La ciudad
Sábado 29 de Octubre de 2016

Buscan contener a familiares de las víctimas de la violencia

El gobierno nacional inició en Rosario un programa para dar respuestas tras las movilizaciones contra la inseguridad.

Gustavo Sera tenía 29 años y murió el 24 de noviembre de 2012 cuando lo mataron de ocho disparos a la salida de un boliche en pleno centro rosarino. Nahuel Zalazar tenía 23 años y fue asesinado a balazos desde un automóvil mientras circulaba en su moto por Córdoba y Colombres, en febrero de 2013. En agosto de 2014, Leonardo perrone, de 38 años, salía trabajar de su casa de Riobamba al 4300 y murió víctima de una entradera. Eran las 6 de la mañana.

   Se trata de apenas tres de la decena de casos que funcionarios de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación volvieron a atender ayer para dar una respuesta a los familiares de las víctimas de la violencia, en un dispositivo "integral" que funcionarios del gobierno central —en coordinación la provincia y el municipio— se comprometieron a llevar adelante tanto en Rosario y Santa Fe como en muchas otras ciudades del país, pero que, en el caso de la provincia intenta dar respuestas a las movilizaciones en reclamo de seguridad, que protagonizaron miles de personas en los últimos meses.

   El primer encuentro en Rosario se llevó adelante en septiembre y fue el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, el que tomó nota de los reclamos de más de 50 familiares. El seguimiento de las causas, el acompañamiento judicial, pero también psicológico, y la asistencia en otras áreas fueron los ejes del planteo que los familiares hicieron en ese momento, recordó ayer Claudia López, mamá de Nahuel Zalazar, en el quinto piso de la Fundación Libertad (lugar del encuentro).

   "Necesitamos saber qué pasa con las causas, el esclarecimiento de muchos casos que aún están sin respuesta, pero además que las penas —cuando las hay— sean de cumplimiento efectivo", insistió la madre del joven asesinado en Fisherton hace ya más de 40 meses.


Dispositivo. En esta segunda reunión volvió a participar otra decena de familias, mayoritariamente las madres de las víctimas, y fue el director de Políticas Contra la Violencia Institucional, Matías Garrido, el responsable de "hacer una devolución" de los puntos planteados semanas atrás y de explicar el funcionamiento del dispositivo que la Nación se propone implementar en diferentes ciudades del país.

   "Hay recursos materiales y humanos disponibles, y necesitamos que los familiares sepan que esa ayuda está disponible", aseguró el funcionario, que desembarcó con profesionales y psicólogos para llevar adelante el encuentro de trabajo.

   Sobre el dispositivo en sí, Garrido detalló que se trata "de un acompañamiento jurídico, pero también psicosocial, donde incluso están participando familiares de otras víctimas, que conocen el proceso de pasar por situaciones de este tipo, y que hacen acompañamiento personal".    El director admitió que "las dilaciones y el retraso en los procesos judiciales" son sólo parte de los reclamos centrales de las familias, aunque también apuntó que "hay que trabajar en que los funcionarios judiciales puedan explicar sin tecnicismos y en un lenguaje llano cuál es la situación, hay que humanizar el sistema".

Sin embargo, aseguró que el acompañamiento está lejos de ser sólo jurídico. La articulación con ministerios como Salud, Desarrollo Social, Trabajo y otras dependencias, además de autoridades de la provincia y la Municipalidad, apareció como otras de las patas de la propuesta.

   Los participantes de la reunión también dejaron en claro esa necesidad, y López remarcó: "En muchos casos estamos diciendo que hay hogares destruidos, problemas de vivienda, de trabajo, mujeres que dejaron sus casas, todo eso debe ser tenido en cuenta".

   En el mismo tono, el funcionario señaló que deben "atenderse cuestiones de vivienda, asistencia social y prestaciones, a muchas familias tras la muerte de un familiar le estall+ó también su economía, hay mucho que tener en cuenta"; y dejó en claro que "los recursos están, hay que ver cómo utilizarlos de la manera más eficiente".

   Lo cierto es que el dispositivo, que ayer comenzó a inaugurarse en Rosario, no sólo se replicará en la capital provincial, sino también en ciudades bonaerenses, de Jujuy, Santiago del Estero, Mendoza y Chaco.


Comentarios