Ovación
Martes 04 de Octubre de 2016

"Bauza y Gareca merecen lo que están viviendo"

Ex volante de Newell's, Enzo Bulleri fue compañero del Patón y el Tigre en una concentración con la selección albiceleste en la previa del Mundial 1982. Habló con Ovación del cara a cara que tendrán ambos entrenadores en el partido del jueves en Lima por las eliminatorias.

Enzo Bulleri atiende el llamado de Ovación y enseguida activa la memoria. De inmediato pone las neuronas en movimiento y se traslada imaginariamente a un instante bisagra en su carrera futbolística. Fue cuando compartió una larga concentración junto con Edgardo Bauza y Ricarco Gareca en aquel grupo de la selección argentina que luego disputaría el Mundial 82. El ex volante de Newell's recuerda como si fuera hoy las charlas pedagógicas que mantuvo con el Patón y el Tigre. Cuenta que pegó onda de movida con los dos, aunque la relación que entabló con Bauza era mucho más fluida por la sencilla razón de que en ese momento el actual técnico de la selección nacional vestía la camiseta de Central y él la de Newell's. Por eso habla desde un lugar privilegiado a la hora de proyectar el partido del jueves entre Perú y Argentina por la novena fecha de las eliminatorias sudamericanas para Rusia 2018. Es que no cualquiera se da el lujo de haber sido compañero al mismo tiempo y en el mismo lugar de los dos entrenadores argentinos que estarán frente a frente en la batalla futbolística de Lima.

Antes de desenredar el ovillo de lo que puede ocurrir en el cara a cara que se viene entre Bauza y Gareca, Bulleri desempolva una anécdota muy alocada que ocurrió en el viaje de vuelta a Rosario, justo cuando se enteraron con el Patón que César Luis Menotti los había desafectado de la lista definitiva que participó del Mundial 82: "Fue muy triste aquella noticia para los dos. Volvíamos con Bauza desde Buenos Aires a Rosario en el Torino que yo tenía y mientras manejaba le decía: Patón, qué ganas que tengo de tirar el auto contra los puentes de la autopista y listo. Encima amagaba con hacerlo. Y él me contestaba: Estás loco Enzo, pará, pará, dejame que manejo yo. Para colmo veníamos a más de 150 kilómetros por ahora y yo insistía: Para qué querés que volvamos a Rosario si nos desafectaron de la selección argentina y nos perdemos el Mundial. No vale la pena seguir jugando (risas). Un fenómeno el Patón, qué cagado que estaba cuando lo jodía con que nos íbamos a matar. Justamente estuve con él cuando dirigía en San Lorenzo, porque tengo un profe amigo laburando en el club (Enrique Polola), recordábamos esa anécdota y nos cagábamos de risa", cuenta Enzo desde su Pujato natal.

—¿Qué otras cosas te acordás de aquella concentración que compartiste con Bauza y Gareca?

EM_DASHEl Patón y el Flaco son dos fenómenos como tipos. Muy buena gente. Por eso se merecen todo lo que les está pasando a nivel profesional. Tengo gratos recuerdos de aquel plantel que formó el Flaco Menotti para jugar una serie de amistosos en la previa del Mundial 82. A mí me tocó estar en el empate 0-0 contra Checoslovaquia que jugamos en Mar del Plata, mientras que Bauza y Gareca jugaron en la derrota por 2-1 contra Polonia en el Monumental. El Flaco Menotti acostumbraba a realizar largas concentraciones porque en ese momento estaba definiendo la lista para el Mundial. De aquella época me queda el sabor triste de haber sido desafectado a último momento junto a Bauza. A España tampoco fueron Gordillo y Chaparrito. Fue un golpe muy duro no ir al Mundial y nos dolió mucho porque con el Patón participamos de casi todo el proceso con Menotti. En cambio, Gareca sólo estuvo citado para algunos amistosos. Al final tampoco fue porque Menotti se decidió por Cucurucho Santamaría, que jugaba en Newell's. Después Bauza tuvo la revancha cuando Bilardo lo convocó para el Mundial de Italia 90.

—¿Ya veías que Bauza y Gareca pintaban para ser entrenadores?

—Sinceramente veía más técnico en el futuro a Bauza que a Gareca. Pero me equivoqué porque los dos son muy buenos entrenadores. El Patón ganó dos Copa Libertadores y además hizo un carrerón en el exterior, como en Liga de Quito o Sporting Cristal. Gareca también logró muy buenos resultados en Vélez. Cuando uno comparte tantas concentraciones y vive tantas cosas, enseguida se da cuenta hacia donde va la carrera cuando dejás de jugar. En ese sentido, yo notaba que Bauza tenía más inquietudes que Gareca. Porque preguntaba más o se interesaba más por cómo formaba el equipo que íbamos a enfrentar. Tal vez era por la personalidad de cada uno. También al Patón lo conozco más en profundidad porque en ese momento él estaba en Central y yo en Newell's, y viajábamos juntos a la selección.

—¿Le tenés confianza en esta etapa como técnico de la selección argentina?

—Para mí está muy capacitado. Tiene experiencia en ganar campeonatos y además me consta que labura con mucha seriedad. El otro día hablábamos de esto con Ricardo Giusti (ex jugador de Newell's y campeón del mundo en México 86) de lo difícil que es ser hoy técnico de la selección argentina. Cómo podés armar un buen equipo, por más estrellas que tengas, si los jugadores que convocás llegan fundidos desde Europa. A lo sumo los tenés un par de prácticas antes de cada partido por las eliminatorias para ensayar alguna jugada o repasar movimientos tácticos. El Patón se encontrará con ese problema y lo mismo le pasó a Martino. Encima, ahora contra Perú y Paraguay no viene Messi, con todo lo que eso implica.

—¿Cómo creés que debe reemplazarlo?

—No se puede reemplazar a Messi. Igual, Bauza no come vidrio y ya contra Uruguay y Venezuela se vio lo que pretende del equipo. No te digo que la selección argentina ya juega como le gusta al Patón, pero en los dos partidos que dirigió hubo algunos retoques que se diferencian de lo que se veía con el Tata.

—Por ejemplo, ¿en qué aspectos te das cuenta de que busca otra cosa con respecto a lo que pretendía Martino?

—Y... ya se ve que el equipo del Patón no lateraliza el juego y quizás no busca tanto la posesión de la pelota. Es más directo para atacar. Igual, cuando tenés a Messi no hay forma de no darle la pelota. Es una tentación para cualquier equipo. Mirá que en Barcelona tiene al lado a monstruos como Neymar, Iniesta, Suárez y otros, y también lo extrañan cuando no está. Con Messi es imposible que las cosas no pasen por él.

—¿Entonces coincidís con los que dicen que Bauza es un técnico conservador?

—Sí, el Patón es más conservador que Martino. Más de cuidarse y sus equipos siempre fueron ordenados.

—¿Estás de acuerdo con ese pensamiento teniendo a disposición a tantos jugadores de relieve internacional ahora que es técnico de la selección argentina?

—Imagino que Bauza sabe que si se cuida de que no le conviertan, después hace la diferencia con los jugadores que tiene en la ofensiva. Sé que el hincha de la selección argentina quiere que el equipo golee todos los partidos, pero no puede ocurrir siempre eso. Me da la impresión de que con Bauza la selección no se regalará tanto. Con esto no quiero decir que con Martino ocurría eso. Simplemente marco que se verá una selección más cautelosa.

—¿Sin Messi, Argentina es una selección que puede perder y ganar contra cualquiera?

—No sé si contra cualquiera, pero sí es menos fuerte porque no tiene al mejor del mundo. Ahí está el desafío que tiene por delante Bauza. Por lo que lo conozco debe estar pensando en armar un equipo que no dependa sólo de Messi. Argentina tiene jugadores para manejarse un poco más con un funcionamiento colectivo. No es fácil, pero debería intentarlo. Ahora contra Perú y Paraguay es una buena oportunidad para buscar que el equipo no extrañe tanto a Messi. Ojalá lo consiga.

—¿Imaginás que al ser un técnico identificado con Rosario, Bauza pondrá más el ojo en jugadores de Central y Newell's?

—Espero que mire más el fútbol rosarino. Entiendo que para el técnico de la selección argentina es una tentación convocar a los jugadores que están en Europa, pero en Rosario también hay buenos jugadores.

—¿Te gusta alguno en especial?

—En Central está Lo Celso, Ruben y también tenía a Cervi, quien ya se fue a Europa. En Newell's pintaba bien el arquerito Unsain, Scocco está levantando y además tiene a Maxi Rodríguez, quien ya jugó en la selección y en varios mundiales. Reconozco que estar en Europa te da otro nivel internacional, pero no es fácil jugar en el fútbol argentino. Todo es muy físico y tenés que estar preparado para el roce permanente. Acá cualquier equipo le hace partido a un grande. Fijate lo que pasó entre River y Defensa y Justicia, y también hubo otros ejemplos. Estoy convencido de que Bauza observará todas estas cuestiones y durante este ciclo habrá más convocados del fútbol local.

—¿Cómo ves a Gareca en la selección de Perú?

—Creo que de a poco le irá encontrando la vuelta. Tuvo algunos problemas y después de ganarle a Ecuador en la fecha pasada parece que encaminó la cosa. Es complicado dirigir a una selección que no es la de tu país. Porque no conocés en profundidad el pensamiento del hincha y además, te guste o no, siempre serás un extranjero. Igual, los equipos que conduce Gareca tienen la tranquilidad que le imprime su personalidad. Hace tiempo que no lo veo, pero cuando nos encontramos hablamos mucho de fútbol y de las anécdotas que vivimos juntos, como por ejemplo de aquella concentración en la selección argentina.

—Teniendo en cuenta que conocés a los dos, ¿qué partido imaginás el jueves en Lima?

—Muy difícil para Argentina. Jugar afuera en las eliminatorias siempre es complicado. Te hacen sentir visitante en serio. Además, Perú necesita ganar para no quedar lejos de los puestos de clasificación para el Mundial.

—¿Creés que la idea del Patón será salir a buscar el partido de entrada?

—No creo, y más si no lo tiene a Messi. No lo veo a Bauza regalándose con el planteo.

—¿Lo entendiste cuando dijo que a Messi no lo cuidaban en Barcelona?

—Claro que lo entendí. Se te lesiona el mejor jugador y es lógico que como técnico de la selección argentina parece que se te viene el mundo abajo. El Patón nunca dirá nada con mala intención porque es buena gente. Además debe haber reaccionado así porque ya tenía en mente jugar el partido contra Perú con Messi.

—¿Te acordás en especial de algún clásico rosarino que jugaste contra Bauza?

—Sí, eran partidos terribles esos clásicos. Jugamos varios entre el año 79 y 81 y recuerdo que en uno en el que ganamos convertí un gol.

—¿A quién le ponés una fichita para el partido del jueves: a Bauza o Gareca?

—Al Patón. Está dirigiendo a la selección argentina. Pero también quiero que Gareca clasifique con Perú al Mundial. Se lo merecen. Como te dije antes, son buena gente antes que todo.

Comentarios