Edición Impresa
Sábado 29 de Marzo de 2014

Cada vez más investigadores visitan las escuelas

Es a través de un programa del Conicet Rosario para primarias y secundarias. En un día agotó el cupo para todo el ciclo lectivo

Cada vez más docentes se interesan por acercar la ciencia a las aulas. Una prueba de esto es que este año el Programa "Los científicos vuelven a la escuela" que promueve el Conicet Rosario agotó en un día los 70 cupos destinados a las primarias. A través de la iniciativa un investigador comparte una jornada de trabajo con los chicos o adolescentes. La idea es hacer visible y cotidiano el saber científico.

"El programa crece todos los años, hay más inquietud desde las escuelas y de parte de los investigadores", resalta la coordinadora de esta propuesta y referente de comunicación institucional del Conicet Rosario, Vanesa Bomben. Tanto es así que las fechas destinadas a la inscripción se cerró antes de tiempo. Y hasta el miércoles pasado sólo quedaban algunos cupos para los secundarios.

Este programa va por su séptima edición y es organizado por el Centro Científico Tecnológico Rosario. A través de la propuesta, investigadores, becarios y técnicos del Conicet visitan las escuelas de Rosario y la región para desarrollar una clase con los alumnos, abordando temas relacionados a disciplinas como química, historia, biología, antropología, comunicación, entre otras.

Desde su primera edición, esta actividad ha llegado a las aulas de 8.200 alumnos y casi 600 docentes de Rosario y localidades cercanas como Funes, Casilda, Chabás, Melincué, Cañada de Gómez, Los Molinos y Granadero Baigorria.

La coordinadora Bomben asegura que las docentes de primaria son las que más se entusiasman y el área de ciencias naturales la más buscada. Describe que la experiencia comienza con un relevamiento de la disponibilidad de los investigadores para visitar las escuelas, luego de los temas que se podrían tratar, y a partir de allí se abre la inscripción a los colegios: "Les contamos las opciones que hay, las escuelas eligen y después el investigador se conecta con el docente para terminar de diseñar la clase, para que la visita tenga un contexto adecuado y se aproveche más".

A la hora de los balances, "por lo general, los investigadores resaltan el interés, la curiosidad y la interacción que se genera con las escuelas. Salen muy contentos".

Esta actividad tiene valiosos objetivos, como —dice Bomben— "acercar la figura del investigador a la comunidad educativa, incentivar la ciencia en la escuela y mostrar que en Rosario se hace ciencia. También que los chicos puedan ver a la investigación como una opción, y a los investigadores como sus vecinos o padres. La idea es crear espacios de encuentro y acercamiento entre la escuela y la tarea científica y la del investigador".Más información al 4821771 interno 132, de 9 a 13 y de 14 a 16.

Comentarios