Central
Lunes 03 de Octubre de 2016

Camacho y sus goles a Arsenal: "Siempre me gustó pegarle desde afuera"

Camacho habló con Ovación tras los dos goles ante Arsenal. "Convertir siempre da confianza", dijo el uruguayo

Camacho habló con Ovación tras los dos goles ante Arsenal. "Convertir siempre da confianza", dijo el uruguayo

"Siempre me gustó pegarle desde afuera". Washington Camacho se confiesa con Ovación. Al día siguiente de la goleada ante Arsenal, el volante ofensivo acepta el ida y vuelta con este diario. Ya "más tranquilo" y quizá "más en frío", pero advirtiendo que "la sensación es la misma" con la que se retiró del Gigante el sábado, después del doblete que marcó con sendos zapatazos desde afuera del área. Que se sumaron a aquel bombazo que clavó en el encuentro con Patronato. Casualidad o no, los tres goles que anotó el uruguayo los hizo en condición de local (ante Defensa y Justicia no estuvo por lesión). Un plus en su corta estadía en Arroyito. Y es lo que está disfrutando. Entre sus afectos, en Rosario, ya que "Montevideo me queda un poco lejos para ir viajando los fines de semana".

Hasta aquí asistencia perfecta en la red en los dos partidos que disputó en el Gigante. Por eso la consulta sobre si tenía en el radar (se suponía que sí) cuál era el próximo compromiso que el Canalla tendrá en Arroyito. No hizo falta ni siquiera orientarlo en el tema.

"Por supuesto que sabemos que el clásico es un partido hermoso, de hecho la gente el sábado se acordó muchísimo, lo que hace que uno ya lo vaya sintiendo", sentenció Camacho, quien a pesar de esa sentencia apuntó que "en nuestra cabeza sabemos que primero está el partido contra Estudiantes, de visitante, donde todavía nos está costando un poco. Va a ser una muy buena oportunidad para ganar y seguir agarrando confianza de cara al partido por Copa Argentina y el clásico. Le erraríamos si nos ponemos a pensar ya en el clásico sabiendo que antes tenemos partidos muy importantes".

—¿Qué te dejó el partido en lo personal?

—En lo personal quedé muy contento porque el hecho de volver a convertir es lindo y sirve para agarrar confianza. Una de las cosas que esperaba cuando llegué a Central era tener más continuidad, poder jugar y desde ese lado lo estoy disfrutando muchísimo y me estoy sintiendo muy cómodo.

—Jugaste dos partidos en el Gigante y en ambos convertiste. Eso desde la confianza debe aportar muchísimo.

—Ni hablar. Es algo lindo poder convertir y que la gente lo pueda disfrutar me pone contento. En lo personal disfruto porque son momentos que uno tiene que aprovechar porque no se dan todos los días.

—Una de las características que mostraste fue el remate de media distancia. ¿Es algo que potenciaste en Central o que traías ya de Defensa y Racing?

—Siempre me gustó pegarle desde afuera, incluso en el fútbol uruguayo, donde la mayoría de los goles habían sido de larga distancia. A veces uno va perdiendo eso de pegarle de lejos, generalmente por la falta de confianza cuando las cosas no salen. Pero acá tuve la suerte de que en las primeras veces que probé pude marcar. Todo eso es lo que te da más confianza para seguir probando.

—Montoya dijo más de una vez que había un pedido especial por parte del técnico de pegarle desde afuera. ¿En tu caso hay algo de eso?

—Sí, a todos nos pide durante la semana y en la previa de cada partido que le peguemos de afuera, pero también que lleguemos al área porque siempre queda algún rebote, alguna segunda jugada y los volantes solemos llegar libres de marca. El Chacho es un conocedor del puesto y por eso nos exige en ese sentido.

—En esta tuviste algo de fortuna.

—Seguro, pero siempre les digo a mis compañeros que le peguemos. Si no le hubiera pegado al arco la jugada no hubiese terminado en gol y al rematar, siempre y cuando uno esté cómodo para pegarle, hay chances de convertir porque siempre puede aparecer algún rebote. Además esta pelota es muy liviana, que se mueve bastante y por eso hay que probar siempre. En esta tuve un poco de fortuna.

—En una le volviste a pegar y Herrera, que estaba solo, se acercó a vos y te dijo algo.

—Sí, pero bien. Lo que me dijo fue que me fijara porque cuando amagaba a rematar los defensores achicaban y dejaban espacios para que entrara el pase. Después de patear veo eso y hago la misma lectura, por eso le dije que tenía razón, que había espacios para darle el pase al él. Pero es un segundo, en el que decido patear y después me doy cuenta de que si lo asistía se podría haber ido mano a mano.

—¿En lo personal estás conforme con tu nivel, sentís que estás rindiendo en la medida que el técnico esperaba?

—El nivel creo que lo marca un poco los goles. Cuando uno convierte se tapan muchas cosas o muestran una versión diferente. En lo personal creo que puedo dar algo más en el juego, seguir asistiendo. Siempre hay cosas para seguir sumando. Esperemos que mi nivel siga creciendo y que los goles sigan apareciendo.

—¿Lo de Arsenal fue un envión más anímico que en cuanto a puntos, teniendo en cuenta los partidos que se vienen?

—Fue un envión en todo sentido. Habíamos ido a Rafaela, donde conseguimos un empate, pero para que ese empate sirviera teníamos que ganar de local y el resultado tan amplio lo que te permite es trabajar mucho más tranquilo. Seguramente las semanas que se vienen antes de Estudiantes van a ser más tranquilas.

—Les costó un poco mostrar la mejor versión de equipo que todos esperaban. ¿Creés que están muchos más cerca del ideal?

—Lo que pasa es que hoy los partidos son muy parejos y los resultados son todos muy ajustados y es muy difícil encontrar un resultado como el que obtuvimos con Arsenal. Sí es lo que estábamos buscando porque veníamos de hacer buenos partidos en defensa, sin goles en contra, y de a poco sabíamos que íbamos a llegar cada vez más al gol. Lo del sábado fue un buen envión anímico.

—¿Tienen menos puntos de los que consideran deberían tener?

—Puede ser, pero en los partidos hay que hacer los goles y ganarlos. Por eso era tan importante este encuentro, no sólo había que jugar bien, sino también lograr los tres puntos, que es lo que a la larga te da confianza.

Comentarios