Policiales
Martes 19 de Julio de 2016

Barrio Ludueña: Imputaron a un joven de matar a un adolescente

Tiene 25 años, lo detuvieron el sábado y seguirá preso acusado del homicidio de Mario Godoy, ocurrido en octubre del año pasado.

Un muchacho de 25 años fue imputado ayer por el crimen de Mario Nahuel Godoy, un adolescente asesinado nueve meses atrás de un puntazo en el pecho en una pelea entre bandas en el barrio Ludueña. Se trata de Luciano José E., quien fuera apresado el sábado último y continuará detenido luego de que el fiscal Miguel Moreno le imputara homicidio simple y el juez penal Javier Beltramone le dictara la prisión preventiva sin plazo.

De 15 años, Godoy fue atacado pasada la medianoche del 6 de octubre último en el cruce de Barra y el pasaje Rafaela y murió horas después en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Al día siguiente del cruento suceso, los vecinos de la zona contaron cómo "los chicos de Campbell" habían resistido el enésimo ataque por parte de "los de Solís". Según ese relato, Godoy era parte de esta última gavilla y fue asesinado cuando se le trabó el arma de fuego que empuñaba.

Gresca. Según la reconstrucción realizada por el fiscal Rafael Coria -ayer fue reemplazado por Moreno a raíz de la feria judicial- el hecho se desató en medio de una pelea protagonizada por dos grupos de jóvenes por cuestiones que no fueron precisadas. "Durante la gresca Godoy se peleó con el imputado y éste le asestó una puñalada que le atravesó el abdomen", explicó Moreno en la audiencia imputativa de ayer.

En un primer momento había trascendido que Godoy había sido apuñalado en un intento de robo, pero los vecinos comentaron que hubo al menos cinco secuencias de ataques cruzados. Primero los de Solís fueron a buscar a los de Campbell a su esquina. Allí se produjo una discusión de la que también participaron mujeres y que derivó en una gresca a trompadas.

En esa primera secuencia los vecinos relataron que fue herido Godoy. "El pibe vino enfierrado a tirar y se le trabó el arma. Entonces le pusieron un puntazo en el pecho. Después se desataron los balazos que ocurrieron detrás de la 12ª", dijo a este diario un vecino consultado al día siguiente del violento episodio.

"Esto pasa todas las noches", acotó una mujer. "Nosotros escuchamos todo el quilombo, pero no te podés asomar porque se agarran a los tiros y todos vivimos en casas de chapas. Lo que hicimos fue proteger a los nenes y esperar que terminen de disparar", agregó la vecina en consonancia con los vecinos que contaron que cerca de la 1 del día del crimen los pibes que estaban en Campbell y Tupac Amaru se cruzaron con tres muchachos de "los de Solís". Primero se insultaron, después intercambiaron puñetes, un grupo corrió al otro y, cuando los que escapaban se pudieron recomponer, hubo balazos por varios minutos. Todo ocurrió a 200 metros de la comisaría 12ª.

Pasado de rosca. Lo cierto es que, consumado el ataque contra Godoy, el agresor escapó corriendo con un adolescente. Luego de una investigación en el juzgado de Menores que intervino, ese menor que acompañaba a Luciano E. quedó desvinculado del caso.

Luciano E. estuvo prófugo hasta el sábado pasado cuando fue detenido por efectivos del Comando Radioeléctrico luego de un llamado de los vecinos al 911. Es que ese día el joven acusado acudió a la casa de sus padres situada en Solís al 500 y protagonizó un violento incidente. "Estaba pasado de rosca. Rompió todo y se provocó cortes en el cuerpo. Por eso los vecinos llamaron a la policía", comentó una fuente judicial.

Comentarios