Edición Impresa
Sábado 28 de Febrero de 2009

Beatriz Nicolau: "En la escuela no se enseña a estudiar"

Beatriz Nicolau es directora de la carrera de psicopedagogía de la Universidad Nacional de San Martín que funciona en la ciudad en convenio con la Fundación del Gran Rosario. "La escuela no enseña a estudiar", dice para referirse a una de las razones que explica los problemas de comprensión lectora en muchos estudiantes universitarios.

Beatriz Nicolau es directora de la carrera de psicopedagogía de la Universidad Nacional de San Martín que funciona en la ciudad en convenio con la Fundación del Gran Rosario. "La escuela no enseña a estudiar", dice para referirse a una de las razones que explica los problemas de comprensión lectora en muchos estudiantes universitarios. Una carencia —sostiene— que se da en muchos sentidos, desde la actitud de esfuerzo que significa el estudio hasta el conocimiento que requiere cada tipo de textos.

Nicolau también es licenciada en piscopedagogía y coordinadora de extensión y posgrado en la institución rosarina. En diálogo con LaCapital analiza las variables que intervienen a la hora de entenderse con los libros.

—Suele asociarse la comprensión lectora a las habilidades de lectura. ¿Es así o intervienen otros factores?

—Las habilidades de lectura son un aspecto esencial de la comprensión lectora, pero intervienen también otros factores. Si entendemos a la misma como el proceso simultáneo de extraer y construir significado, vemos que se encuentran implicadas tres dimensiones fundamentales, las cuales se realizan y adquieren sentido dentro de un contexto sociocultural que las engloba: las capacidades, los conocimientos y las estrategias que el lector posee y aporta a la lectura; el texto y la actividad de comprensión que realiza el lector sobre el texto. En este último aspecto, a su vez se destacan los propósitos del lector, las actividades o procesos mentales que realiza durante la lectura y las consecuencias que la lectura tiene para el lector en términos de nuevos aprendizajes y experiencias.

—¿Se enseña a estudiar en la escuela?

—Lamentablemente, en general no. No se enseña a estudiar. Ni desde lo actitudinal, en el sentido de que no está instalada la cultura del esfuerzo, y el cual es un tema complejo que no es responsabilidad exclusiva de la escuela; ni desde los estrictamente cognitivo, que sí es responsabilidad principal de la escuela, en el sentido de que se enseñan contenidos, pero no las formas particulares de apropiación de esos contenidos. Es decir, no se aprende de la misma manera matemática que ciencias naturales o ciencias sociales. Hay que saber, en relación con la comprensión de textos, que tampoco es igual leer un texto periodístico que uno narrativo o uno científico. Este es un aspecto a considerar muy especialmente en la educación superior, ya que los alumnos ingresan a la Universidad con muy poca experiencia en la lectura de textos académicos. Es decir, están más familiarizados con la lectura de narraciones y artículos periodísticos, ya que en la escuela primaria y en la escuela secundaria se utilizan casi con exclusividad este tipo de lecturas, aspecto que podría estar contribuyendo al "analfabetismo funcional" que tanto nos preocupa actualmente, y que no sólo ocurre en nuestro país.

—¿Cómo responden los docentes a esta situación?

—Los docentes manifiestan su preocupación acerca de las competencias lectoras y escritoras de los alumnos en los diferentes niveles del sistema educativo. No obstante, no siempre estas quejas van acompañadas de acciones que suponen transformar esa preocupación en un propósito de intervención educativa. Considero que, de distinta manera, esto es responsabilidad de todos los niveles del sistema educativo. En este sentido, coincido con la investigadora Paula Carlino cuando afirma que el proceso de alfabetización no se logra de una vez para siempre, sino que, al involucrar aspectos referidos a diversidad de textos, temas y propósitos, entre otros, es un proceso continuo en la vida del estudiante.

—¿Cuáles son las consecuencias directas de este problema para el alumno universitario?

—Leer y escribir forman parte del quehacer profesional y académico de los graduados universitarios; elaborar y comprender escritos constituyen medios insoslayables para aprender los contenidos disciplinares. Las dificultades que presentan los alumnos en la comprensión de textos académicos y científicos en los estudios universitarios, es un problema complejo en el que intervienen múltiples factores. Hay que saber también que aprender depende de la interacción entre alumnos y docentes; es decir, de lo que haga el alumno pero también de las condiciones que ofrecen los docentes para que éste ponga en marcha su actividad cognitiva. Esto no suele reflejarse en la práctica de la enseñanza universitaria. Las acciones tendientes a resolver el problema se han limitado, por lo general, a la implementación de programas en los cursos de ingreso. Y esto no es suficiente. Lo que se requiere es una actuación sistemática y programada, realizada en el contexto de las clases habituales.

Comentarios