Política
Martes 14 de Junio de 2016

"Cada vez son más los radicales que están buscando dejar de pertenecer al Frente Progresista"

El diputado provincial por Cambiemos dijo que es posible que en los próximos meses haya definiciones en el Radicalismo. Confirmó que avanza el diálogo para la conformación de Cambiemos en Santa Fe.

El diputado provincial por Cambiemos, Roy López Molina, le reclamó al "radicalismo una definición" sobre las contradicciones que plantea pertenecer al Frente Progresista en la provincia de Santa Fe y a Cambiemos a nivel nacional que "afecta a la credibilidad" de la alianza que llevó a la presidencia de la Nación a Mauricio Macri.

Consultado por las declaraciones del intendente de Santa Fe, José Corral, que confirmó la continuidad del radicalismo en el Frente Progresista y el apoyo a Macri a nivel nacional, dijo: "Yo creo, y sin hacer futurología, en los próximos meses vamos a tener definiciones importantes del radicalismo. Y si en su porción mayoritaria, orgánica, a través de su presidente nacional o provincial deciden conformar Cambiemos, el Frente Progresista dejará de ser lo que es o será otra cosa".

Asimismo, señaló: "Creo que cada vez son más los radicales que se sienten cómodos en Cambiemos; y cada vez son más los Radicales que están buscando de qué manera dejar de pertenecer al Frente Progresista porque entienden que el Frente es solo una herramienta al servicio del Partido Socialista y nada más".
También confirmó que "el intento de conformar una mesa de Cambiemos en Santa Fe, con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con el jefe de Gabinete, Marcos Peña, indica que hay una intención de consolidar la alianza en la provincia".
"Cambiemos no tiene nada que ver con el Frente Progresista"
"La idea es armar una mesa horizontal, donde todos seamos pares, también donde haya numéricamente paridad entre las dos fuerzas políticas", comentó el legislador macrista, y agregó: "En la medida que se puede, buscamos ir cada vez más exteriorizando esas coincidencias, porque si uno coincide tiene que mostrarlo, no tiene que esconderlo y tratar de mostrarse dos días antes de que cierren las listas".

López Molina insistió en que "Cambiemos no tiene nada que ver con el Frente Progresista" y señaló que "los diferencian más los errores de gestión del Frente Progresista, que lo ideológico".
"Podemos no compartir cuestiones de fondo con el Socialismo, pero a mí sobre todo me diferencia que la gestión del Frente Progresista dejó una provincia como la más violencia del País, que dejó a Rosario y Santa Fe con índices de homicidios en lo más alto de la historia, que Bonfatti dejó la provincia con los peores índices de Obra Pública de la década", explicó.


Por otra parte, respondió a los dichos del gobernador Miguel Lifschitz que criticó al macrismo al defender la postulación de Raúl Lamberto a la Defensoría del Pueblo y señaló que es "más grave" que Laura Alonso dirija la Oficina de Anticorrupción. "Tomando ese argumento yo puedo entender que, si es así, ya es grave lo de Lamberto", dijo el diputado e insistió en que debe Lifschitz debe "retirar el pliego y no someter a la Legislatura a su tratamiento", respondió Molina.

Además explicó que la "Oficina Anticorrupción no investiga ni al Poder Judicial, ni al Poder Legislativo, sino los actos de los funcionarios que manejan dinero público; y es interior, a diferencia de la Defensoría del Pueblo, que ejerce ese control de manera extrapoder".

"Tal vez en el desconocimiento, el gobernador confunde el ordenamiento normativo vigente", disparó López Molina, e indicó: "La Defensoría del Pueblo es un órgano de control extrapoder, con lo cual controla al poder desde afuera. La Oficina Anticorrupción fue creada por Ley Nacional en el año 1999 y la pone expresamente bajo la órbita del Ministerio de Justicia y dice que su titular es nombrado y removido por el presidente y tiene el mismo cargo o jerarquía que un secretario de Estado. Con lo cual, pedirle independencia a la Oficina Anticorrupción es como pedirle independencia a un ministro de Economía, porque a nivel nacional la función de control la cumple la Auditoría General de la Nación. Incluso en el propio ámbito de la Provincia y de las Municipalidades existen reparticiones vinculadas a la investigación de la corrupción o a la ética pública que también dependen de los poderes ejecutivos. Con lo cual no tiene nada que ver una cosa con la otra", finalizó.

Comentarios