Maximiliano Pullaro
Viernes 09 de Septiembre de 2016

Bullrich: "El gobernador no quiere asumir el compromiso de depurar la policía"

Lo aseguró la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, quien dijo que "el narcotráfico está empezando a tocar a algunos funcionarios".

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, advirtió ayer que el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, "no quiere asumir el compromiso de depurar" la policía provincial y volvió a incrementar el clima de tensión e incertidumbre entre la cartera nacional y la administración provincial. El gobernador, en tanto, intentó poner paños fríos a la situación y se esperanzó con que "la semana próxima tengamos a Gendarmería en Santa Fe".

Las declaraciones de Bullrich llegaron horas antes de las masivas marchas de anoche en Rosario y la capital provincial, y el día después de una jornada signada por idas y vueltas entre ambos funcionarios.

El miércoles por la tarde, el gobernador había anunciado el cierre de un acuerdo con Nación que permitiría el regreso de las fuerzas federales a la ciudad, pero todo volvió a foja cero a la noche, cuando Lifschitz pateó el tablero al conocer que el Ministerio de Seguridad quería tomar el control operacional de la policía provincial.

En rigor, ese plan ya había sido revelado un día antes por La Capital, aunque llamativamente tanto el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, como su par de Gobierno, Pablo Farías, salieron a desmentirlo enfáticamente. Desmentida que horas más tarde se evaporó, cuando la propia Bullrich confirmó el adelanto de este medio.

Igual de verborrágica, la ministra de Seguridad destacó ayer en un artículo publicado por el diario La Nación que "el gobernador no puede decir que la policía ha mejorado cuando en cada caso de drogas hay efectivos involucrados, y en los últimos dos meses, se volvió a disparar la tasa de homicidios".

"Necesitamos tener el poder de tomar decisiones que van a influir en un cambio estructural en la policía y el servicio penitenciario".

Sin compromiso. Para la funcionaria nacional, el problema del narcotráfico en Santa Fe "está atravesado por la complicidad de la policía provincial", y advirtió que el gobernador "no quiere asumir el compromiso de depurar y hacer cambios estructurales".

Bullrich fue más allá y señaló que "el problema del narcotráfico está empezando a tocar a funcionarios que han asumido algunas conductas esquivas".

Más conciliador, Lifschitz se mostró optimista en que el acuerdo que permitirá el desembarco de las fuerzas federales se firmará en breve y manifestó su anhelo de que "la semana próxima tengamos a Gendarmería en la provincia".

El gobernador destacó que "no hay conflicto" con la Nación. "Hay mucho ruido en el medio, de intermediarios que llevan y traen información, pero este tema se está tratando al más alto nivel", expresó.

No obstante, ratificó que "de ninguna manera" la Nación podría pedir el control de la policía de Santa Fe a cambio de enviar tropas de Gendarmería para patrullar Rosario. "Eso es inviable desde el punto de vista constitucional. Estamos trabajando en una fórmula que nos permita compartir información. Queremos trabajar junto con Nación y planificar un trabajo de mediano y largo plazo", sostuvo.

Comentarios