El Mundo
Domingo 10 de Julio de 2016

Brasil teme que "lobos solitarios" ataquen en Río en los Juegos Olímpicos

El riesgo de un atentado de estas características durante los Juegos Olímpicos llevó a las autoridades a extremar las medidas de seguridad.

La mayor preocupación de los servicios de inteligencia brasileños de cara a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 es la posibilidad de que ocurran ataques terroristas en solitario, según una autoridad del gobierno central citada ayer por el diario O Globo. De acuerdo con la información publicada, la inteligencia brasileña monitorea diariamente a unas cien personas con perfil de "lobo solitario", nombre que se le da a eventuales autores de atentados terroristas que actúan sin el apoyo de un grupo, un movimiento o una ideología.

   Ese monitoreo se viene realizando desde hace más de un mes en forma conjunta con órganos de inteligencia de otros países y se enmarca en una serie de medidas de precaución de cara al comienzo de los Juegos Olímpicos, el próximo 5 de agosto, y de los Paralímpicos, el 7 de septiembre. Esas personas no pertenecen por lo general a ninguna organización terrorista pero se manifiestan afines a ideologías que utilizan ese tipo de ataques.

Extranjeros. Un ejemplo reciente de ataque de un "lobo solitario" es el ocurrido el pasado 14 de junio en Orlando, en Estados Unidos, donde un hombre que se identificaba con el grupo terrorista Estado Islámico asesinó a tiros a 50 personas y dejó otras heridas en una discoteca gay. Según la fuente citada por el diario, la mayor parte de los sospechosos investigados son extranjeros y viven en Estados brasileños fronterizos, como Río Grande do Sul, vecino a Uruguay, y Paraná y Mato Grlosso do Sul, vecinos de Argentina, Bolivia y Paraguay.

   Pese a que Brasil no tiene un histórico de atentados terroristas, la presencia de delegaciones extranjeras, en especial las de Estados Unidos, Israel, Francia e Irak, justifica que se redoblen las precauciones, sostuvo la fuente.

   La preocupación ante la posibilidad de que ocurran este tipo de ataques durante los primeros Juegos Olímpicos que se realizarán en una ciudad sudamericana llevó a las autoridades a adoptar medidas de precaución específicas. Entre otras, la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) elevó en abril el nivel de riesgo para ataques del Estado Islámico durante el evento, a partir de la detección de un aumento en el número de brasileños que manifiestan interés en adherir al grupo o defienden su ideología.

   Asimismo, a fines de junio el Ministerio de Defensa lanzó una campaña informativa para alertar a la población sobre posibles amenazas terroristas tanto en Río de Janeiro como en las otras cinco ciudades que recibirán competencias de fútbol durante el evento.

Carteles y folletería. La campaña se enmarca en el Plan de Sensibilización y Disuasión a Amenazas Terroristas y consiste en distribuir carteles, folletos y material impreso a la mayor cantidad de destinos, como empresas de transporte colectivo, bares y hoteles, entre otros lugares que registrarán un alza de la circulación de personas durante los Juegos. La acción es dirigida por el Comando Conjunto de Prevención y Combate al Terrorismo (CCPCT), estructura creada por la cartera de Defensa para aglutinar toda la información y conocimientos relativos al enfrentamiento al terrorismo que posee la Marina, el Ejército y la Fuerza Aérea Brasileña.

   El gobierno brasileño también capacitó al personal y adquirió equipos técnicos para enfrentar eventuales amenazas biológicas, químicas o atómicas durante la cita deportiva internacional. El Ejecutivo también dispuso el despliegue de cerca de 41.000 soldados, 21.000 de ellos sólo en Río de Janeiro para garantizar la seguridad durante los JJOO.

Comentarios