Selección argentina
Miércoles 12 de Octubre de 2016

Bauza no le encuentra la vuelta al equipo

Lo pagó con una dura derrota ante Paraguay. A pesar de perder, sigue en zona de repechaje.

La imagen es lo que queda. Y lo que quedó anoche en el estadio Mario Kempes no fue para nada agradable. Todo lo contrario. Porque hay formas y maneras de perder. Una de ellas es mostrando una mejor cara y actitud. Otra con un equipo apurado y sin ideas firmes. Como consecuencia de todo esto Argentina, que tenía la obligación de ganar para meterse entre los clasificados, cayó rendido ante un Paraguay rebuscado pero que tuvo una chance y la aprovechó. La conclusión es que el equipo de Bauza no puede salir de la zona del repechaje.

Paraguay hizo la diferencia y la defendió con fiereza. Logró una victoria impensada. Todo esto puso en aprietos a Edgardo Bauza, cuyo proceso recién arranca, pero su equipo transmite poco. O casi nada. Con los mismos jugadores de ciclos anteriores. Ahí se desata la cuestión: ¿culpa del entrenador o de futbolistas que ya cumplieron un ciclo?

Argentina no hizo todo lo que debía hacer. Paraguay sí ejecutó el plan con el que llegó. El equipo de Bauza (él es el que lo arma y elige a los nombres) tuvo el dominio, pero no encontró las armas para romper la defensa albirroja. Encima se encontró con un Villar con todas las luces que tapó las pelotas claves. El ex arquero de Newell's tuvo una noche en la que prácticamente se atajó todo.

Uno de los grandes problemas es de traslado. Banega tiene una gran precisión, pero no contó con un buen acompañante. Un nexo. Encima Argentina parece jugar a otro ritmo. No tiene ni cuarta ni quinta marcha y así se hace difícil. Arriba los delanteros chocaron y perdieron toda la noche. A favor hay que dejar sentado que pocas veces les llegó una bocha limpia y las veces que la tuvieron se la regalaron a los de la popular. O terminaron en las manos del ex Newell's.

Aunque no se quiera, siempre se cae en lo mismo. Porque los mismos protagonistas y ex jugadores así lo dejan en claro. Argentina sin Messi es otra cosa. Es una selección más, a la que todos se le animan y Paraguay hizo eso. Le faltan el respeto que supo acumular en los últimos tiempos. El ex defensor guaraní Celso Ayala le dijo a Ovación que era mejor que no estuviera. Y tenía razón el ex jugador de Central. Los paraguayos lucieron más liberados, sin poner la atención en la figura de Lionel Messi. El que puede pasar desapercibido en gran parte del partido, pero cuando pone en acción su zurda es incontenible. Y el que puede salvar al Patón de este momento de crisis de identidad futbolística.

Bauza vivió el encuentro parado sobre la línea de cal y visiblemente nervioso. Ansioso porque veía que lo que mostraban sus dirigidos era poco. O pobre. El repudio a muchos de sus jugadores, principalmente Agüero, se hizo sentir. Lo calmó en parte cuando mandó a Dybala por un intrascendente Gaitán, precisamente el que ingresó por el cordobés después de Perú. Pero no alcanzó.

Quizás un empate hubiese mermado el fastidio. Ni eso siquiera consiguió el Patón, que ahora deberá tener una coraza importante para poder soportar los cuestionamientos de la prensa que se multiplicaron. Porque Argentina no se muestra a pesar de contar con figuras cotizadas y que rinden en los mejores equipos del fútbol europeo. Es una selección más del montón. Y eso se nota mucho, sobre todo sin Messi.

Bauza debe encontrar el rumbo para no seguir padeciendo los cuestionamientos y encauzar a la selección hasta la clasificación hacia el Mundial de Rusia 2018. Con algo de fútbol, ese que hace tiempo está ausente y por eso el equipo hoy no puede salir de la zona de repechaje.

Comentarios