Ovación
Domingo 12 de Junio de 2016

Bella Vista, el legado que queda de la comisión directiva que se va tras ocho años de gestión

Dirigentes de la comisión de Newell's que se va detallan las obras realizadas y por inaugurar, con el apoyo de Bielsa, socios y jugadores de ayer, hoy y siempre.

Dicen que no se olvidan de cuando hace ocho años ingresaron al polideportivo Bella Vista, de avenida Perón al 8100. "Había ocho canchas en mal estado y un vestuario que daba pena; hoy hay un hotel y un bar con vestuarios a punto de inaugurarse, gimnasios, varias obras concluidas y 12 canchas, dos de césped sintético: queremos que los socios sepan que no todo está mal en Newell's, 17 canchas en excelente estado cuando años atrás, si llovía, había que alquilar un campo de juego para que entrenara la primera".

   Quienes hacen memoria y detallan el presente de las instalaciones rojinegras son el tesorero Roberto Benedetto; el protesorero Jorge Sauán; el presidente de fútbol amateur, Carlos Altieri, y el intendente del polideportivo de zona oeste, Gustavo Cairo, todos integrantes de la actual comisión directiva que dejará de estar al frente del club rojinegro a partir del 19 de junio, cuando se renueven las autoridades por el voto soberano de los socios. "No queremos que quede la idea de que no se trabajó: además conquistamos un título (con Martino), un subcampeonato (con Sensini), un cuarto puesto con los mismos puntos del segundo (con Berti) y un campeonato de reserva (2016), más las obras de todos estos años", dijeron.

   Los directivos abrieron las puertas de 16 hectáreas a Ovación para mostrar y contar "lo que era y lo que es" el predio leproso. A los terrenos, linderos a la Granja de la Infancia municipal, con arboleda añeja, se ingresa por una calle perpendicular a avenida Perón y destina todos sus primeros metros a las divisiones inferiores. Hacia el sur se ubica el sector para el hockey. Y el sector este se destina para la primera división. Senderos que difícilmente cruza a sus actores: cada uno tiene el suyo.

   Los terrenos fueron adquiridos en 1985 para desarrollo de las divisiones inferiores conducidas por entonces por Jorge Bernardo Griffa. Por esa época las instalaciones crecían a ritmo lento y el mantenimiento no era un valor destacado. Y llegaron los años de desidia (bajo la conducción del ex presidente Eduardo López, cuando acorde al abandono de distintas actividades deportivas por fuera del fútbol, hasta se anuló una piscina de 50 por 100 metros).

   "Con el aporte de miles de socios, ex jugadores y jugadores y con la organización de una gran cena comenzó un trabajo de mejoramiento de las instalaciones acá, en el club del Parque y en Malvinas (la escuela de fútbol infantil de Zeballos al 3100), que nunca se detuvo", señalaron los dirigentes. Y ese "trabajo" al que refirieron se tradujo en pavimentación de todo el predio, obras de zanjeo, iluminación, refacción de vestuarios de primera división e inferiores y construcción de gimnasios donde se instalaron aparatos, consultorios médicos y de fisiatría (uno para el equipo de primera y otro para los juveniles).

   En cuanto a la cena, Altieri recordó que en 2011, unos 150 socios no dudaron en comprar tarjetas de mil dólares en apoyo del club. "Esos fueron algunos de los grandes esfuerzos que se hicieron y que hoy están plasmados en estas obras", dijo el directivo.

   Pero además se abrieron nuevas canchas que se cuidan como las joyas más preciadas del lugar. Basta verlas: el césped está magníficamente mantenido y hay dos de ellas, sintéticas y profesionales, una de hockey (una de las más nuevas de la ciudad) y una de fútbol, que no se inundan nunca y no desentonan con las de los estadios más competitivos del país.

   "El mantenimiento de los campos de juego no es sencillo e implica una buena inversión. Sólo en semillas hay que calcular alrededor de 200 mil pesos anuales en promedio, a eso hay que agregarle arena, tierra y fertilizantes, pero además se adquirieron tres tractores para que se vean así como se las ve", dijo Cairo, quien supervisa el trabajo de 22 personas que echan mano al cuidado del lugar.

Bar y hotel. Entre las obras a inaugurar en poco menos de un mes, según los cálculos de los dirigentes, están el bar vidriado y el hotel. El bar tiene dos pisos, desde ambos se pueden ver los partidos que se jueguen en la cancha número uno del predio. Incluye flamantes baños, una sala de video y un dormi para alojar a delegaciones. Pudo levantarse gracias a un "importante aporte del Gringo Heinze", precisó Sauán, mientras mostraba también las plateas VIP.

   El hotel, de tres pisos y planta baja, es la construcción más alta del predio y tal vez del barrio, con vista a todo el predio y más. "Allí se alojarán los jugadores de primera cuando concentren y en pretemporada. Es un hermoso proyecto de la familia Bielsa".

   Para los cuatro dirigentes "este es el mejor momento de Newell's a nivel instalaciones. No todo está en crisis ni mal y antes de irnos dejaremos por escrito todo lo realizado", adelantaron antes de expresar que "sería bueno que la próxima gestión continúe con las obras comenzadas".

   "Hay varias cosas pendientes, entre ellas otro ingreso por avenida Perón a Bella Vista y la remodelación del estadio Marcelo Bielsa: la idea era comenzar por la tribuna del Palomar, pero quedó en proyecto. Eso sí, quedaron hechas dos pensiones y en Malvinas también quedaron como parte del nuevo patrimonio dos canchas sintéticas, una nueva iluminación, gradas y vestuario". Todas obras, según dijeron los dirigentes, que convierten a Newell's en el club "más grande del interior", un eslogan del que no sólo se apropian como hinchas sino que está pintado a lo largo de la cancha donde practica la primera.

Comentarios