China representa el 25 % de las exportaciones cárnicas argentinas

Durante el 2016, nuestro país exportó cerca de 219 millones de dólares en cortes congelados, representados por 52.700 toneladas. En lo que va del año (2017), el 25 % de las exportaciones de cortes bovinos fueron adquiridos por la República Popular China, convirtiendo este mercado asiático en el principal vínculo para la generación de divisas provenientes de la actividad pecuaria.

Argentina, participa de la mayor feria de la alimentación de Oriente, que se realiza en la ciudad de Shanghai, conocida como la capital económica de la región. La misión, está siendo motorizada por el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA) y busca lograr colocar la mayor cantidad de productos mediante la habilitación de los mercados más importantes de estos gigantes asiáticos. "Hay lugar para que sigamos creciendo. Por eso, resulta cada vez más importante nuestra participación en ferias como Sial y con una presencia histórica y significativa, teniendo en cuenta que el pabellón que ocupamos cuenta con más de 800 metros para contener a 24 empresas exportadoras", resaltó Ulises Forte, presidente de IPCVA.

Por su parte, varios empresarios reconocieron que la región asiática es la mayor compradora –en volumen- de carne vacuna y se está trabajando en la ampliación del protocolo sanitario para el envío de carne con hueso y refrigerada.

Un caso similar, sucede con Japón, otras de los países dispuestos a abrir la discusión para el ingreso de la carne argentina.

"Han elogiado el sistema sanitario nacional, avanzan en la apertura de la Carne Patagónica y reconocen todos los estándares estipulados los países libres de aftosa con vacunación", explicó Forte.

Según el IPCVA, el mercado cárnico japonés es casi una "meca" para los exportadores mundiales, ya que tienen altos valores. Han llegado a pagarle a EE. UU., una cifra cercana a los 500 pesos argentinos por kilo.

Este organismo, considera que la producción argentina no tiene forma de crecer al ritmo de las demandas del continente asiático. Un dato claro, surge al mirar hacia atrás y comprobar que hace 15 años, ninguna de estas zonas estaba en el radar de los grandes exportadores del mundo.

A priori, la oportunidad se vislumbra no solo por el amplio volumen de cortes que podrían colocarse en estos mercados, sino también, por la diversidad de productos, que podrían ser un elemento de compensación en los problemas de competitividad que tiene toda la cadena de ganados y carnes, desde hace varias décadas.

[IPCVA, String agro]

Comentarios