Ovación
Domingo 15 de Mayo de 2016

Barcelona se consagró en España y Messi se transformó en el argentino más ganador de la historia

El poderoso catalán goleó de visitante al humilde Granada por 3 a 0 y volvió a coronarse por 24ª vez en la Liga española, de los cuales, en 8 tuvo de protagonista principal a Lionel Messi.

La derrota de Atlético Madrid la semana pasada ante Levante le allanó el camino a Barcelona para que la consagración de hoy sea sólo un trámite. No hubo margen para la sorpresa. El poderoso catalán goleó de visitante al humilde Granada por 3 a 0 y volvió a coronarse por 24ª vez en la Liga española, de los cuales, en 8 tuvo de protagonista principal a Lionel Messi. La Pulga no para de agrandar su figura, ascendió un lugar en el top ten de los jugadores más ganadores de la historia y se aleja cada vez más de Alfredo Di Stéfano entre los argentinos (ver infografía). Y eso que no fue la temporada que más brilló, al punto que su figura fue eclipsada por el goleador del torneo, el uruguayo Luis Suárez.

Con cara de nene, sin mucha participación en aquel plantel de superestrellas, Messi consiguió su primer título en la temporada de su debut, la 2004-2005. Y luego repetiría en 2006, 2009, 2010, 2011, 2013 y el año pasado. Quizás no haya sido el campeonato que más celebró, pero sí es una especie de consuelo porque no pudo llegar más allá en la copa que más le interesaba: la de la Champions League. Además, porque lo amargó un equipo bien argento, con el Cholo Simeone a la cabeza.

También puede decirse que fue la liga en la que menos decisivo fue, más allá de que convirtió muchos goles y de hecho fue el tercer artillero de la Liga, con 26 tantos. Es que la figura de Luis Suárez, el Pistolero, en cierta forma lo eclipsó, sobre todo por su seguidilla de festejos en el último tramo del campeonato.

Precisamente, tampoco fue arrollador este título, ya que venía sobre rieles en todo el trayecto hasta que Barcelona aflojó y los colchoneros le descontaron toda la gran ventaja que traía. Recién en la penúltima fecha lo soltó y así ayer se consumó la corona.

Ese bajón fue cuando Messi volvió a la selección argentina. En Barcelona sostienen que cuando se va y con la albiceleste brilla, como en la última doble fecha de eliminatoria, al regresar lo hace cansado y sin la misma energía. Discutible, pero fue allí cuando los baulgranas amagaron con caerse y de hecho quedaron afuera de la Champions.

Pero después de eso, Messi y Barcelona recuperaron la vertical, Suárez no paró de sacudir redes y así el rosarino pudo sumar el 29º título en su galería, mientras su compañero, el sanlorencino Javier Mascherano, el 4º en el club.

El domingo Messi tendrá la chance del 30º cetro, en la final de la Copa del Rey con Bilbao. Sí. Su leyenda seguro se agrandará.

Comentarios