Campo
Sábado 09 de Septiembre de 2017

Alerta en el sector por la aparición repentina de roya amarilla en trigo

El cultivo, que se desarrolla en ambientes con exceso de agua, fue tomado por sorpresa. Se registró una rápida penetración en la zona.

Los productores agropecuarios están en alerta por aparición repentina de roya amarilla en trigo. El último informe de la Guía Estratégica para el Agro (GEA) de la Bolsa de Comercio de Rosario detectó problemas en el sur de Santa Fe y el norte de Buenos Aires. En buena parte de esta área, los trigos se están desarrollando en "humedales" y las altas temperaturas invernales ponen el ambiente a punto para que exploten las enfermedades.

Con un 30% de los trigos en encañazón, las esporas de royas y mancha amarilla colonizan la región. "Nunca vimos un ataque así tan de golpe", advirtieron y alertaron que en cuestión de días, el avance hizo necesario controles inmediatos.

"El cultivo fue tomado por sorpresa, con un rápido asalto de apenas una semana. El sur de Santa Fe y norte de Buenos Aires están en alerta por la rápida intrusión de roya estirada. Los ambientes en los que se están desarrollando los trigos rebosan de agua. Las temperaturas, que por segunda semana mostraron máximas de 25 a 30 ºC, brindan un ambiente ideal para el avance de las enfermedades. Los ingenieros que colaboran con la GEA instan a productores y técnicos a revisitar los lotes porque se pueden encontrar con esta sorpresa. Teodelina, 9 de Julio, Carlos Casares y Lincoln están en el foco por la alta incidencia de roya estriada o amarilla", indicaron desde la GEA.

En tanto, la cuestión climática sigue dando qué hablar. "Se siguió profundizando la polaridad de las lluvias entre el sector oriental de Buenos Aires y Córdoba, que ya se venía expresando en julio. En Marcos Juárez, una de las más beneficiadas por las precipitaciones en Córdoba, ha recibido solo 35 mm en el mes. La desigual distribución de lluvias de agosto genera panoramas distintos, pero que terminan bajando la condición de los trigos", precisaron.

Por los excesos de agua y por su falta, los cuadros agrupados como muy buenos a excelentes pasaron de un 70% al 55%. Los de condición buena son ahora el 20% (una semana antes eran el 7%). Los regulares suben dos puntos al 20%. Los malos permanecen cuantificados con un 5%.

En tanto, arrancó la siembra de maíz postergado por el agua. Sin embargo, en el norte de Buenos Aires y el extremo sur de Santa Fe el arranque está limitado por los excesos de agua. La falta de piso relega la siembra para mediados de septiembre. Por el contrario, en el oeste de Córdoba y centro-sur de Santa Fe, es la falta de agua la que no permite el comienzo de la implantación. Se necesitan entre 15 y 20 mm que humedezcan los primeros centímetros del suelo y pongan en verde la largada de la siembra. La campaña promete implantar 1,03 M de ha, un 3% más que el año pasado. Los maíces de segunda podrían sumar más lotes a la campaña.

Campaña. Por su parte, el Sistema de Estimaciones Agrícolas del Centro - Norte de la Provincia de Santa Fe que elabora la Bolsa de Comercio de Santa Fe y del Ministerio de la Producción de la provincia apuntó que no se registran grandes problemas en la marcha de la campaña 2017/2018 y destacó que transcurre a buen ritmo su siembra".

"Semana con distintos escenarios climáticos, con inestabilidad, precipitaciones, días nublados y soleados. Temperaturas medias diarias que fluctuaron de bajas, medias a altas, porcentajes de humedad medios a altos", señalaron.

El informe apunta que los registros pluviométricos fueron variados, siendo el área con mayor impacto la de los departamentos General Obligado y San Justo, con montos pluviométricos que oscilaron entre los 30 y 45 mm. En el resto del área los máximos fluctuaron entre 4 y 15 mm, con diferentes grados de cobertura.

"Las características ambientales mencionadas, permitieron el desarrollo sin inconvenientes del trigo en sus distintas etapas fenológicas, la siembra, germinación y desarrollo del girasol y del cultivo de maíz de primera. La condición sanitaria que se presentó hasta esta fecha en los cultivo fue buena y con muy baja presión, ante lo cual deberían realizarse las tareas de seguimiento y monitoreo", indicaron.

En tanto, los pronósticos prevé condiciones climáticas inestables con altas probabilidades de precipitaciones de variada intensidad, en particular en el área centro norte se registraría el mayor impacto. Posteriormente y hasta el final del período, se prevé una situación de estabilidad climática con baja a nula nubosidad y temperaturas medias. Las temperaturas medias diarias fluctuarían entre mínimas de 09 a 19º y máximas de 15 a 29º. Las previsiones climáticas descritas condicionarían la realización de las diferentes actividades en los distintos sistemas productivos.

Al norte. Específicamente respecto al trigo, ante las condiciones ambientales de la semana y lo enunciado con respecto a la presencia de "roya amarilla", se han realizado controles rápidos y puntuales, particularmente en algunas variedades. Dicha situación en el área triguera fue hasta la fecha de bajo porcentaje. Los monitoreos de las parcelas deberían realizarse constantemente, evaluando cada situación y considerando las estrategias a seguir de acuerdo al grado de avance y de afectación.

Desde la entidad santafesina advirtieron que la disponibilidad de agua útil en los suelos y en los perfiles, continuó siendo óptima, en casi toda el área, permitiendo un normal desarrollo. Un pequeño sector oeste del departamento 9 de Julio, manifestó un pequeño déficit hídrico en los primeros centímetros de suelo, situación que se espera revertir en los próximos días ante las probabilidades de lluvias en el área.

En cuanto al estado sanitario, se observaron buenas condiciones en general.

Un 80 % de los cultivares presentaron estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes, un 15% estado bueno y el 5 % estado regular.

El maíz de primera, por su parte, presenta condiciones ambientales registradas en la semana, con muy buena disponibilidad de agua útil en la cama de siembra y temperaturas no tan bajas, permitieron que el proceso de siembra avance con normalidad y a ritmo constante, particularmente en toda el área de influencia de las cuencas lecheras.

El grado de avance en la siembra hasta la fecha fue del orden del 25%, representando aproximadamente 19.620 ha de la superficie total bajo intención de siembra para este ciclo campaña 2017/2018, de 78.500 héctareas, según indicó el SEA.

Comentarios