Edición Impresa
Viernes 20 de Noviembre de 2015

Burdo intento de silenciar las críticas

"Nosotros queremos jugar y acá estamos, pero River no quiere hace rato, se nota"

La demanda judicial del vicepresidente de Atlético de Rafaela a un periodista de esa ciudad, genera estupor. Y no sólo por el tenor de la misma, sino por el estudio de abogados que la lleva adelante. Nada más parecido a un acto de censura previa y a un ataque a la libertad de informar y opinar protegida por la Constitución Nacional. Parece mentira que en esta democracia que se va afianzando después de 32 años, y que el domingo definirá en las urnas quién será su presidente en un ballottage histórico, haya todavía quienes intenten amordazar a la prensa.

Y desde una entidad deportiva.Le pasó al relator de Radio El Espectador de Rafaela y de LT9 de Santa Fe, Diego Lisandro, al que el vice de La Crema, Gabriel Carlucci, intentó amordazar su libertad de expresión solicitando a la Justicia prohibirle que critique a Rafaela por radio, facebook o twitter, y que pague ¡mil pesos! por día hasta tanto eso no ocurra. Y lo más preocupante, es que el estudio que lo respalda es el de Lorenzetti y Asociados, a cargo de Pablo Lorenzetti, hijo de Ricardo Lorenzetti, el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. No es la primera vez que Lisandro es amedrentado por Rafaela, pero nunca así. Un acto criticado de muchos lados y por supuesto de la Asociación de Prensa de Santa Fe y del Sindicato de Prensa Rosario. Sin dudas, repudiable.

Comentarios