Edición Impresa
Sábado 22 de Junio de 2013

"Calles perdidas", producción multimedia de la UNR

La nueva producción multimedia de la UNR cobra actualidad para el campo educativo, que no está ajeno a la problemática del avance del narcotráfico.

Calles perdidas, el avance del narcotráfico en Rosario” es la nueva producción multimedia de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), que en esta oportunidad desarrolla y toma un tema que preocupa a diferentes sectores y ámbitos sociales y políticos. Se presentó el martes pasado, en el aula magna de la Facultad de Derecho, con una importante convocatoria —más de 250 asistentes— de estudiantes, políticos, representantes barriales, y familiares y amigos de víctimas del narcotráfico. El formato de la investigación es conocido como Documedia. Una iniciativa que también cobra actualidad para el campo educativo, que no está ajeno a esta problemática.

El documedia está producido por la Dirección de Comunicación Multimedial, en coproducción con el Vicerrectorado de la UNR. Integra en una plataforma interactiva documentos, imágenes, periodismos de investigación y de datos. En la presentación el rector de la UNR, Darío Maiorana, y el vicerrector Eduardo Seminara destacaron el aporte de la universidad en el abordaje y la discusión de un problema que atraviesa a toda la sociedad, en un contexto signado por la escalada de violencia y homicidios en las calles rosarinas a causa del narcotráfico.

Formato narrativo. Por su parte, el director de Comunicación Multimedial de la UNR, Fernando Irigaray, y el coordinador periodístico del nuevo documedia, Marcelo Colman, hicieron un recorrido por las dinámicas de producción de estos formatos narrativos interactivos, al tiempo que mostraron las herramientas digitales utilizadas en cada uno de los nodos informativos que incluye “Calles perdidas”.

El encuentro contó con un panel de periodistas de la ciudad especializados en el tema, Sergio Naymark (Diario  La Capital), Silvina Tamous (El Ciudadano) y Daniel Amoroso (Rosario3.com), que ofrecieron su mirada sobre este fenómeno, los actores involucrados y los episodios recientes que dan cuenta del estallido de la guerra narco en Rosario.

Contenido. ¿Y de qué trata “Calles perdidas”? Tal como se describe en el portal de la UNR (unr.edu.ar) “el negocio del narcotráfico se extiende por los barrios de Rosario dejando, junto a las millonarias recaudaciones, un espiral de violencia que involucra a bandas de jóvenes armados que se disputan territorio, poder y minúsculas porciones de la ganancia. En medio del fuego cruzado entre bandas han quedado los vecinos del sur, el oeste y el norte de la ciudad”.

Se explica además que “el circuito de producción y circulación de la droga, los actores sociales involucrados, la responsabilidad policial y política y el impacto del negocio narco en los barrios son algunas de las aristas del problema presentadas en este nuevo especial multimedia producido por la UNR”.

La realidad social de este problema complejo se aborda a través de un relato que incluye recursos como videos, textos, imágenes, infografías interactivas y mash-ups de información, con entrevistas a criminólogos y especialistas en delitos complejos, así como también actores políticos y vecinos protagonistas de las historias que ocurren en las “calles perdidas” de Rosario.

Estos contenidos y análisis son desarrolladas con diferentes estrategias. Entre ellas un mapa donde se señalan las muertes en los barrios rosarinos a causa del narcotráfico y las intervenciones de la policía.  También hay un registro de fotografías de las zonas más afectadas por estas violencias.

Dónde verlo. El nuevo documedia ya está disponible para ser recorrido en el sitio de la UNR. Es de ingreso libre y gratuito, y los mismos productores se encargaron de expresar que como trabajo de la universidad pública se puede utilizar la información reunida —siempre citando las fuentes—.

El final de la presentación fue dedicado a la militante social y pastoral, Mercedes Delgado, asesinada por las balas de narcos, en enero pasado, a metros de su casa y su lugar de militancia, en barrio Ludueña.

Comentarios