Coudet
Viernes 10 de Junio de 2016

Braña habló de su "no" a Central

"Me sorprendió todo lo que se dijo", le contó a Ovación el ya jugador de Estudiantes

La negativa de Rodrigo Braña a Rosario Central levantó mucha polvareda. Más del lado de la dirigencia canalla, que entendió que desde algún sector de la prensa se hizo hincapié en que el volante había dado un "no" por cuestiones que tienen que ver con la seguridad en la ciudad. A tal punto que a media mañana de ayer, el club emitió un comunicado en el que expresó su versión de los hechos. Ovación fue directamente a la fuente y habló con el jugador, que dicho sea de paso ayer selló su incorporación a Estudiantes. "La verdad es que me sorprendió todo lo que se dijo y está bueno que me den la chance de aclararlo", le dijo a este diario Braña.

"Barras hay en todos lados, ja", tiró el experimentado volante, intentando echar por tierra con aquellas conjeturas sobre que su negativa podía estar relacionada con la muerte de un barra de Central hace dos semanas y uno de Newell's el pasado martes. Y fue por más: "Yo vivo en Berazategui y ahí tenemos problemas todos los días. Nada que ver con ese tema".

Después de eso Braña intentó echar un poco más de luz sobre su decisión, disculpándose también por no haber hablado mientras la negociación estaba abierta ("Pido perdón, lo que pasa es que me bombardearon el teléfono y si hablaba con uno tenía que hacerlo con todos", dijo). "La decisión que tomé fue por la familia. Tengo dos nenes en el colegio y en este momento tenía que cambiarlos a ellos o irme solo a Rosario. Hoy tengo 37 años y mucho a futuro no puedo pensar. Si tuviera 26 ó 27 lo haría, pero tenía que hacer una movida muy grande por un año y la decisión tuvo que ver con eso. Ya había hablado con Coudet, a quien le aclaré que lo único que tenía que ver era el tema familiar porque a esta altura de mi vida si me iba solo un año me moría. Fue el único «pero» que puse", explicó. Y agregó: "En ni ningún momento pensé o analicé lo que se dijo de que Rosario tiene problemas".

Destacó que "cuando hablé con los dirigentes nos pusimos de acuerdo en cinco minutos" y tal vez eso haya sido lo que alimentó la expectativa, incluso de los propios dirigentes.

Lo concreto es que, entre el "orgullo" que sintió el jugador porque lo hayan llamado y malestar de la dirigencia por algunas cosas que "se dijeron o escribieron" (según reza parte del comunicado), lo de Braña ya es historia y ahora Coudet debe ir por otro refuerzo.

Comentarios