Edición Impresa
Miércoles 09 de Julio de 2014

Brasil fue un mamarracho

Desde lo individual y lo colectivo el scratch no estuvo a la altura de su historia.

El único atributo concreto que había mostrado hasta ayer Brasil para ser campeón del mundo era la localía. Y en un segundo escalón tenía la genialidad de un extraordinario jugador como  Neymar. Estas eran las razones excluyentes que había puesto en cancha el pentacampeón. Pero el crack se lastimó y quedó fuera de carrera. Entonces al equipo de Luiz Felipe Scolari sólo lo sustentaba la fiebre amarilla que empujaba desde las tribunas. Porque sin faltarle el respeto a los jugadores del actual scratch, este no hubiera sido ni siquiera un sparring de los grandes  seleccionados que tuvo la verdeamarelha, con futbolistas exquisitos e inolvidables, más allá de haber sido campeones del mundo o no. Esta selección le ganó de casualidad a Croacia en el  debut, empató 0 a 0 con  México y goleó a un Camerún eliminado en la fase de grupos. Luego Chile estuvo a un paso de tumbarlo y sobrevivió por penales, para luego ganarle con más empuje que fútbol a Colombia. Si hay algo que sorprende es lo abultado de la goleada que le propinó Alemania, aunque desde lo individual y lo colectivo el scratch no estuvo a la altura de la riquísima historia que tiene el fútbol brasileño.

Comentarios