Ovación
Miércoles 08 de Junio de 2016

Boffelli: "Lloré cuando vi la lista de Los Pumas"

El back de Duendes no oculta la desilusión de no poder vestir la celeste y blanca por seis meses debido a una lesión. Ansiaba ser convocado por Hourcade.

Las lesiones no son "afortunadas" o "desafortunadas". Las lesiones son lesiones. Con todo lo que implican. Pero sí es cierto que hay momentos en los que una lesión no duele tanto como cuando se está en el mejor nivel y con ilusiones de seguir dando saltos enormes. Algo de ello le ocurrió a Emiliano Boffelli, el back de Duendes, quien venía siendo el hombre con más presencias y mejor rendimiento de los Jaguares en el Súper Rugby, mientras le ponía expectativas a una futura y cercana convocatoria a Los Pumas. Tanto como la ventana de junio que comenzará este sábado en Santa Fe. Sin embargo, la rotura de ligamentos cruzados (y pequeño esguince bilateral) en la rodilla izquierda le puso freno. Y brusco. Tanto como para mandarlo a boxes seis meses, el tiempo que le demandará la recuperación. De paso por Rosario, donde decidió recargar pilas mientras espera que se le desinflame la pierna y le confirmen la fecha de operación, Boffelli le contó a Ovación que "fue difícil ver la lista de Los Pumas y que no esté mi nombre. ¿Te digo la verdad? Me puse a llorar". Y si bien reconoció tener varios momentos de bajón también valoró su presente en la franquicia argentina: "A principios de año ni me imaginaba jugar tantos minutos y sentirme tan cómodo adentro de la cancha", remarcó, al tiempo que reconoció cómo estar afuera hace valorar haber estado adentro. ¿Qué hará todo este tiempo sin su querido rugby? Probablemente estudiar. Y ahí, cuando lo confiesa, deja escapar alguna que otra risa.

El 27 de mayo, los Jaguares disputaban la 14ª fecha del Súper Rugby ante Kings en Port Elizabeth, Sudáfrica. En la previa se creía que Boffelli no iba a estar en el XV titular y sólo faltó a un encuentro, lo cual daba cuenta de su rendimiento. En el primer tiempo Nicolás Sánchez metió un kick que el propio Emiliano fue a ganar en el aire, pero cayó mal sobre su pierna izquierda y sintió dolor. Se quedó en el piso aún peleando para que esa pelota fuera try. Lo consiguió, pero el juez lo invalidó por infracción de Tomás Lavanini en la jugada anterior. Después vino lo peor. La salida y la confirmación de que era una lesión grave. "Creí que zafaba, aunque después me acordé que sentí un ruido". La única lesión que había tenido Boffelli en su vida, de 21 años, había sido en la muñeca y por jugar al fútbol. Ante esta situación, sabe que no le queda otra que reacomodarse: "Obviamente que ninguna lesión es bienvenida pero son pruebas que te pone el deporte y la vida para hacerte aún más fuerte. No queda otra que meterle pilas y tratar de volver más fuerte todavía", reflexionó.

—¿En qué te apoyás estos días, ya alejado del shock?

—En mi familia. Apenas me hicieron la resonancia aproveché para venirme a Rosario, a esperar que me den la fecha de la operación. La familia y los amigos en estos momentos son muy importantes. También el club (Duendes). Uno nunca está preparado para que pase algo así, entonces es muy importante la parte de ellos.

—¿Y de parte del rugby en general qué recibiste?

—Llamados de todos los jugadores, obviamente de Agustín (Crevy, el capitán de Jaguares y Pumas). Pero también llegué a recibir llamados de Felipe Contepomi, Agustín Pichot, Juan (Imhoff) y no me quiero olvidar de nadie. Saber que todo el rugby te apoya suma mucho. Así que no queda otra que meterle voluntad y estar bien de la cabeza para la recuperación. Tengo que tratar de que los seis meses no se hagan eternos.

—¿Sos de dar vuelta la página rápido o le buscás explicación a lo que pasó?

—Nunca tuve una situación como esta y me cuesta mucho atravesarla. Cada vez que me despierto lo hago bajoneado, pero de a poco se me va la calentura.

—Estabas siendo el jugador con más presencias y mejor rendimiento en Jaguares, ¿esperabas algo de eso?

—Jugué muchos partidos, sólo falté a uno. ¿Y te soy sincero? Si me preguntabas a principio de año por esto ni me imaginaba que iba a jugar tantos minutos y sentirme tan cómodo adentro de la cancha. Venía de integrar Pumitas (jugó tres mundiales), Pampas y un partido con Los Pumas (ventana de noviembre, ante Barbarians) pero la verdad nunca me imaginé que iba a jugar tanto. Y lo que rescato es eso, haber jugado mucho, disfrutado tanto de los compañeros que tuve a mi lado. Aprendí mucho este año. Si me dabas a firmar la propuesta de jugar todos esos partidos a cambio de la lesión, te la firmaba. Aunque una lesión uno nunca la quiere. Justo ahora llegan los partidos con Los Pumas.

—¿Sabías si Hourcade te iba a convocar?

—No. Pero jugué muchos partidos en Jaguares y me ilusionaba con que me llamen a Los Pumas.

—¿Por qué pensás que te fue tan bien?

—No sé cómo pasó (risas). Creo que aproveché la oportunidad y después me salieron un par de cosas... De a poco me fui afianzando. Cada partido que jugaba lo iba disfrutando cada vez más y eso es importante. Cuando vos estás cómodo las cosas salen bien. Estoy cómodo en el grupo, jugando bien, esos son factores importantes. Soy el más joven, así que jugar con los compañeros que tuve y contra los rivales que jugué es impresionante. Van pocos días desde que me enteré de la lesión y ya puedo valorar las cosas que tenía antes de que esto pasara. Poder ir a entrenar, hacer este deporte que es lo que más me gusta, jugar al nivel que lo estaba haciendo... Uno en el momento no se da cuenta de la magnitud que tiene eso, ahora que estoy lesionado se valora más. No me quiero imaginar cómo va a ser cuando hayan pasado cuatro meses, seguro lo voy a valorar más.

—¿Alcanzaste a disfrutar de todos los partidos?

—Sí, claro que sí. Es un aprendizaje, hubo varios partidos en los que tuvimos mala suerte, muchos que merecíamos ganar y se nos escaparon. Esto también es parte de esto, estar pagando el derecho de piso en el Súper Rugby. Creo que con el correr de los años Jaguares va a andar muy bien.

—¿Y ahora cuando jueguen Los Pumas preferirás no mirarlos? ¿Cómo creés que será ese momento?

—Lo estoy pensando. Obviamente que voy a ver a los partidos y a apoyar a mis amigos. Aunque seguramente me va a agarrar el bajón, pero hay que asumir lo que pasó y sé que si le meto garra puedo volver a jugar. Lo que uno más quiere es jugar en Los Pumas, así que va a ser difícil seguirlos. Ya fue difícil ver la lista y que no esté mi nombre. ¿Te digo la verdad? Me puse a llorar. Verla y no estar cuando uno se acostumbra a jugar tanto es no caer, es como una pesadilla. Aunque soy joven y queda mucho por delante, trataré de volver con más fuerzas que las que tenía.

—¿Hoy por dónde pasa el objetivo primordial?

—Es recuperarme bien, no sólo físicamente sino también de la cabeza, para volver con confianza. Hoy lo que más quería era jugar en Los Pumas, así que espero estar el año que viene. Voy a hacer todo lo posible por ponerme la celeste y blanca.

Comentarios