Ovación
Martes 07 de Junio de 2016

Breves desde EEUU

Mucho control en el ingreso de los periodistas al estadio

Mucho control en el ingreso de los periodistas al estadio

El ingreso de los periodistas al estadio fue una verdadera odisea, pero una buena experiencia al fin. Eso sí, se tardó cerca de dos horas de reloj llegar a destino. Si bien estaba todo señalizado y los empleados con un inglés entendible siempre se mostraron dispuestos a resolver los problemas que aparecían, lo que provocó mucha demora fueron los controles. En ese sentido, el personal de seguridad que hubo en cada una de las puertas de acceso estuvo riguroso. Es que cada periodista no sólo debió dar vuelta sus mochilas, sino que le retenían por un rato los celulares hasta que chequearan que todo estaba bien y pasaran la prueba del detector de metales.

La pelota fue hacia Martino y el DT metió un perfecto "taco"

Iban 12' cuando una pelota salió del campo de juego en dirección exacta adonde estaba parado Gerardo Martino. Casi sin moverse demasiado el entrenador tiró un taco perfecto y no falló. Dio de lleno en la pelota. El Tata ni se inmutó y siguió mirando el juego como si nada.

Al ingreso de la prensa se repartieron ticket para la cena

Por algo los estadounidenses tienen fama de comer a cualquier hora comida chatarra. Al menos, los periodistas que estuvieron acreditados al partido no pueden contradecir esa creencia. Al contrario. Deben dar fe de ello porque enseguida se mimetizaron con la costumbre y aprovecharon el ticket para cenar (acá se cena a las 19) que los organizadores les dieron junto con las credenciales (hamburguesas con papas y arroz). Otro detalle que habla a las claras de lo bien que estuvo todo organizado fue cuando al minuto de ser amonestado Vidal, una voz en el palco anunció primero en inglés y después en español la sanción.

Comentarios