Ovación
Jueves 19 de Mayo de 2016

Broglia, crítico con la superliga

"Se trata de un intento de privatización encubierto del fútbol", dijo el presidente canalla sobre el nuevo proyecto.

Central aún no fijó postura sobre la creación de una superliga porque prioriza su presente en Copa Libertadores. No obstante, el presidente Raúl Broglia mostró un pensamiento crítico hacia esta avanzada de los titulares de Boca, Racing y San Lorenzo, que pretenden imponer un nuevo orden postergando la autoridad de la AFA y a la que calificó de "una privatización del fútbol encubierta".

   La mayoría de los directivos canallas que se encuentra en Medellín tras ser consultado por Ovación coincidió en la molestia que causa que justo cuando Central está jugando cosas importantes, autoridades de otros clubes insistan con apurar la discusión por cambios estructurales, como la modificación del estatuto afista y la hipotética creación de un nuevo formato.

   Por eso, lejos del protocolo y cerca de mostrar las sensaciones que vive como presidente canalla, Broglia fue crítico de determinados comportamientos de algunos de sus pares.

   Tuvo un momento de emoción cuando hizo referencia a esta experiencia copera con nostalgia y desde allí dimensionó la trascendencia que tenía este contexto para todos los canallas. "Estamos felices de estar acá jugando cosas trascendentes, por eso nos parece muy apresurada la actitud de otros dirigentes de querer imponer grandes cambios cuando se necesita tiempo de análisis. Hoy nos ocupa esta instancia de Copa Libertadores que para nosotros es prioritario", le respondió a este diario.

   Lo cierto es que el presidente viajó a Colombia leyendo el proyecto de la superliga y, aunque se cuidó en calificar el contenido del mismo, dejó entrever que el mismo carece de una rigurosidad técnica como para hacer un cambio tan profundo y poco previsible del que dependerán, ni más ni menos, que las cuestiones deportivas, económicas y políticas de la organización del fútbol argentino.

   "Les envié ayer (martes) a todos los miembros de la comisión directiva la reforma del estatuto de la AFA y los detalles de la creación de la superliga para luego debatirlo y fijar una postura. Lo que leí no me gusta para nada, porque hay que tener cuidado debido a que esto no es para mañana y nada más, esto comprometerá organizativamente a todos por varios años, así que no se puede resolver de un día para otro como algunos quieren que suceda, prácticamente sin discusión y de atropellada. Central está hoy en una muy buena posición y puede reclamar mucho más que tres años atrás, así que por eso hay que tener muchísimo cuidado con esto", reseñó Broglia, quien contó que tras releerlo le costó conciliar el sueño porque le resultaba, siempre a título personal, inadmisible esta idea que Daniel Angelici y Matías Lammens, entre otros, quieren imponer.

   "La constitución de un organismo comandado por un CEO, un profesional elegido por los clubes y un representante de la AFA para dirigir la superliga, independientemente del resto del fútbol argentino, relega al organismo madre. Pero aquí la pregunta es si estamos de acuerdo con poner un CEO en cada club, porque si no estamos de acuerdo entonces tampoco debemos ponerlo a manejar el fútbol de primera y la B Nacional. Aquí se trata de dirigir a los clubes con mayor sentido común, más transparencia, más eficiencia, con mayores controles internos para garantizar una gestión eficaz. Nosotros en Central pudimos hacerlo. Si vos querés saber qué se gastó en este viaje vas al club y pedís la información y vas a encontrar todos los elementos que respaldan cada erogación. No pasa por un CEO. Ahora si hay algo más detrás de esta iniciativa deberían contarla porque no está claro".

   —Es evidente que a usted lo de la superliga no le gusta para nada.

   —No me gusta. Yo no estoy de acuerdo. No soy privatista. Y siempre mantuve una posición ideológica al respecto, por eso hace un tiempo escribí un artículo contrario cuando se privatizó YPF.

   —¿Es una privatización encubierta del fútbol?

   — Sí, por supuesto, es un intento de privatización de los clubes, porque el nuevo estatuto alude a sociedades civiles sin fines de lucro o asociaciones anónimas deportivas, que no existen en nuestro derecho. Por lo que intentan modificar la estructura desde su faz constitutiva.

   —¿Y la AFA en qué situación queda?

   —Pretenden que quede en un rol secundario, porque la misma quedaría a cargo de la selección nacional, de la B, C, D y el fútbol federal.

   —¿Cree que esto puede romper a la AFA?

   — No, no llegará a un cisma porque ya el presidente Infantino, de la Fifa, alertó que no reconocerá ninguna competencia que no esté convalidada por AFA, al punto que señaló con total claridad que en caso de que esto suceda, tanto la selección nacional como los clubes no participarán de las competencias internacionales.

   —¿Si esto se produce en la fecha que pretenden puede afectar el futuro de los equipos argentinos en la Copa en caso de clasificar a semifinales?

   —Si eso sucede sería un escándalo. Y yo me encargaría de producirlo. No creo que pase, porque además sería prudente elegir las nuevas autoridades de la AFA y después recién debatir esto, aunque insisto, para mí esto no tiene consistencia técnica, por más que intenten convalidarla con un asesoramiento del CEO del fútbol español.


Comentarios