligación de adquirir bolsa de todas las compañas de primera multiplicación".

Mientras que "el 80 por ciento de los productores que siembran sólo el 20 por ciento de la superficie tengan la posibilidad de uso propio y beneficios impositivos como los que hay en Uruguay", donde el valor de la compra de semilla se descuenta una vez y medio en el impuesto a las ganancias.

LEY DE SEMILLAS. Justamente sobre la posibilidad de que finalmente salga a la luz una nueva ley de semillas, uno de los temas que más inquieta al sector y a toda la cadena semillera, Lavignolle dijo que "por parte del Ministerio (de Agroindustria) se está esperando el resultado del diálogo que se propuso en la mesa que se formó con representantes de los productores y del sector semillero ante de tomar cualquier acción".

"Si hay algún acuerdo previo va a facilitar la decisión que se tenga que tomar. Hoy hay gran acuerdo en cuatro puntos fundamentales: que tiene que haber mayor desarrollo tanto del germoplasma como de tecnología, que la tecnología hay que pagarla y que se pague en la semilla, que el control lo tiene que hacer el Estado y un Inase más fortalecido para poder hacer esos controles", dijo.

Por otra parte, indicó que "son los pilares básicos para poner en la nueva ley de semilla".

"Ahora se está discutiendo la letra fina, quién paga y quién no paga, cómo se va a pagar, cómo se va a regular el pago. En función de ver cuál es el grado de acuerdo en la mesa de diálogo vamos a poder actuar", detalló el funcionario.

El presidente de Casem habló sobre los cambios en la ley de semillas que están en discusión y propuso que si finalmente la opción es modificar la legislación actual se deberían "definir bien todos los actores de la cadena, crear obligaciones y derechos y replantear quiénes integrarán el directorio tanto del Inase como de la Conase" y pidió mayor participación de Casem y todos los nuevos actores de la cadena.

el pago de la tecnología. Sobre el valor tecnológico, el titular de Casem destacó la importancia de que las patentes se cobren en la bolsa de semilla. "El pago de regalía al obtentor debe contemplar un criterio de integralidad, es decir que dicho canon al que esté obligado el usuario de la semilla incluya el pago del germoplasma y el aporte de biotecnología que contenga la variedad, previo a su comercialización", señaló Pagnoni, quien destacó que este año la entidad cumple 25 años y en ese marco celebró el crecimiento que tuvieron los semilleros multiplicadores, al tiempo que anunció que Casem se expande y esta por adquirir nuevas oficinas para brindar un mejor servicio a sus asociados.

Además, desde Casem se instó a la puesta en marcha de un sistema abierto en donde los semilleros multiplicadores _que en el país son unos 800_ puedan tener libre acceso a la multiplicación de las variedades que los criaderos lancen al mercado.

Lavignolle insistió con esperar a ver cuál es el acuerdo, los resultados del diálogo. "Cuando las cosas salen con diálogo y consenso después es mucho más fácil y fluido todo lo que tiene que salir. Los sectores se tienen que poner de acuerdo. A nosotros nos compete lograr el mejor sector semillero, dinámico y fuerte para la agricultura que la Argentina tiene. Lo bueno de hoy es que se trabaja sobre la base del dialogo", subrayó.

No obstante, Pagnoni se mostró más a favor de que la autoridad nacional lleve adelante el cambio en la ley, porque cada sector tiene intereses económicos encontrados y "la ley debe equilibrar para que subsistan todos los sectores y en beneficio del país".

"Si se hubiesen dictado resoluciones hasta podríamos seguir con la actual ley, que es prácticamente una copia de la alemana que tiene infinidad de resoluciones que ayudan aggionarse al momento que está transitando y eso es lo que nos faltó a nosotros", destacó quien destacó que por ejemplo con la Afip no se puede "ni hablar" sobre la posibilidad de igualar IVA cereal/semilla y eso sería "muy beneficioso para el uso de semilla legal".

También participó de la jornada el secretario de Agricultura de Santa Fe, Marcelo Bargellini, quien resaltó que los semilleros multiplicadores tienen por delante la tarea de "producir material genético nuevo, de calidad y con seguridad en origen".

"Tenemos la soja como cultivo en la cabeza, pero como Estado tenemos que jugar diferente y volver a la rotación, planteos con ganadería", señaló el funcionario provincial.

La presidenta de Ciasfe, Griselda Rocuzzo, también resaltó el objetivo común junto a los profesionales que representa de "cuidar la calidad de la semilla y coordinar la incorporación de tecnología actual".

Comentarios