Edición Impresa
Miércoles 19 de Agosto de 2015

Cambiar la AFA sin que sea un show

¿En la AFA el gran problema es que el opositor se llama Marcelo Tinelli (con la fuerza de su armado Showmatch) o que su nombre se imponga y desbanque a los “descendientes” de Don Julio?

¿En la AFA el gran problema es que el opositor se llama Marcelo Tinelli (con la fuerza de su armado Showmatch) o que su nombre se imponga y desbanque a los “descendientes” de Don Julio? ¿Si el candidato para quedarse con ese sillón presidencial que tanto atrapa a los argentinos (futboleros al máximo) fuera cualquiera de los titulares de los clubes afiliados se hubiesen producido tantas discusiones? ¿El punto y coma que aparece como mojón decisivo en la interpretación del artículo 50 del reglamento puede inclinar la balanza para un lado u otro? Es todo lo que pasa (no el “Todo pasa” del anillo de Grondona) en una previa pensando en elecciones que por calle Viamonte ninguno vivió, porque hace 36 años (1979) Julio Grondona no ganó por elecciones ni su antecesor Alfredo Cantilo (76/79), porque eran tiempos de dictadura. Y porque durante la era grondonista sólo el ex árbitro Teodoro Nitti se le opuso en 1991 y perdió 39 a 1, mientras que en la última (en 2011) cuando Daniel Vila (entonces presidente de Independiente Rivadavia de Mendoza) se opuso no lo dejaron ni entrar a la AFA. Esta vez, tras un año de interinato de Luis Segura (ladero de Grondona), sí habrá elecciones. Y si existe tanto recelo para abrirle las puertas a Tinelli es que tiene serias chances de ganar. De ocurrir esto, lo importante será que no sea un show sino un cambio que se necesita.

Comentarios