Política
Jueves 28 de Julio de 2016

Binner se desmayó mientras visitaba el predio de la Rural en Palermo

Le bajó la presión arterial y fue llevado en ambulancia a un sanatorio. Evoluciona favorablemente en su casa

A Hermes Binner le bajó la presión arterial ayer al mediodía en el predio de la Sociedad Rural Argentina (SRA) de Palermo, en Buenos Aires. Descompesado, tuvo que suspender el almuerzo que lo contaba como invitado, y que estaba por empezar. Recibió atención médica en el lugar y luego fue trasladado al Sanatorio de la Trinidad, a pocas cuadras del predio de la entidad ruralista, que en 2016 cumplió 150 años de existencia.

Según explicó a La Capital su pareja, María Soledad Delgado, quien lo acompañó en todo momento, Binner (72 años) se recuperó pronto, e incluso en los pocos minutos de viaje hacia el sanatorio se mostró animado y mantuvo al menos un contacto telefónico con su amigo e histórico camarada del Partido Socialista (PS) Juan Carlos Zabalza.

En el sanatorio de la calle Cerviño, en la Capital Federal, el ex gobernador de Santa Fe permaneció unas tres horas. Le realizaron los chequeos médicos de rutina y descartaron cualquier dolencia más seria.

Luego de recuperar el buen estado de salud, el diputado nacional se retiró a su domicilio en la ciudad de Buenos Aires.

Binner había viajado ayer a la Capital Federal desde Rosario, en avión, y a primera hora de la mañana. "Lo hizo sin desayunar", confió Delgado.

A media mañana, el socialista se fue a la Rural para participar de un encuentro con productores lecheros y debatir sobre esa problemática.

En el Parlamento, Binner se encuentra trabajando la problemática de los tambos, buscando soluciones a un sector productivo que luce especialmente complicado en la coyuntura económica.

El legislador, y hasta hace pocas semanas presidente del partido de la rosa, suele cuidarse con las comidas aunque eso no quita que sea "un gran asador", aseguran los que lo conocen mucho.

Sin embargo, siempre según palabras de sus más cercanos, "no para, a veces ni siquiera para comer, y se hace difícil seguirle el ritmo".

La leyenda cuenta que en los interminables viajes de campaña electoral a los que se someten obligadamente los candidatos, Binner suele ser el último en dormirse y el primero en despertarse.

"Te llama por teléfono a las 7 y te pregunta: «¿A qué hora salimos?»", contó a este diario alguien que sumó kilómetros como nadie junto al diputado por Santa Fe.

Binner también tenía previsto participar en el predio de la SRA del encuentro en el que diputados nacionales del Frente Renovador (FR), la líder del GEN, Margarita Stolbizer, y el gobernador Miguel Lifschitz se mostraron juntos y en el que, además de presentar proyectos en beneficio de los productores lecheros, hablaron de la "conformación de un espacio amplio" para las elecciones legislativas de 2017 (ver aparte).

Comentarios