Argentina debe negociar mejores aranceles

El consultor ganadero, Víctor Tonelli admitió que la oferta de carne para el mercado interno se seguirá manteniendo en el nivel más alto del mundo, ya que durante el 2017 los argentinos tendremos un consumo promedio de 120 kilos por habitante por año.

El dato, desafía los índices de consumo de los EE.UU. y se ubica por delante de las proyecciones de Uruguay, que prevé una ingesta de 99 kilos de todas las carnes, por cada uno de sus ciudadanos.

Al mismo tiempo, refleja que el excedente estará alcanzando cerca de 700 mil toneladas para la exportación, donde 400 mil podrían conformarse por cortes vacunos, unas 200 mil toneladas de carne aviar o pollos y el resto será trabajado con otros productos.

"Estamos ya, frente a una máquina productora de carne que necesita –definitivamente- volver al mundo con competitividad, para que este crecimiento en la exportación no se termine transformando en un problema de sobreoferta en el mercado interno", remarcó el experto en ganados y carnes.

Al mismo tiempo, remarcó que nuestro país debe mejorar más de 30 puntos, si -de a poco- quiere entrar en los mercados internacionales. "El primero, es el control de la informalidad, ya que no es posible llegar al mundo de esta manera. Es decir, no se puede exportar sin tener cumplimento impositivo, laborar y previsional. Tampoco sin un exhaustivo control sanitario y eso no solo comienza con la carne bovina, sino que también, vincula a los cortes de cerdos, pollos, ovinos y otras carnes alternativas".

Según el analista, el segundo punto de importancia se relaciona con el nivel de eficacia que se consiga en las recientes negociaciones internacionales. "No basta con entrar. También es necesario negociar mejor los aranceles y las cuotas, para estar en igualdad de condiciones que los competidores internacionales. Si bien Argentina hoy tiene a China como su principal comprador y participa en el 40% del volumen exportado, el inconveniente se genera con el arancel de 15 al 21% que nuestro país debe abonar para ingresar a la casa de este gigante asiático. Está claro, que los líderes del mercado como Australia llegan sin pagar aranceles y mantienen una competitividad con eje primordial de la permanencia".

MENOS CARGAS. Tonelli, remarcó que el impuesto al cheque no puede continuar de la forma que se viene aplicando, porque resta capacidad de competencia y en un esquema donde es necesario bancarizar todas las operaciones, esta carga debería quedar como un crédito fiscal para aplicar a otros impuestos.

El empresario, pidió que se aceleren los plazos para otorgarle competitividad al campo, no solo amparando la mejora de rutas, autopistas y caminos rurales, sino también, con luz, internet y telefonía a muchas regiones productivas, que no la tienen o -si está instalada- es poco efectiva e insuficiente.

[Buenos Aires, String agro]

Comentarios