Edición Impresa
Miércoles 24 de Abril de 2013

Bonet y el eterno reciclado en la función pública

El socialismo volvió a cimentar ayer su alianza con la UCR, el partido al que pertenece Sebastián Bonet...

El socialismo volvió a cimentar ayer su alianza con la UCR, el partido al que pertenece Sebastián Bonet, un hombre que siempre integró distintos estamentos del Estado que fue ganando el PS, primero en Rosario y luego en Santa Fe.

Esa alianza fue clave para resguardarlo tras salir eyectado de su cargo como secretario de Planeamiento municipal en febrero de 2001. ¿La causa? Autorizó la demolición de una casona de valor patrimonial en Córdoba 1646, corazón del paseo del Siglo. El pedido de derrumbe de ese edificio había sido presentado por el arquitecto Ademar Cerfoglio, funcionario de la Secretaría de Planeamiento que a la vez estaba a cargo del proyecto de demolición. El escándalo obligó a Hermes Binner, por entonces intendente de la ciudad, a ordenar el alejamiento de Bonet.

Fue así que el radical, un hombre no muy amante del contacto con la prensa, terminó integrando el directorio que administra el aeropuerto de Fisherton, cargo que ocupó durante varios años, al igual que otro en el Ente de Transporte de Rosario.

Ahora llega a la conducción de la empresa estatal del Agua, un lugar de mayor exposición y en el que deberá dar respuestas ante las requisitorias del periodismo. Es que ser funcionario público implica, entre muchos otros deberes, el dar respuestas. Ahora tiene su oportunidad.

Comentarios