Central
Domingo 18 de Septiembre de 2016

Camacho, un escalón por encima

En el debut de titular, el volante uruguayo fue el jugador más incisivo y determinante

La inclusión de Washington Camacho fue una de las sorpresas que Coudet metió desde el arranque. Y en su primer partido de titular desde que llegó a Central sentó bases sólidas. Nada que lo ponga como indiscutible ni figurita inamovible, pero sí le hizo saber al entrenador que es una alternativa más que confiable. Es difícil encontrar en el partido de ayer una jugada maradoniana o que rompiera moldes, pero tuvo una participación activa de principio a fin, pareja. El dato destacado es que participó en casi todas las situaciones de gol que generó el Canalla. Y lo coronó con un verdadero golazo.

Desde el andarivel izquierdo, el lugar que le asignó Coudet, el uruguayo se las ingenió para hacer de las suyas, aun cuando el andamiaje colectivo esgrimía grietas o falta de consistencia. Muchas jugadas a un toque para clarificar el juego fueron el sello distintivo del volante ofensivo.

Iban apenas 5' cuando en zona de tres cuartos jugó a un toque para depositarle la pelota a Teo Gutiérrez dentro del área (el colombiano la picó y el balón se fue por encima del travesaño). Sobre los 17' Ruben lo asistió por izquierda y con mucha velocidad llegó al fondo para echar un centro envenenado que Lucas Márquez casi mete en su propia valla. Con un pase a tres dedos, de zurda y también de primera, asistió a Ruben, a quien le taparon el remate (27'). Con demasiada fuerza le salió el centro que Bordagaray no alcanzó a conectar de frente al arco (30') luego de que llegara otra vez al fondo.

Todo eso fue algo así como un presagio de lo que haría también en el complemento. Porque el pase llovido, a espalda de los defensores, que dejó a Marco Ruben mano a mano con Costa antes del gol de Montoya también fue obra del uruguayo. Fue a los 8' del complemento, tres minutos antes de prenderle cartucho y clavarla en el ángulo superior izquierdo del arquero paranaense.

Después, con las expulsiones y el reacomodamiento táctico del equipo, Camacho también tuvo que sacrificarse y bajar a marcar punta por izquierda (Villagra fue de 4), posición desde la cual se atrevió a seguir encarando y buscando campo rival. Igual, a esa altura ya había hecho todo para ubicarse por encima del resto.

Comentarios