El Mundo
Martes 26 de Julio de 2016

Baviera y una semana de pesadilla

Primero el ataque a hachazos en un tren de Wurzburg, luego el tiroteo de Munich, ahora el atentado suicida en Ansbach: en apenas una semana, tres ataques sangrientos sacudieron al estado de Baviera, sur de Alemania.

Primero el ataque a hachazos en un tren de Wurzburg, luego el tiroteo de Munich, ahora el atentado suicida en Ansbach: en apenas una semana, tres ataques sangrientos sacudieron al estado de Baviera, sur de Alemania. Las imágenes coinciden: pánico, muertos y heridos. Si bien los tres ataques no están relacionados, todo un país está conteniendo la respiración.

Un cuarto ataque sacudió otra ciudad del sur de Alemania, Reutlingen, aunque en el estado de Baden-Wurtemberg: un sirio armado con un machete mató el domingo a una mujer e hirió a otras cinco personas.El primer ministro bávaro, Horst Seehofer, resumió la situación en pocas palabras: "Baviera está viviendo días de miedo". La semana que acaba de pasar no tiene precedentes. De repente, el miedo se siente muy cerca: ya no se trata de París, Bruselas y Niza, sino de tres ciudades bávaras.El ministro del Interior de Baviera, Joachim Herrmann, aparecía marcado por los acontecimientos en su comparecencia ante la prensa en Ansbach.

La semana de terror en Baviera había comenzado el lunes pasado, con un terrorífico ataque con hacha en un tren en Wurzburg. Un afgano de 17 años dejó cinco heridos, algunos muy graves. En su huida fue abatido por comandos policiales. Una de las víctimas aún lucha por su vida. El afgano dejó también su video postúmo de pertenencia al Isis y odio hacia los alemanes.Cuando comenzaba a disminuir el shock, un joven de origen iraní protagonizó una matanza en un shopping de Munich.Y cuando las flores iban tapizando el lugar de los asesinatos en Munich, sucedió el ataque terrorista de Ansbach. Los habitantes de Baviera tienen un sólo deseo: que esta ola de noticias escalofriantes termine de una vez.

Comentarios