Bicentenario
Sábado 11 de Octubre de 2008

Desde Coronel Arnold a Brasil para fortalecer el Mercosur

Una escuela está 40 kilómetros al suroeste de Rosario. Con alrededor de mil habitantes, en pocos minutos se puede recorrer a pie las pocas cuadras que componen el pueblo santafesino de Coronel Arnold. A miles de kilómetros de distancia, y en la ciudad brasilera de Gama, se encuentra la otra institución educativa, en una región donde habitan más de 180 mil personas.

Una escuela está 40 kilómetros al suroeste de Rosario. Con alrededor de mil habitantes, en pocos minutos se puede recorrer a pie las pocas cuadras que componen el pueblo santafesino de Coronel Arnold. A miles de kilómetros de distancia, y en la ciudad brasilera de Gama, se encuentra la otra institución educativa, en una región donde habitan más de 180 mil personas.

Con culturas y realidades diferentes, dos colegios decidieron hermanarse y desde principio de año pusieron en práctica los postulados que invitan a fortalecer los lazos identitarios del Mercosur. Así “en silencio y con mucho compromiso”, un grupo de docentes de la Escuela Media Nº 373 de Coronel Arnold comenzó a principios de año un proyecto de “escuelas que se encuentran”.

Mediante chat, correos electrónicos y sobre todo material subidos al sitio web hablemoselmismoidioma.blogspot.com, los chicos de 3º año del secundario comparten un espacio de intercambio de experiencias con el Centro Interescolar de Lenguas de Gama (Brasil). “Lo bueno es que empezamos a ver qué cosas teníamos en común, por ejemplo la coincidencia en algunos hechos históricos”, cuenta Ezequiel Carradori, de 15 años, en referencia a las presidencias de Getulio Vargas y Juan Perón, uno de los temas que estudian los alumnos como parte del proyecto escolar.

Motivados por la experiencia, Ornella Caloni, Lucía Gigli, Pablo Bruno e Ignacio Prieri —alumnos participantes de la propuesta educativa— cuentan que la idea resultó tan interesante que incluso hay chicos de otros años que se han ido sumando a la propuesta. “Quieren participar, aunque saben que lleva tiempo extra además de lo que se hace a diario en la escuela”, apuntan.

El compromiso de todos para llevar adelante la apuesta por una educación que permita reforzar una identidad del Mercosur no es aquí una consigna vacía. Desde hace meses, los alumnos se quedan todos los jueves durante un par de horas para asistir a las clases de portugués. Un espacio que sostienen con el aporte económico de los padres y docentes de Coronel Arnold.

Además, en clases los alumnos ven los contenidos de historia y geografía desde una mirada regional y latinoamericana, para “comprender que el bloque Mercosur —hoy meramente económico y político— se hará fuerte y se consolidará solo si los habitantes de los países que lo formamos entendemos que tenemos una identidad común, lazos que nos unen, mitos de origen y de destino común”, apunta Adrián Thomsen, quien junto a Susana París son los docentes coordinadores del proyecto.

Ganas de viajar. “Además de los temas de la escuela pudimos conocer algunos aspectos de la vida personal de los chicos de allá, que son adolescentes como nosotros”, cuenta Fiama Lasconi, de 16 años, mientras muestra una foto de Luis Fernando, uno de los chicos brasileros con los que se contactaron para compartir este espacio. Sobre el “nuevo idioma”, dice que aún “no sabemos mucho hablar portugués, aunque desde Brasil nos dicen que escribamos sin problemas que ellos nos van a corregir”.

Si bien en esta etapa la relación entre ambas escuelas es mediante las posibilidades que brinda internet, los chicos y profesores de Coronel Arnold —un curso de sólo 16 alumnos— sueñan con poder completar en un futuro el intercambio de experiencias mediante un contacto personal. “Entre los objetivos del Mercosur Educativo se habla de movilidad y de reforzar lazos identitarios. Bueno, esta es una experiencia concreta, aunque hasta ahora no contamos con ayuda oficial de ningún tipo”, señala Thomsen.

Comentarios