Turismo
Domingo 10 de Julio de 2016

Calabria, la tierra soñada

Un paisaje que enamora por sus mares y montañas en el sur de Italia. Deliciosos sabores y costumbres ancestrales con identidad propia.

Un paisaje que enamora por sus mares y montañas en el sur de Italia. Deliciosos sabores y costumbres ancestrales con identidad propia

Podría decirse sin temor a equivocarse que el sur de Italia es una mezcla perfecta de olivas, lemoncello (licor de limón), mozzarella, vinos, pasta (casi siempre fideos con salsa natural de tomate), mariscos, jamón crudo y, por supuesto, peperoncino (ají picante). Todo eso enmarcado por mar, montaña e historia: el complemento ideal para los más deliciosos sabores. Enclavada en esa zona soñada está Calabria, la más austral de las regiones continentales de la península.

Los calabreses lo saben bien y hasta hacen un culto de su tierra y sus costumbres, tanto como otros italianos identificados con las góndolas, a las corbatas de seda o el arte. En el sur de Italia, el amor por esa geografía está a flor de piel y sus habitantes conjugan el pasado y el futuro en un presente increíble, donde hay lugar para todos.

En Diamante, la belleza del panorama de las playas, el color azul intenso del mar Tirreno y su contraste con el amarillo de las rocas y construcciones medievales ilusionan, eclipsan la mirada. Sus calles tienen las huellas de los siglos y del culto a la familia y a aquellos sabores, que hacen de los calabreses únicos en el mundo.

El pueblo tiene alrededor de 5.600 habitantes y se convierte en una atracción en sí mismo durante septiembre, al acercarse el "festival del peperoncino", un encuentro que vale la pena para los amantes del picante, quienes encontrarán todo tipo de variedades. También se realizan conciertos, degustaciones, charlas para entender un poco más sobre sus sabores y orígenes. La historia dice que siendo Calabria una zona pobre, las personas comunes no tenían acceso a las especias más caras llegadas desde el oriente, por lo cual el descubrimiento del ají picante les dio la oportunidad de cocinar platos exquisitos con mucho sabor a bajo precio (el clima y la tierra de Calabria són perfectos para la cosecha del peperoncino), y de allí el uso extenso y popular.

Pero esto no es lo único para destacar. Las aguas transparentísimas de Diamante dieron origen al nombre de la población marina. Como para pedalear una y mil veces hacia la isla rocosa de enfrente (Cirella) con una miniembarcación conocida como "pedallo" que, al tiempo que pone las piernas en forma, sirve para admirar desde el mar un ambiente soñado y, al llegar, largarse a nadar entre peces y grutas fabulosas. Para los amantes de las compras, la venta en la playa tiene un atractivo especial, fundamentalmente por los buenos precios aun en euros.

Pero si de comprar se trata, el sitio ideal es la feria de los viernes de Soverato, sobre el mar Jónico, el otro sitio de alojamiento básico en Calabria, además de Diamante. Es una de las localidades balnearias más renombradas de la zona. Una población donde la movida nocturna se siente los fines de semana a orillas del agua. En cada parador hay música en vivo; algunos se transforman en discotecas al aire libre donde los jóvenes hacen de las suyas.

   En el sur del golfo de Squillace, Soverato es una de las localidaes turísticas más hermosas y más conocidas de la costa jónica al punto de que es conocida como "La Perla del Jonio". Aquí el clima es suave y agradable durante todo el año gracias a un conjunto de condiciones ambientales que son únicas. Además, el mar está limpísimo, el sol resplandece durante todo el año y las playas son preciosas.

   Por su cercanía, tanto Diamante como Soverato son perfectas poblaciones para hacer excursiones hacia las ciudades imperdibles de Calabria y también de Sicilia. Las dos tienen muchas cuestiones en común: tierras de varios siglos, manjares y dialectos sorprendentes, geografía increíble y costumbres acentrales, un encanto ligado a la cultura griega, a la de los árabes y a la del Imperio Bizantino.

   Será por eso que en Calabria y también Sicilia, los callejones estrechos y angostos esconden historias que podrían develarse con un café "ristretto" en uno de sus icónicos bares.

Otros bellos lugares

Cosenza: tendida entre las laderas de una colina y la ribera del río Crati, la ciudad fue fundada por los Bruzii, en época protohistórica y fue un importante centro cultural (Academia Cosentina).

Paola: a poca distancia de la costa tirrénica, es la patria de San Francisco de Paula (1416-1507), fundador de la Orden de los Mínimos. El santuario dedicado a él, objetivo de intenso peregrinaje, está constituido por un amplio complejo de edificios renacentistas y barrocos.

Camigliatello: ubicada sobre la meseta montañosa La Sila y enmarcada por el parque nacional más antiguo de Calabria, tiene características similares a ciudades suizas o del sur argentino. En invierno, la nieve la hace única.

Pizzo Calabro: sus construcciones medievales se alternan con los chalets señoriales. Sus verdes bosques se contraponen al dorado del mar.

Tropea: la imagen celestial de la Chiesa de Santa Maria dell' Isola (Iglesia Santa María de la Isla) delínea una postal perfecta, sublime, de la costa italiana frente al interminable Tirreno.

Reggio Calabria: En el Museo Nacional de Reggio Calabria se exponen los mundialmente famosos Bronces de Riace. La ciudad es sede del Consejo Regional de la Calabria y de la Superintendecia Arqueológica de la Calabria.

Taormina (Sicilia): Taormina, la perla del Mediterráneo, está situada en una terraza natural con vistas al mar. Uno de los lugares más encantadores es su teatro griego, rodeado de naturaleza.

Más info: Salida exclusiva desde Rosario 31 de agosto. Datos en: promarturismo.com.ar


Comentarios