Clima Extremo: "En producción, Argentina ya perdió 5 mil millones de dólares"

Cada día es más difícil, pensar en la cobertura de riesgos sobre grandes catástrofes, como las que viene atravesando el sector agropecuario, durante los últimos años. Es por eso, que el escenario actual, plantea innumerables dificultadas para abordar riesgos de mayor valor como las sequías o inundaciones. Para muchos referentes, el objetivo es avanzar por encima de las coberturas tradicionales, centradas en granizos y sus adicionales como el viento y las heladas.

Sobre esta coyuntura, el Ing. Agr. Carlos Comas, gerente de Riegos Agropecuarios y Forestales del Grupo Asegurador La Segunda, considera que –en Argentina- sigue siendo todo un desafío la implementación de seguros integrales agrícolas.

"Es interesante remarcar que en nuestro país, el 96 % de las primas que se generar en el sector agropecuario corresponden a granizo, vientos y heladas. Solo un 2 % pertenecen a los seguros multirriesgos que se dan en grandes explotaciones, dispuestas a abonar una prima del 10 % aproximadamente", reconoció Comas.

Este especialista, entiende que el sistema es muy costoso para cualquier explotación o economía, salvo que se empiecen a evaluar las coberturas que utilizan muchos países del mundo, que parten de una intervención público privada, con un Estado protagonista. "Es decir, la quita de impuestos, subsidios a las tasas de primas, y la búsqueda a un acceso certero a todos los seguros considerados catastróficos".

Comas, anticipó -a este medio- que nuestro país está evaluando diversas alternativas, consultando fuentes internacionales y tratando de considerar de donde se debería sacar el dinero, para amparar un esquema con subsidios.

Al mismo tiempo, resaltó que el problema no pasa por constituir un fondo de asistencias a eventualidades climáticas, sino por discutir cómo responden todas las cadenas productivas para llevarlo adelante.

Este experto, insta a partir del principio de solidaridad; entendiendo que todos los productores agropecuarios deberían dejar una parte de sus ganancias para la constitución de un fondo, que atienda estas urgencias.

"Si todos aportan, es más fácil que el Estado ayude en una eventualidad, a aquellos productores que tienen un seguro y comprenden el concepto de ser solidario", enfatizó Carlos Comas agregando que en nuestro país, solo el 48 % de lo cultivado se asegura y en los últimos 4 o 5 años este porcentual se mantiene estancado.

LATINOAMERICA. A diferencia de Argentina, en otros países existen sistemas de subsidios y prevención ante daños graves, para las producciones agropecuarias. Sin ir tan lejos, el Mercosur y otras naciones de América han implementado programas valiosos para los segmentos productivos. Chile está a la vanguardia, le sigue Brasil con subsidios de hasta el 60 % de la prima para coberturas multirriesgos. También México, se destaca con una cobertura para la ganadería, que es 100% subsidiada por el Estado y en participaciones menores se ubican Colombia, Bolivia y Perú.

Por estos pagos, varias provincias argentinas están pensando en los fondos anti cíclicos para apoyar a los productores agropecuarios en emergencia. Detrás, se habla de una reglamentación sobre el uso del suelo y otros aspectos que –a largo plazo- podrían cambiar la matriz productiva de varias regiones.

[Rosario, String agro]

Comentarios