El informe del Usda mete presión a los precios

• El organismo estadounidense mantuvo su estimación de cosecha para Argentina en 57,8 millones de toneladas

Los productores aguardaban con especial interés el informe del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (Usda), las expectativas estaban fuertemente puestas en saber si las perspectivas granarias podría continuar la escalada de precios o si los nuevos números pondrían un freno a la tendencia alcista. Finalmente se supo que la producción norteamericana ha sido incrementada por encima de las expectativas del mercado. La variación responde a un aumento del área sembrada de 40 mil hectáreas y rindes levemente superiores a los esperados, que se mantuvieron sin cambios con respecto al mes anterior.

De esta forma, sobre mediados de semana los futuros de soja finalizan en baja producto de una producción mayor en Estados Unidos relevada por el Usda y temperaturas más bajas previstas para el Medio Oeste de este país.

El Usda sorprendiendo al mercado, elevando su pronóstico para la cosecha norteamericana 2017/18 a 115,94 millones de toneladas (por un aumento en la proyección de las hectáreas totales cosechadas), superando las previsiones del mercado y siendo 136.000 toneladas más alta que su estimación de junio.

A pesar de que los stocks finales para Estados Unidos se recortaron por parte del organismo, esto ya estaba descontado por el mercado, lo que se pudo ver en las últimas sesiones alcistas en el mercado de Chicago.

En Estados Unidos el mayor ajuste vino por el lado de los stocks 16/17, los cuales se recortaron en mayor medida que lo esperado por los analistas. El motivo es el aumento en la estimación de las exportaciones, que alcanzaría un nuevo récord. Este recorte lleva a que se proyecten menores inventarios finales para el ciclo 17/18, aunque continúan siendo los mayores de los últimos 10 años.

A nivel mundial el ajuste más destacado es la suba de 2 millones de toneladas. En la estimación de producción de Brasil, donde la cosecha alcanzaría las 114 millones de toneladas. Sin embargo, se recortaron las exportaciones de dicho país en 2 millones de toneladas. Para Argentina la estimación de cosecha no se modificó, manteniéndose en 57,8 millones de toneladas, levemente por encima de lo estimado por las bolsas locales.

Ante estos datos bajistas se contrapone una mayor estimación de la demanda de China, que alcanzaría un nuevo récord de 94 millones de toneladas, es decir 1 millón más que lo informado en junio.

Estos ajustes en el balance mundial llevaron a que el Usda elevara los stocks mundiales del ciclo 17/18 en 1,3 millones de toneladas. respecto de junio. Los inventarios resultaron 1,4 millón de toneladas superiores a los esperado.

Con estos números sobre la mesa promediando la semana los granos se mostraron a la baja tanto en el mercado internacional como en la plaza local.

El último informe del Centro de Agronegocios de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Austral, elaborado por el profesor Dante Romano, señala que los fondos especulativos en Chicago fueron sorprendidos con una posición neta vendida en un mercado climático alcista. "La toma de ganancias que se precipitó empujó los precios al alza, y como los pronósticos no mejoran, el proceso se retroalimenta", se enfatizó.

En ese sentido, puntualizó que es importante no ponerse alcista en forma empedernida. Estos pronósticos climáticos, que hoy abarcan hasta el 20 de julio, pueden cambiar rápidamente, y si lo hacen la capacidad de recuperación de los cultivos es importante.

En el plano local, ya con las fijaciones del 30 de junio terminadas, desde la Austral indicaron que se podía esperar que los precios disponibles se acercaran más a los futuros. Esto no fue tan así, sigue habiendo un diferencial de precios elevado entre el disponible (u$s243/tt) y noviembre (u$s258/tt), que nos lleva a recomendar postergar las ventas.

"Pero más allá de eso, lo cierto es que la suba que viene acumulando Chicago no se trasladó al mercado local. Sin embargo los valores van llegando a niveles que son disparadores de venta, y viendo la volatilidad climática, no es recomendable dejarlos pasar sin más. La posición de cosecha nueva marca precios que también se empiezan a entonar, pero aquí la idea es ser más precavidos, ya que falta mucha agua correr bajo el puente para el ciclo 2017/18", indica el informe.

En rigor, desde la Austral plantearon que habrá que ver además del clima en Estados Unidos, la demanda y el mercado climático Sudamericano. Igualmente es importante definir un valor objetivo, y comenzar a tomar posición cuando el precio lo alcanza. En muchos casos ese valor para soja está entre u$s250 y 260/tt y en maíz en u$s150/tt, cuando abril cerró en u$s159/tt y julio en $154/tt", subrayaron.

El trigo merece renglón aparte. En el exterior el mismo se debocó la semana pasada, dejando un GAP alcista, esto es una zona de precios sin recorrer al mínimo del día estar por encima del máximo del día previo. Pero esta semana el trigo entró en toma de ganancias tratando de cubrir el GAP.

El informe señaló que si bien la suba tiene un sustento en problemas climáticos con el trigo de primavera en Estados Unidos y en otros países como Australia, Europa del Este y ahora Ucrania, lo cierto es que los stocks son inmensos. La explicación de la suba viene porque esta situación tomó a los fondos especulativos muy vendidos, y tuvieron que salir a cancelar posición recomprando.

El precio del trigo en Argentina en tanto se quedó muy atrasado con respecto al precio de Chicago. En gran parte esto se debe a que las subas en Chicago dejaron a Estados Unidos muy caro frente a otros países, porque la suba está muy centrada en aspectos puntuales de ese país, y en una cuestión especulativa. Esto no es el caso de Argentina. Igualmente el desfasaje es grande, indicaron

BALANCE. A modo de síntesis, desde la Universidad Austral observan pocas novedades en los mercados de granos, pero con los cultivos de maíz y soja iniciando la floración, el hecho de que se mantenga un pronóstico cálido y seco hasta el 20 de julio hace que los operadores se pongan nerviosos y el mercado reaccione a la suba, especialmente con fondos especulativos vendidos que compran para proteger sus posiciones.

"Desde nuestros mercados estamos siguiendo la suba de Chicago con una importante demora. Sin embargo los precios han llegado a niveles esperados por los productores locales que gatillan ventas", subrayaron.

Comentarios