Clásico Copa Santa Fe
Miércoles 20 de Julio de 2016

Bermúdez y Broglia dieron un ejemplo de madurez y convivencia para jugar el clásico

"Estamos trabajando juntos para defender al fútbol rosarino espalda con espalda", dijo Bermúdez.

Ellos dan el ejemplo. Será por la experiencia acumulada de tanta militancia dentro de sus clubes. Son presidentes con una edad en la que se impone el respeto y por eso su postura, no sólo ante los clásicos inminentes, sino frente a una pelea por intereses comunes que empezaron a tejer codo a codo en la AFA, es digna de aplaudir. Eduardo Bermúdez, el recientemente electo presidente de Newell's (71 años), y Raúl Broglia, el presidente de Central (66 años) de larga trayectoria política antes de asumir su cargo, se abrazaron no sólo para las cámaras sino porque creen firmemente en lo que están haciendo. Espalda con espalda. Codo a codo. Mano a mano. A la hora de enfrentarse en la cancha van a tratar de ganarse, por supuesto, pero fuera de ella entienden que lo que mejor le puede pasar a las instituciones emblemas de la ciudad y del fútbol argentino, es dejar de lado el qué dirán y crecer juntos en los caminos por dónde deben hacerlo. Una pasión bien entendida.

Sin pruritos, sin decir una cosa y hacer otra, de ambos lados públicamente manifestaron la disposición a la conveniencia de trabajar mancomunados y ayer los presidentes leproso y canalla volvieron a hacerlo en el cónclave que los juntó por la cuestión de la segurida d del domingo en el Coloso (ver aparte). "Estamos trabajando espalda con espalda, como dijo Eduardo", afirmó Broglia. "Entendemos que es lo mejor para los clubes. En la cancha nos queremos ganar pero afuera debemos defender juntos los intereses", reafirmó Bermúdez en la sede de gobernación, donde se ultimaron los detalles para el primer partido de los dos que se jugarán con equipos de reserva o alternativos.

"En el fútbol argentino hay hoy una gran anarquía", volvió a decir Bermúdez, como el lunes al salir de la reunión en la AFA. "Estamos trabajando juntos para defender al fútbol rosarino espalda con espalda", también usó de nuevo esa metáfora, refrendada por su colega auriazul. "Hay un íntimo convencimiento de que Central y Newell's deben ser recategorizados" en el reparto de los ingresos de la TV, manifestó a su vez Broglia, que tendrá en este período de transición la difícil misión de coordinar el nuevo estatuto de la SuperLiga, hecho a semejanza de España, pero que tiene oposición en varios artículos de algunos clubes, porque básicamente lo hicieron representantes de Boca y River. "Raúl tendrá una labor fundamental para el estatuto de la Superliga", elogió a su vez Bermúdez sobre el trabajo que llevará adelante su par auriazul, que es abogado.

"Con nuestra posición, la de Newell's y de otros clubes, conseguimos que haya discusión", agregó Broglia, quien sostiene que, como en el caso de los demás clubes del interior, "se juntan cuatro o cinco de Buenos Aires y tienen casi todo solucionado. Eso duele".

Bermúdez y Broglia se sentaron juntos en la mesa que presidió el ministro de Seguridad provincial, Maximiliano Pullaro. Ahí discutieron los detalles del operativo y al levantarse se fundieron en un fuerte abrazo. Por si alguna duda quedaba, el titular canalla lo dejó claro: "Quiero destacar algo, el abrazo que nos dimos no es ficticio", dijo. "Entre las comisiones directivas está todo muy bien", ratificó el titular leproso.

También abordaron el hecho de que los equipos no jugarán con sus planteles principales y en ese sentido Bermúdez dijo que fue un acuerdo entre las dirigencias, mientras que Broglia acotó que "como todo torneo que nace nuevo se irá jerarquizando con el tiempo. Esta Copa nació con algunas debilidades pero irá creciendo y seguramente será un gran negocio, sobre todo para los momentos en que no hay actividad futbolística".

En la AFA para pelear por la torta. En la provincia para jugar clásicos fuera de agenda y que son una verdadera prueba para seguir organizándolos. Las dirigencias de Newell's y Central demostraron estar a la altura, sin embanderarse en fanatismos excluyentes. Muy distinto a Colón y Unión (ver pág. 3). Como debe ser.

Comentarios