Policiales
Martes 31 de Mayo de 2016

Caen tres ladrones de una banda que cometió una saga de entraderas

Los delincuentes eran seis en total y tres están prófugos. De la última casa sustrajeron cuatro armas que no se recobraron.

"Abrime la casa", escuchó José Bruno de boca de uno de los tres hombres que en el amanecer de ayer lo encañonaron desde medio metro de distancia cuando estaba sentado en un auto en el barrio Azcuénaga. El automovilista les respondió que no vivía allí. El terceto de ladrones se convenció de que el hombre no les mentía y, entonces, lo obligaron a bajar y se marcharon con su Chevrolet Aveo. El reloj marcaba las 7.18 y era el segundo atraco que para ese momento había perpetrado la banda, compuesta por seis delincuentes en total, en escasos quince minutos. Ya se habían apoderado de un Citroën C 3, en el barrio Belgrano. Un rato más tarde desvalijarían una vivienda de la zona oeste luego de inmovilizar a los dueños.

Poco después de estos tres golpes concretados en un radio de 30 cuadras, tres de los maleantes fueron detenidos cuando se movilizaban en los dos vehículos sustraídos que se recobraron. Fueron identificados como Lucas O., de 28 años; Leandro Daniel C., de 21, y Gastón Ezequiel G., de 17 años. Los otros tres asaltantes no fueron localizados. Como así tampoco cuatro armas de fuego registradas que los ladrones se llevaron de la última vivienda en la que irrumpieron.

El primero. La saga de atracos se inició a las 7 de ayer. A esa hora, Ariel fue a buscar un Citroën C 3 a una cochera y lo estacionó frente a su casa de Guatemala al 1400, en el barrio Belgrano.

La luz diurna recién comenzaba a desplegarse, el alumbrado de la cuadra ya estaba apagado y no había nadie en la calle. El hombre se disponía a viajar a una localidad del sur santafesino con algunos amigos cuando fue emboscado por un grupo de hombres que se movilizaban en una moto Enduro y un auto.

"Paró una moto al lado de la ventanilla del conductor. Alcancé a ver que uno de los tipos tenía un arma. Puse en marcha el Citroën para retroceder e irme, pero se puso atrás otro auto y tuve que frenar. Enseguida me apuntaron y me dijeron «dame todo», pero no tenía nada porque no llevaba la billetera. Entonces le dije «llevate el auto». Me preguntaron «vos vivís acá». Les dije que no porque no me habían visto salir de mi casa. Salí del auto y me rodearon cinco o seis personas. Uno de los tipos me manoteó la alianza de casamiento y me sacó la campera mientras caminaba para la vereda de enfrente", explicó Ariel.

El mal trance para Ariel terminó cuando un vecino que había notado los movimientos de los ladrones se asomó a la calle y fue visto por uno de los malhechores. La aparición del hombre obligó a los asaltantes a marcharse. Uno de ellos tomó se metió en el Citroen, de color bordó, y el resto ocupó los vehículos en los que habían llegado. Ariel ingresó a su casa y miró las imágenes de una videocámara instalada en la propiedad pero con desazón comprobó que la escena del atraco no había quedado registrada. "Todavía estaba oscuro. No pude verles las caras. Solamente que tenían gorritos", comentó.

El segundo. Los maleantes continuaron con su cometido delictivo por la zona oeste de la ciudad y unos quince minutos después llegaron a una vivienda del pasaje Machado al 5700 (a la misma altura de Mendoza), en el barrio Azcuénaga. Algunos de los maleantes iban en el Citroen sustraído frente a la casa de Guatemala al 1400. A esa hora, José Bruno esperaba en un Chevrolet Aveo, de color negro, a su hija para llevarla a la empresa donde trabaja cuando fue sorprendido por los ladrones.

"Estaba sentado en el auto mirando hacia el espejo retrovisor. En ese momento vi a una moto y a un auto que se me venía encima con las luces prendidas porque todavía estaba bastante oscuro. La moto paró y el auto se puso de frente. Me encañonaron. Me dijeron «bajate y dame lo que tengas». Yo no tenía nada. Después me dijeron «abrime la casa», pero le contesté que no vivía acá. Me revisaron los bolsillos y, como no tenía nada, se llevaron el auto", explicó Bruno.

El tercero. Los delincuentes no se saciaron con el botín sustraído y se dirigieron a una casa de Teniente Agneta al 2300, cerca del parque Oeste. Allí sorprendieron al dueño de casa cuando salia a la calle con su auto. "Se puso un auto detrás del vehículo del hombre asaltado. Después lo encañonaron y se metieron adentro de la casa", explicó el fiscal de Flagrancia David Carizza, que investiga los atracos con su par Silvia Castelli.

Una vez en el interior de la propiedad, los maleantes recogieron cuatro armas, una moto CG de 150 centímetros cúbicos, una billetera con dinero y y un televisor de 40 pulgadas. Un rato después, tras los llamados al 911 denunciando los robos, efectivos del Comando Radioeléctrico salieron tras los pasos de los delincuentes y atraparon a Lucas O. y Leandro C. cuando se movilizaban con el Citroen C3 por Presidente Perón y Teniente Agneta. También fue atrapado Gastón G. cuando iba a bordo del Aveo por Rouillón y Curupaity (a la altura de Presidente Perón al 6300). Las armas robadas en la vivienda no fueron recuperadas.

Una fuente judicial indicó que los tres detenidos no tienen antecedentes penales, pero podrían tener vinculación con otras entraderas ocurridas en los últimos meses.

Comentarios