Edición Impresa
Domingo 08 de Marzo de 2015

Binner le puso la lápida al Frente Unen

Mauricio Macri parece el más favorecido por la decisión del socialista de bajarse de la carrera presidencial. En Santa Fe, ese gesto parece darle más aire a Del Sel en su apretada carrera electoral con Lifschitz.

A Hermes Binner le tocó firmar el certificado de defunción del Frente Amplio Unen. La decisión del ex gobernador de bajarse de la candidatura presidencial lapidó la chance de considerar a esa coalición para las elecciones de este año y embreta a Julio Cobos, que debe decidir si asume el papel de ser la cara visible del cuarto lugar en los comicios que se avecinan. El mendocino está muy molesto con Binner, a quien acusa de haberse "cortado solo" para salvar su imagen personal. Algunas versiones no confirmadas hablan de un diálogo ríspido entre ambos hace pocas horas.

Es cierto que el Faunen nació con fórceps y que en pleno proceso de incubadora política recibió el mazazo egocéntrico de Elisa Carrió, que lo abandonó para refugiarse en su otrora archienemigo Mauricio Macri. Nadie podía alegar que hay cosas que han estado siempre en la naturaleza de esta mujer. Pero la situación se hacía insostenible en estas horas. Observando a los cinco presidenciables se veía a la chaqueña dinamitando todo a su paso, a Pino Solanas coqueteando con Sergio Massa, al presidente de la UCR Ernesto Sanz clamando acercarse al PRO y a Hermes Binner, que intentó desplazar a Miguel LIfschitz de la candidatura a gobernador (alguna vez habrá que contar las tensas horas anteriores al cierre de esa lista, cuando el senador provincial del departamento Rosario se impuso a fuerza de una durísima postura), auscultando que su tiempo de presidenciable había quedado en la historia. La que mayor y más injusto costo deberá pagar por todo esto es la siempre lúcida y formada Margarita Stolbizer, quien merece un destino mucho más honorable que salir de boxes para reemplazar a Binner.

Mauricio Macri aparece hoy como el gran favorecido si se suman el voto propio y el que busca expresar el descontento con el gobierno. Sergio Massa parece reproducir el fenómeno Francisco De Narvaez de 2009, cuando éste derrotó a Néstor Kirchner. Entonces, el "Colorado" capitalizó el sufragio anti K sin saber cómo retenerlo luego de esos comicios para llegar a casi no aparecer en las elecciones de dos años más tarde. El hombre de Tigre se alzó con la victoria legislativa de 2013 y creyó que eso y una estrategia demasiado basada en slogans publicitarios le garantizaría disputar la segunda vuelta presidencial. Por estos días observa que los empresarios que aportan del vital sustento económico para su campaña empiezan a mudarse a las filas del PRO en vistas de un escenario de ballotage entre Macri y quien emerja de la interna kirchnerista. Dicen que a partir de estos días Massa relanzaría su estrategia volviendo a las fuentes.

A propósito: los que descontaban que el candidato puesto era Daniel Scioli hoy se atreven a abrir un signo de pregunta. Atención: es apenas hipótesis larvaria. Florencio Randazzo está aún lejos en las preferencias (es notable el crecimiento de aceptación que ha tenido, por ejemplo, en Rosario). ¿Pero qué sucedería si la bendición presidencial le garantizara al ministro de interior compartir un cuerpo de la boleta con la misma presidente? Hay quienes no descartan a Cristina compitiendo en el la provincia-estado de Buenos Aires para traccionar votos.

La traducción local de este escenario se describe con un fortalecimiento de Miguel del Sel. A su inveterada posición de desconocer lo más elemental de la política sin deseos de corregirlo la disimula con su indiscutida llegada a la gente. A las pocas noticias de cómo administraría la provincia las amortigua con laderos llegados de la mano de Jorge Boasso (quien siente que deberá gestionar mucho del día a día), del PRO capitalino y del reutemismo rencoroso con el PJ Santa Fe. Menuda tarea para Miguel Lifschitz, quizá el mejor administrador que ha dado el socialismo en su historia reciente, que debe amalgamar a un partido que no esconde sus fisuras, a un frente con desconfianzas y complicaciones, especialmente con la UCR, y un todavía complejo proceso de instalación personal en localidades del norte provincial.

Será decisivo el ánimo del electorado santafesino para saber si hace pesar su descontento a través del apoyo a la "renovación y al carisma" de alguien que no tiene la menor experiencia ejecutiva y un paso silencioso en la diputación, o elige por descarte a quien ya conoce aunque no acepte del todo,esencialmente por la gestión de sus antecesores.

Nisman. El gobierno nacional había creído que el fallo favorable de Daniel Rafecas le despejaba el escenario para empezar su campaña política. No sólo la impecable apelación del fiscal Gerardo Pollicita aguó esta idea sino que, especialmente, la salida pública de la ex esposa del fiscal muerto colocó en primer plano el tema. Sandra Arroyo Salgado no sólo dice que no hay dudas que fue un homicidio sino que asegura que sabe cómo fue la mecánica del crimen. La hipótesis de una segunda y de una tercera persona en el piso 13 del edificio Le Parc toma cuerpo cuando se intenta acercarse al entorno de la jueza. Esto es casi imposible. Salvo para un fiscal amigo de ella, con quien cursó algunas materias en la universidad, que asegura que el plan de eliminar a Alberto Nisman llevaba varios meses y planteaba un siniestro escenario de accidente automovilístico. Algo habría fallado, si esto es cierto.

Semejantes lucubraciones de estos días, más mujeres hermosas, damas calcinadas y tanto más, son sólo factibles en el marco de una irregular y torpe instrucción de la causa en manos de una fiscal evidentemente superada por los acontecimientos. Si ni siquiera ha pedido que le suspendan el turno de su despacho y continúa firmando resoluciones de pungas, robo de cubiertas de autos y demás a la par de la causa Nisman. Allí podría haber o negligencia, deliberado afán de lentitud o algo más serio. Arroyo Salgado dice a los suyos que no considera a Viviana Fein como una profesional sin habilidades técnicas. De forma tácita, la ex esposa sentencia su convicción.

Comentarios