Edición Impresa
Jueves 03 de Septiembre de 2015

Calidad de vida para personas con ACV

La tecnología y la ciencia ofrecen nuevas herramientas para superar el impacto de la enfermedad. Especialistas ofrecerán en Rosario una charla para el público en general y profesionales de la salud.

El hombre o mujer que sufrió un accidente cerebrovascular (ACV) se enfrenta a un desafío enorme: recuperar su vida. Y aunque sin dudas tendrá que enfrentar cambios y limitaciones, hoy la ciencia  y la tecnología suman sus conocimientos y desarrollos para que el impacto de la enfermedad no sea tan brutal, para que se abran oportunidades aun con el paso del tiempo. De esto hablarán el viernes en Rosario profesionales de la neurología que traerán las últimas novedades en material de estimulación, aprendizaje y memoria. La charla, organizada por el instituto de neurociencias Neuro Rosario, está destinada al público general y también a todos aquellos que de una manera u otra están involucrados en la rehabilitación de pacientes neurológicos.
Lisandro Olmos, médico del Instituto Fleni, es uno de los disertantes, quien expondrá junto al neurólogo rosarino Carlos Ballario. En diálogo con Más, el especialista porteño señaló que  la formación profesional es clave para poder dar respuestas efectivas, tanto en el momento inmediatamente posterior al accidente cerebrovascular como en la etapa de rehabilitación: “Hoy los médicos están mucho más entrenados para saber cómo actuar en las primeras cuatro horas posteriores al stroke, que son la ventana de oportunidad más grande que tenemos. Pero hace falta más. Y no todas las instituciones están equipadas para, por ejemplo, hacer una tomografía que es el estudio por imágenes indispensable”.
En rigor, se trata de un problema global ya que sólo el 14% de la población, a nivel mundial accede a un centro de atención especializado.
Olmos señaló que una de las alternativas para paliar la falta de recursos tecnológicos, sobre todo en nosocomios del interior del país (sobre todo cuando se encuentran lejos de los centros urbanos), es la telemedicina, que es una opción que posibilita la optimización de los servicios de atención en salud, ahorrando tiempo y dinero y facilitando el acceso a zonas distantes para tener atención de especialistas. “Esto nos permite conectarnos entre profesionales de distintas regiones y poder brindar la experiencia previa para saber cómo hacer frente a un determinado caso. Es algo que se está utilizando pero debe estar más difundido todavía”, mencionó.

A tiempo

En cuanto al reconocimiento de los síntomas por parte del paciente, dijo que “se avanzó mucho gracias a las campañas de difusión” y mencionó que es clave insistir con la prevención. “Tal vez la gente sabe más sobre cómo evitar un infarto cardíaco y no tanto en relación a los factores de riesgo cerebrovasculares, que no son tan distintos”.
“Lamentablemente todavía se pierden oportunidades. Más vale consultar de más que no hacerlo. Y lo mismo sucede con la rehabilitación. En ocasiones los familiares del paciente esperan, por ejemplo, a tener cama en determinada institución y mientras tanto se pierde un tiempo muy  valioso. La estimulación de la persona con ACV debe comenzar de inmediato”, destacó Olmos.  
Finalmente comentó que “con los años aprendimos a ser muy cautos a la hora de aventurar un pronóstico. Así como hay pacientes que no evolucionan tan bien, otros tienen mejorías notables respecto a cómo se encontraban en un primer momento. En este sentido la tecnología está haciendo grandes aportes”, reflexionó.

Charla

El viernes 11 a las 18.30 se realizará en Ros Tower la charla de Carlos Ballario y Lisandro Olmos. Destinada a pacientes, familiares, médicos, kinesiólogos y terapistas ocupacionales. Inscripción gratuita en
info@neurorosario.com.ar
o al teléfono 4813209.

Comentarios