La ciudad
Miércoles 03 de Agosto de 2016

Cambios de trayecto, refuerzos en puntas de línea y ahora, cámaras en ómnibus

Presentaron oficialmente el sistema de videovigilancia a bordo; un intento por atemperar los problemas de inseguridad.

Para paliar la inseguridad, los colectivos urbanos apelaron a cambios de recorridos, sumaron personal en las puntas de línea y ayer, tal como anticipó La Capital el domingo, se presentó el sistema de videovigilancia a bordo.

El sistema apunta a tener una capacidad de respuesta de entre 5 y 7 minutos ante cualquier hecho vandálico que se produzca sobre el colectivo.

En esta primera etapa las cámaras se instalaron en 50 unidades de transporte urbano. El objetivo es colocarlas en 150 en el corto plazo, con una inversión de 20 millones de pesos. En los pliegos del futuro sistema está previsto que tengan cámaras los 700 colectivos del sistema.

Si bien estaba previsto comenzar a colocarlas en abril pasado —la licitación se realizó en septiembre de 2015 y se adjudicó a Crayon Web—, los ajustes técnicos en la implementación llevaron más tiempo, explicaron funcionarios y desde la empresa encargada de llevar adelante el proyecto.

La medida fue bienvenida por el gremio. Desde la Unión Tranviaria Automotor (UTA), Sergio Copello evaluó como positiva la instalación de los equipos, y consideró que es un elemento más para intentar reducir los problemas de inseguridad que viven a diario los conductores y pasajeros, sobre todo en algunas zonas más "calientes" de la ciudad.

En los últimos días una nena de 7 años terminó con heridas leves debido a que desconocidos apedrearon el colectivo. También hubo robos en distintas unidades en determinadas zonas de la ciudad. Esta conjunción de hechos llevó a la Municipalidad a suspender algunos servicios por pedido gremial. Pero el reclamo de los ciudadanos que se quedaron a pie obligó a reponer los servicios.

Los coches equipados con cámaras estarán afectados al horario de 22 a las 5. La incorporación de esta tecnología de forma masiva no está exenta de las limitaciones que tiene la ciudad en materia de infraestructura de telecomunicaciones para la transmisión de video en streaming.

La falta de inversión en tecnología 3G y 4G irán complejizando las posibilidades para futuros proyectos de videovigilancia en esta u otras áreas.La presentación tuvo ayer una muestra "en vivo" del uso de las cámaras ubicadas sobre el asiento del chofer, encima de panel central del frente de la unidad (arriba del parabrisas) y mirando hacia la puerta trasera.

El sistema grabará permanentemente todo lo que ocurra a lo largo de los recorridos, pero las imágenes sólo aparecerán en las pantallas de las centrales de monitoreo si el conductor decide accionar un botón de pánico.

La transmisión de las imágenes captadas por las cámaras podrá realizarse en siete terminales: dos a cargo del Ente de la Movilidad (EMR), otras dos en la central provincial de monitoreo (en Gobernación) y tres terminales para cada una de las concesionarias del servicio público (Semtur, La Mixta y Rosario Bus).

En tanto, a los fines de prevenir un delito, será la terminal del sistema 911 la que podrá enviar a la policía; desde el resto, los operadores deberán comunicarse con la central para solicitar auxilio. La tecnología servirá para dar una respuesta más rápida ante un hecho de inseguridad o un accidente.

Las imágenes se irán descargando en un punto wi-fi cuando el coche ingrese a la punta de línea. Entonces, se bajará todo el recorrido en un servidor, que estará conectado a un data center de la provincia. Todo, para dar pelea a la inseguridad.

Descartan subir policías a bordo

La intendenta Mónica Fein consideró ayer que "es bastante complicado" subir efectivos policiales sobre los colectivos. "Creemos que esta herramienta (por las cámaras de videovigilancia) es la adecuada y la vamos a poner en funcionamiento desde ahora. La próxima flota que vamos a tener nos permitirá tener esta tecnología en todos los colectivos, y actuar con rapidez si se produce algún problema en la unidad", destacó.

Comentarios