Edición Impresa
Sábado 17 de Mayo de 2008

Cacerolazo que sonó muy fuerte

Rafaela es una ciudad habitualmente tranquila. Pero la serenidad provinciana se vio severamente alterada estos días por el estruendo de las cacerolas.

Cacerolazo que sonó muy fuerte

Rafaela es una ciudad habitualmente tranquila. Pero la serenidad provinciana se vio severamente alterada estos días por el estruendo de las cacerolas. El sorpresivo destinatario de la protesta fue el intendente Omar Perotti, cuyo bien ganado prestigio dentro del justicialismo provincial sufrió el severo cuestionamiento de los hombres de campo. Batería de cocina en mano, los propietarios rurales de la zona le reprocharon con dureza la falta de solidaridad con sus problemas y su alineamiento con el gobierno nacional. Dicen que el hombre quedó muy preocupado.

Tachero fanático del socialismo

El periodista de paso por Buenos Aires le comentó al conductor de un taxi que era rosarino y el tachero se despachó sin previo aviso con un contundente elogio hacia la figura de Hermes Binner. "Esperemos que algún día nos gobierne a todos", disparó sin medias tintas. Lo único que faltaba era que parara en una florería y comprara un ramo de rosas.

Comentarios