Escenario
Jueves 27 de Octubre de 2016

Ben Affleck se viste de genio autista al servicio del crimen

"El contador" se estrena hoy en Rosario. Según el actor, su papel de Christian Wolff le costó más que hacer de Batman.

El ganador del Oscar, Ben Affleck ("Argo", "Batman vs Supermar: el origen de la justicia"), protagoniza en "El contador", del director Gavin O'Connor , a Christian Wolff, un genio de las matemáticas que prefiere involucrarse con los números a sociabilizar con sus pares, aunque detrás de su inofensiva apariencia de contador, se esconde su verdadera identidad: es el encargado de llevar la contabilidad de las organizaciones criminales más peligrosas del mundo. Su doble identidad lo obliga a llevar una calculadora rutina en la que no hay lugar para el azar. Una especie de genio autista al servicio del crimen organizado. El filme se estrena hoy en Rosario.

Al prepararse para interpretar el rol, Affleck pasó cierto tiempo con niños y adultos autistas. Fue una experiencia insólita para el actor. "Un día estaba sentado en el aula y todos los que estaban sentados frente a mí estaban en el espectro del autismo", señaló en Beverly Hills. "Un buen número de las personas llegaron con una camisa de Batman. Resulta que el personaje tiene muchos admiradores", añadió el actor que se puso en la piel del Hombre Murciélago por primera vez en "El origen de la justicia".

Affleck asegura que el nuevo papel fue uno de los más difíciles que ha asumido. "Lo que me gustó es que uno piensa que va a ser una película de cierto tipo, pero después uno ve que es algo inteligente y más interesante desde el punto de vista temático", comentó.

"Este libreto me conmovió en muchos niveles", aseguró Affleck, tras lo cual hizo una declaración sobre el autismo. "Yo quería honrar, respetar y homenajear a esas personas. Es un momento excelente para ser diferentes en el mundo. Ser diferente no tiene que serlo en el mal sentido, es simplemente ser diferente", expresó.

Además, el actor señaló que no quería hacer que las cosas fueran sensuales o glamorosas en esta película. "Queríamos asomarnos a la realidad de esa vida y decir que lo diferente puede ser mejor. A fin de cuentas, es una historia de superhéroes", precisó.

Según relató el actor "El contador" le exigió más preparación que cualquiera de las películas anteriores. "Necesité mucha preparación", afirmó. "Gavin (O'Connor) y yo queríamos hacerla real a la película, en lo que se refiere al manejo del autismo, a diferencia de la idea del autismo que prevalece en Hollywood. Fue muy importante que yo saliera a hablar con la gente para poder armar a mi personaje".

"Mi experiencia me dice que la mejor opción es trabajar con un buen director y si lo logro, la mejor opción es seguir las indicaciones, alinear el barco con el de ellos, seguir su visión, porque no puedes dirigir si no has sido contratado como director. Y si llevas tu barco al otro lado y la película va por este, te vas a encontrar solo. Miré el trabajo previo de Gavin y traté de descubrir a dónde iba la cinta que quería hacer y una vez que lo determiné, me alineé y trabajé con él de la mejor forma posible", dijo Affleck.

El proceso también implicó superar sus propias nociones preconcebidas sobre el autismo, admitió Affleck. "Creo que llegué a esto con la idea de que las personas autistas son retraídas, que no fue el caso con muchos de los que conocí. Esas personas eran graciosas e ingeniosas cuando hablamos, lo que hacía las cosas muy divertidas. Estaban muy emocionadas por participar en una película".

"El contador" arranca con la infancia de Chris, durante la cual la madre lo abandona y su padre, oficial militar de carrera, lo somete a un brutal entrenamiento en artes marciales, pues no quiere que su hijo sea víctima de los abusadores. "Habla de que tratamos de proteger a los nuestros de cualquier daño, pero que eso en realidad los daña más", consideró Affleck. Más adelante, por supuesto, ese entrenamiento en artes marciales y armas le será muy útil a Chris cuando se vea obligado a luchar por su vida. "Honestamente puedo decirle que entrené tanto para el papel de esta película como entrené para hacer Batman", aseguró el actor de "Pearl Harbor".

Affleck entrenó pencak silat, un estilo de artes marciales de Indonesia que se centra en el combate con todo el cuerpo, lucha y armas. Se usan todas las partes del cuerpo para atacar. "Yo me siento cómodo con la acción", agregó.

Finalmente, en la rueda de prensa realizada en un hotel de Beverly Hills, antes del estreno del filme en los Estados Unidos, Affleck respondió a un periodista que le preguntó si él también era bueno en las matemáticas como Christian, su personaje, o si se mareaba con los números: "No diría que me mareo, permanezco de pie cuando miro los números (risas). Probablemente no alcanzo a llegar al nivel de genio, no sé cuál será mi definición exacta, pero es porque soy modesto (más risas). Y además no me gustan las etiquetas".

Comentarios